Israel confirmó la muerte de un militar en un ataque de Hamas con un misil antitanque en la frontera con Gaza

El soldado fue identificado como Omer Tabib, de 21 años. Tras el ataque, los terroristas en la Franja dispararon oleadas de granadas de mortero en el área en un aparente esfuerzo por mantener alejados a los equipos médicos y las fuerzas de seguridad. Otros tres militares resultaron heridos

Omer Tabib, de la Brigada Nahal, fue asesinado esta mañana por un misil antitanque disparado por Hamas desde Gaza hacia Israel. Tenía 21 años.
Omer Tabib, de la Brigada Nahal, fue asesinado esta mañana por un misil antitanque disparado por Hamas desde Gaza hacia Israel. Tenía 21 años.

Un soldado israelí murió y otros tres quedaron heridos este miércoles cuando militantes palestinos en Gaza dispararon un misil antitanque contra un jeep cerca de la frontera, dijo el ejército, en medio de disparos de cohetes y ataques aéreos.

Un comunicado del ejército identificó al soldado como Omer Tabib, de 21 años, quien fue “asesinado esta mañana por el misil antitanque lanzado por el grupo terrorista Hamas desde Gaza en Israel”.

Después del ataque con misiles, los terroristas en la Franja dispararon oleadas de granadas de mortero en el área, alrededor de la comunidad de Netiv Ha’asara, al norte de la Franja, en un aparente esfuerzo por mantener alejados a los equipos médicos y las fuerzas de seguridad. Los heridos finalmente fueron trasladados al cercano Centro Médico Barzilai en Ashkelon.

Los médicos dijeron que los cuatro hombres, tres en sus 20 y uno en sus 40, todos sufrieron heridas por metralla y la fuerza de la explosión. Uno de los tres sobrevivientes se encuentra gravemente herido y dos más sufrieron heridas más leves.

Las Fuerzas de Defensa de Israel lanzaron de inmediato una serie de ataques en el área, aparentemente apuntando a la célula que disparó el misil, matando al menos a cuatro terroristas, según los medios palestinos. Se informó de otros ataques israelíes en todo el norte de Gaza tras el ataque con misiles guiados antitanques.

Los grupos terroristas palestinos Hamas y la Jihad Islámica han lanzado más de 1.000 cohetes, dijo el ejército de Israel, incluidos cientos en Tel Aviv, donde las sirenas aéreas sonaron durante la noche.

Daños en un vehículo alcanzado por cohetes palestinos en Holon cerca Tel Aviv (Ahmad Gharabli / AFP)
Daños en un vehículo alcanzado por cohetes palestinos en Holon cerca Tel Aviv (Ahmad Gharabli / AFP)

Las hostilidades más intensas en siete años han matado al menos a 43 personas en Gaza, dos palestinos en Cisjordania y cinco israelíes, provocadas por los disturbios del fin de semana en el complejo de la mezquita Al-Aqsa de Jerusalén, que es sagrado tanto para los musulmanes como para los judíos.

Mientras las potencias mundiales expresaban una creciente alarma y el Consejo de Seguridad de la ONU se preparaba para otra reunión de emergencia sobre la sangrienta crisis, el enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, advirtió que “estamos escalando hacia una guerra a gran escala”.

El primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, declaró el estado de emergencia en la ciudad mixta judía-árabe israelí de Lod, donde la policía dijo que “estallaron disturbios a gran escala entre algunos de los residentes árabes”.

Se temía que se agravaran los disturbios civiles cuando los manifestantes que ondeaban banderas palestinas quemaron automóviles y propiedades, se enfrentaron con la policía israelí y atacaron a automovilistas judíos en varias ciudades judío-árabes en todo Israel.

De los más de 1000 cohetes lanzados, 850 han impactado en Israel o han sido interceptados por el sistema de defensa aérea de la Cúpula de Hierro de Israel, mientras que el resto se ha estrellado dentro de Gaza, dijo el ejército.

El sistema Cúpula de Hierro interceptó la mayor parte de los cohetes  (REUTERS/Amir Cohen)
El sistema Cúpula de Hierro interceptó la mayor parte de los cohetes (REUTERS/Amir Cohen)

Israel ha lanzado cientos de ataques aéreos en Gaza, la franja de dos millones de personas bloqueada por Israel que controla Hamas, dirigidos a lo que el ejército describió como emplazamientos militares palestinos.

Al menos 230 palestinos han resultado heridos, muchos rescatados de las ruinas humeantes de edificios. En el lado israelí, más de 100 personas resultaron heridas, ya que se ordenó a los residentes de todo el estado judío que buscaran refugio.

El ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, advirtió que “esto es solo el comienzo” de los ataques de Israel, y prometió que la operación, ahora denominada “Guardián de los Muros”, tendría como objetivo restaurar la paz “a largo plazo”.

El líder de Hamas, Ismail Haniyeh, amenazó con intensificar su operación denominada “Espada de Jerusalén”, advirtiendo que “si Israel quiere escalar, estamos preparados para ello”.

El portavoz del ejército israelí, Jonathan Conricus, dijo que esperaba que los combates se intensificaran y, cuando se le preguntó sobre los informes no confirmados de que Hamas podría buscar un alto el fuego, dijo: “No creo que mis comandantes estén al tanto, o particularmente interesados”.

La violencia también estalló en la ocupada Cisjordania, donde las tropas israelíes mataron a tiros a dos palestinos en enfrentamientos separados, cerca de Naplusa y cerca de Hebrón, dijo el Ministerio de Salud palestino.

SEGUIR LEYENDO: