Radares, sistemas de control de tiro y proyectiles Tamir: cómo opera el avanzado escudo antimisiles desarrollado por Israel

La Cúpula de Hierro se activó durante el ataque masivo con cohetes lanzado por el grupo terrorista Hamas entre el lunes y el martes, abatiendo más de 200 objetivos antes de que alcanzaran sus blancos

La Cúpula de Hierro desarrollada por Israel es una de las principales innovaciones en materia de defensa (Reuters)
La Cúpula de Hierro desarrollada por Israel es una de las principales innovaciones en materia de defensa (Reuters)

Como ocurre desde hace casi una década, en la actual escalada de violencia entre Israel y grupos terroristas palestinos uno de los principales actores es el avanzado sistema de defensa aérea israelí conocido como Cúpula de Hierro.

Su intervención es trascendental para la seguridad del país. El martes, según datos de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI), los terroristas de Hamas y la Yihad Islámica habían lanzado al menos 630 cohetes desde la Franja de Gaza en poco más de 24 horas. De esos proyectiles, más de dos centenares fueron interceptados por la Cúpula de Hierro, mientras que 150 fueron disparos fallidos que cayeron dentro del enclave palestino.

El sistema defensivo solo intercepta aquellos proyectiles que potencialmente pueden producir daños, mientras que deja sin tocar a los que están proyectados para caer en zonas desiertas.

Moshe Patel, jefe de la Organización de Defensa de Misiles de Israel, informó que hasta enero de este año el escudo antimisiles había interceptado más de 2.400 proyectiles durante la última década. La primera batería de este tipo fue desplegada en marzo de 2011, cerca de la ciudad de Beersheva, ubicada a 40 kilómetros de la Franja de Gaza, y uno de los objetivos favoritos de Hamas.

infografia

El sistema, diseñado por la empresa armamentística local Rafael Advanced Defence Systems, con sede en la ciudad norteña de Haifa, tiene como principal objetivo proteger las zonas pobladas del país y los bienes críticos, neutralizando las amenazas aéreas de corto alcance.

Los principales focos de amenaza que sufre Israel provienen de los terroristas de Hamas (Gaza) y Hezbollah (Líbano). Sin embargo, el país también está en alerta permanente ante los misiles balísticos de largo alcance del régimen de Irán. Por este motivo, hay diez baterías de este tipo desplegadas en todo el territorio.

Los expertos militares estiman que se necesitan 13 baterías para poder defender todo el territorio israelí, en gran parte por su tensa frontera con Siria, que también está muy expuesta a los ataques. Allí, además de las fuerzas de Bashar al Assad, también operan terroristas de Hezbollah y militares iraníes.

El pasado mes de marzo, el Ejército presentó una nueva versión de su escudo antimisiles, que se encuentra desplegado en las fronteras con Gaza, Líbano y Siria: el sistema ahora puede interceptar “simultáneamente” cohetes, misiles y drones.

Si bien esta batería antimisiles no tiene la capacidad de bloquear los globos incendiarios y otros proyectiles lanzados a muy baja altura, que también han sido utilizados en los últimos días por los extremistas palestinos para atacar a la población israelí, ahora puede contrarrestar tanto los misiles como los drones. “La Cúpula de Hierro ha sido probada en una variedad de escenarios complejos (...) y ha interceptado drones, cohetes y salvas de misiles simultáneamente”, indicó el ministro de Defensa israelí, Benny Gantz, en un comunicado.

Cómo la Cúpula de Hierro intercepta los cohetes lanzados por Hamas sobre la noche de Tel Aviv

La Cúpula de Hierro, una de las mayores innovaciones en materia de defensa, consiste en un sistema de misiles exclusivamente construido para interceptar y destruir cohetes de corto alcance, lanzados de una distancia de cuatro a 70 kilómetros.

Cada batería cuenta con un sistema de detección y seguimiento por radar, un sistema de control de disparo y tres lanzadores para 20 misiles interceptores. De esta forma, la dinámica es la siguiente: el enemigo lanza proyectiles de corto o mediano alcance, el radar los detecta y vigila su trayectoria, el sistema de control calcula el punto de impacto y ordena el lanzamiento de dos misiles Tamir -con un coste de casi 50.000 dólares cada uno- para interceptar y destruir los cohetes enemigos.

El sistema defensivo provoca una especie de burbuja protectora sobre una ciudad en particular, la cual detecta peligro ante el lanzamiento de su misil hacia su territorio y lo destruye con otro interceptor en el aire.

En las últimas horas se han visto varios videos difundidos en las redes sociales que muestran cómo actúa la Cúpula de Hierro. Filmaciones de residentes en Tel Aviv mostraron cómo fue el ataque nocturno y cómo decenas de cohetes fueron interceptados en el cielo por el sistema de defensa.

La Cúpula de Hierro interceptó cientos de misiles lanzados desde la Franja de Gaza (Mohammed Abed/ AFP)
La Cúpula de Hierro interceptó cientos de misiles lanzados desde la Franja de Gaza (Mohammed Abed/ AFP)

El escudo comenzó a ser desarrollado por Israel en 2007. Entre 2008 y 2009 se llevaron a cabo pruebas piloto. En 2011, la Fuera Aérea indicó que el sistema contaba con una tasa de bloqueo del 70 por ciento. Esta iniciativa contó, además, con el apoyo de Estados Unidos, que se comprometió a aportar 5.000 millones de dólares para sus costes de desarrollo en 2016.

Desde entonces, la Cúpula de Hierro se convirtió en uno de los pilares estratégicos de la estrecha alianza entre Estados Unidos e Israel. Incluso, en agosto de 2019, el Ejército estadounidense firmó un contrato para adquirir dos baterías para mejorar sus propias capacidades de defensa antimisiles de corto y mediano alcance.

Además de la Cúpula de Hierro, Israel cuenta con otros sistemas de defensa antimisiles, como el Arrow, desplegado para contrarrestar misiles balísticos, y el David’s Sling, para ataques con cohetes o misiles de medio alcance.

Así funciona la Cúpula de Hierro de Israel (FDI)

Cómo nació la Cúpula de Hierro

En 1991, durante la guerra del Golfo, y mientras las fuerzas iraquíes de Saddam Hussein lanzaban cohetes Scud contra Tel Aviv, el general Daniel Gold, investigador del Ministerio de Defensa, advirtió que Israel necesitaba un dispositivo capaz de destruir misiles en pleno vuelo.

“Había que hacer algo”, comentó a la agencia AFP.

Tras quince días, el general y su equipo concibieron unos 20 prototipos antes de abandonarlos. Luego crearon un sistema con socios del sector privado de la defensa. “Presagiaba que los disparos de cohetes se convertirían en una amenaza mayor para Israel (...), para la que no había entonces solución”.

No obstante, sus superiores no consideraban la defensa antimisiles como una prioridad en ese entonces.

En 2007, cuando la Cúpula de Hierro estaba en pleno desarrollo, los terroristas de Hamas tomaron el control de Gaza y lanzaron cohetes y proyectiles hacia el territorio israelí. Sin embargo, hubo que esperar cuatro años para que el escudo antimisiles fuera desplegado. Era esencial para “salvar vidas” y “garantizar algo parecido a la vida normal en Israel”, sostuvo Gold. Inclusive cuando caía una lluvia de cohetes, era necesario que los habitantes pudieran “al menos ir a trabajar”.

Desplegado hace más de una década, y luego de haber interceptado miles de misiles palestinos provenientes de la Franja de Gaza, el sistema le valió honores a su creador, y cambió el panorama militar de la región.

SEGUIR LEYENDO: