Al reconocer el genocidio armenio, Biden abrió la puerta para una reparación histórica

Se trata de la matanza de 1,5 millones de personas por parte de las fuerzas turcas durante los pogromos y desplazamientos ocurridos entre 1915 y 1923

Escena de uno de los linchamientos masivos de militantes armenios por parte de las fuerzas de los Jóvenes Turcos.
Escena de uno de los linchamientos masivos de militantes armenios por parte de las fuerzas de los Jóvenes Turcos.

Ciento seis años después, el mundo avanza en el reconocimiento de que los pogromos y el desplazamiento del pueblo armenio en el antiguo Imperio Otomano por parte de las fuerzas nacionalistas turcas fue un genocidio. Este sábado llegó el reconocimiento del presidente estadounidense Joe Biden, que ahora se enfrentará a su aliado de la OTAN, Turquía, que niega la existencia de las matanzas de más de un millón y medio de armenios entre 1915 y 1923. El actual presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, repite el argumento de que se trató de “lamentables excesos”. Un hecho que tiene profundas raíces y que la decisión de Biden lo acerca a encontrar la verdad histórica.

La gran meseta montañosa de Anatolia oriental -la actual Turquía oriental- estuvo habitada desde la Antigüedad principalmente por armenios cristianos que compartían la zona con los kurdos musulmanes. En la Edad Media, la zona fue gobernada por una sucesión de dinastías armenias que se enfrentaron a numerosas de potencias externas. La independencia política de los armenios terminó en gran parte por una ola de invasiones y migraciones de pueblos de habla turca a partir del siglo XI, y en los siglos XV y XVI la región fue asegurada por los turcos otomanos e integrada en el vasto Imperio Otomano. Sin embargo, los armenios conservaron un fuerte sentimiento de identidad comunitaria, encarnado en la lengua armenia y la Iglesia armenia. Este sentimiento de distinción fue fomentado por el sistema de millet otomano, que concedía a las minorías no musulmanas una importante autonomía administrativa y social.

A principios del siglo XX, vivían en el Imperio Otomano unos 2,5 millones de armenios, concentrados sobre todo en las seis provincias de Anatolia Oriental. Otro grupo importante de armenios estaban asentados más allá de la frontera oriental del imperio, en territorio de Rusia. En Anatolia Oriental los armenios vivían mezclados con los nómadas kurdos dominantes. No constituían una mayoría en ninguna de las regiones en las que vivían, aunque muchos residían en aldeas y barrios homogéneos dentro de pueblos y ciudades. Sufrían el acoso de los kurdos que tenían a su favor los tribunales y jueces locales cuando eran víctimas de la violencia o cuando les quitaban sus tierras, ganado y propiedades.

Asesinatos masivos en una aldea armenia de la Anatolia.
Asesinatos masivos en una aldea armenia de la Anatolia.

La gran mayoría de los armenios eran campesinos pobres, pero unos pocos se convirtieron en comerciantes y artesanos. La participación de los armenios en el comercio internacional condujo en los siglos XVII y XVIII al establecimiento de importantes asentamientos armenios en Estambul y otras ciudades portuarias otomanas, así como en India y Europa. Aunque la sociedad otomana estaba dominada por los musulmanes, un pequeño número de familias armenias pudo alcanzar posiciones prominentes en la banca, el comercio y el gobierno. Durante varias generaciones en los siglos XVIII y XIX, por ejemplo, los principales arquitectos de la corte otomana pertenecían a la familia armenia Balian. Pero esa prominencia e influencia de la élite armenia, bien educada y cosmopolita, se enfrentó al resentimiento y sospecha de los musulmanes. En el siglo XIX, los armenios lucharon contra la percepción de que eran un elemento extranjero dentro del Imperio Otomano y que acabarían traicionándolo para formar su propio estado independiente.

Los jóvenes activistas armenios, muchos de ellos procedentes de la Caucasia rusa, trataron de proteger a sus compatriotas agitando por un estado independiente. Formaron dos partidos revolucionarios llamados Hënchak (“Campana”) y Dashnaktsutyun (“Federación”) en 1887 y 1890. Ninguno de los dos obtuvo un amplio apoyo entre los armenios de Anatolia Oriental, que en su mayoría permanecieron leales y esperaron, en cambio, que los simpatizantes de la Europa cristiana presionaran al Imperio Otomano para que aplicara nuevas reformas y protecciones para los armenios. Sin embargo, las actividades de los revolucionarios armenios avivaron el miedo y la ansiedad entre los musulmanes.

Esos sentimientos antiarmenios estallaron en violencia masiva varias veces a finales del siglo XIX y principios del XX. Cuando, en 1894, los armenios de la región de Sasun se negaron a pagar un impuesto opresivo, las tropas otomanas y los miembros de las tribus kurdas mataron a miles de armenios de la región. Otra serie de asesinatos masivos comenzó en el otoño de 1895, cuando la represión por parte de las autoridades otomanas de una manifestación armenia en Estambul se convirtió en una masacre. En total, cientos de miles de armenios fueron asesinados entre 1894 y 1896, en lo que se conocieron como las masacres de Hamidian. Unos 20.000 armenios más fueron asesinados en 1909 durante los pogromos de Adana y Hadjin.

En 1908, un pequeño grupo de revolucionarios otomanos -el Comité de Unión y Progreso (CUP), una organización dentro del movimiento más amplio de los Jóvenes Turcos- llegó al poder. Los armenios acogieron con satisfacción el restablecimiento de la constitución otomana, y la promesa de elecciones llevó a ellos y a otros no turcos del imperio a cooperar con el nuevo orden político. Sin embargo, con el tiempo, las ambiciones de los Jóvenes Turcos se volvieron más militantes, menos tolerantes con los no turcos y cada vez más recelosos de sus súbditos armenios, a los que imaginaban colaborando con potencias extranjeras. Cada vez más autoritarios, los Jóvenes Turcos consolidaron su posición, dejaron de lado a sus oponentes más liberales y en enero de 1913 los halcones del partido, Enver Paşa y Talat Paşa, llegaron al poder con un golpe de Estado.

Manifestación de la comunidad armenia de Israel con un cartel en el que se burlan del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. NIR ALON / ZUMA PRESS.
Manifestación de la comunidad armenia de Israel con un cartel en el que se burlan del presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan. NIR ALON / ZUMA PRESS.

La antipatía hacia los cristianos aumentó cuando el Imperio Otomano sufrió una humillante derrota en la Primera Guerra de los Balcanes (1912-13), que supuso la pérdida de casi todo el territorio que le quedaba en Europa. Los jóvenes líderes turcos culparon de la derrota a la traición de los cristianos balcánicos. También, el conflicto envió a cientos de miles de refugiados musulmanes hacia el este en Anatolia, intensificando la lucha por la tierra entre musulmanes y campesinos cristianos.

Los armenios aprovecharon la derrota otomana para presionar en favor de las reformas, apelando a las potencias europeas para que obligaran a los Jóvenes Turcos a aceptar cierto grado de autonomía en las provincias armenias. En 1914, las potencias europeas impusieron a los otomanos una importante reforma que exigía la supervisión de inspectores en el Este. Los Jóvenes Turcos consideraron ese acuerdo como una prueba más de la connivencia de los armenios con Europa para socavar la soberanía del imperio.

Cuando comenzó la Primera Guerra Mundial en el verano de 1914, los Jóvenes Turcos se unieron a las Potencias Centrales (Alemania y Austro-Hungría) contra la Triple Entente (Gran Bretaña, Francia y Rusia). Como los armenios y los asirios vivían en el frente ruso-otomano, tanto los rusos como los otomanos intentaron reclutar a los cristianos locales en las campañas contra sus enemigos. Los Jóvenes Turcos propusieron al Dashnaktsutyun, por entonces el principal partido político armenio, que convenciera a los armenios rusos y a los de tierras otomanas para que lucharan por el Imperio Otomano. Los Dashnaks respondieron que los súbditos armenios rusos y otomanos permanecerían fieles a sus respectivos imperios. Esto fue visto por los poderosos Jóvenes Turcos como un acto de traición.

En enero de 1915, Enver Paşa intentó hacer retroceder a los rusos en la batalla de Sarıkamış, pero sufrió la peor derrota otomana de la guerra. Previsiblemente, el gobierno de los Jóvenes Turcos culpó de todo a la traición armenia. Los soldados armenios y otros no musulmanes del ejército fueron desmovilizados y transferidos a batallones de trabajo. Los soldados armenios desarmados fueron entonces asesinados sistemáticamente por las tropas otomanas, se convirtieron en las primeras víctimas del genocidio. Casi al mismo tiempo, las fuerzas irregulares comenzaron a llevar a cabo asesinatos en masa en las aldeas armenias cercanas a la frontera rusa. Tres meses más tarde, en abril de 1915, los armenios de Van se atrincheraron en el barrio armenio de la ciudad y se enfrentaron a las tropas otomanas. En represalia, Talat Paşa ordenó la detención de unos 250 intelectuales y políticos armenios en Estambul, entre ellos varios diputados del Parlamento otomano. La mayoría de ellos fueron asesinados en los meses siguientes.

Poco después, el gobierno otomano comenzó a deportar a los armenios de Anatolia oriental alegando que su presencia cerca del frente suponía una amenaza para la seguridad nacional. En mayo, el Parlamento otomano aprobó una ley que autorizaba formalmente la deportación. A lo largo del verano y el otoño de 1915, los civiles armenios fueron sacados de sus casas y obligados a marchar a través de los valles y las montañas de Anatolia Oriental hacia los campos de concentración del desierto de Siria. La deportación, supervisada por funcionarios civiles y militares, estuvo acompañada de una campaña sistemática de asesinatos en masa llevada a cabo por fuerzas irregulares, así como por kurdos y circasianos locales. Los supervivientes que llegaron a la región siria languidecieron en campos de concentración, muchos murieron de hambre y las masacres continuaron hasta 1916. Entre 1 y 1,5 millones de armenios fueron masacrados o murieron en las marchas y los campos de confinamiento.

Deportaciones masivas de armenios hacia el desierto de Siria.
Deportaciones masivas de armenios hacia el desierto de Siria.

El genocidio armenio sentó las bases del Estado-nación que acabó convirtiéndose en la República de Turquía. Al final de la guerra, más del 90% de los armenios del Imperio Otomano habían desaparecido, y muchos rastros de su presencia anterior habían sido borrados. Las casas y propiedades abandonadas de los armenios en Anatolia oriental fueron entregadas a los refugiados musulmanes, y las mujeres y niños supervivientes fueron obligados a renunciar a su identidad armenia y a convertirse al Islam. Decenas de miles de huérfanos lograron sobrevivir gracias a la protección de los misioneros cristianos extranjeros.

Desde entonces, los sucesivos gobiernos turcos se niegan a reconocer que estos acontecimientos constituyen un genocidio. Después de décadas admitieron desde Ankara que se produjeron deportaciones, pero sostienen que los armenios eran un elemento rebelde que había que pacificar durante una crisis de seguridad nacional. Reconocen que se produjeron algunas matanzas, pero que no fueron iniciadas ni dirigidas por el gobierno. Estados Unidos, Israel y Gran Bretaña también se negaron a calificar los hechos de genocidio para no perjudicar sus relaciones con Turquía. Erdogan amenaza desde que llegó al poder con cerrar la base de la OTAN en Incirlik, que es estratégica para operaciones en Medio Oriente. En cambio, Francia y Alemania reconocieron el genocidio a pesar de las intimidaciones turcas.

Ahora, una declaración de Biden en favor de la posición armenia podría cambiar completamente el escenario. Durante los cuatro años de Donald Trump en la Casa Blanca el nacionalista integrista Erdogan gozó del apoyo estadounidense y nunca fue presionado para reconocer ningún derecho armenio. El giro diplomático de 180 grados podría terminar con toda polémica y desembocar en un proceso internacional de compensación para los descendientes de las víctimas.