El mayor fabricante de vacunas contra el COVID reclama fondos del gobierno indio por las restricciones de exportación

La prohibición de vender las dosis al exterior para priorizar a la población local cambió los planes del Serum Institute of India, que pide USD 400 millones para aumentar su capacidad

Trabajadores empaquetan las vacunas Covishield en India (Atul Loke/The New York Times)
Trabajadores empaquetan las vacunas Covishield en India (Atul Loke/The New York Times)

El Serum Institute of India (SII), el mayor fabricante de vacunas contra el COVID-19 del mundo, indicó que necesitará ayuda financiera del gobierno indio por las restricciones a la exportación, que han complicado sus presupuestos por la menor ganancia que le dejan las compras locales.

Los países más pobres del mundo, así como algunas naciones ricas, han dependido en gran medida de este Instituto para el suministro de la vacuna de AstraZeneca, pero el mes pasado el gobierno frenó la autorización para exportar las vacunas para priorizar a la población local, de 1.300 millones de habitantes ante una nueva ola de contagios.

La presión ha hecho que la capacidad de producción del SII esté “bajo mucho tensión, por decirlo con toda franqueza”, dijo el director general de la empresa, Adar Poonawalla, a la cadena NDTV en la noche del martes. “El mundo necesita esta vacuna y en este momento estamos dando prioridad a las necesidades de India y todavía no podemos suministrar (...) a todos los indios que la necesitan”, añadió.

“El mundo necesita esta vacuna y en este momento estamos dando prioridad a las necesidades de India”

La empresa necesita ahora una financiación adicional de 30.000 millones de rupias (408 millones de dólares) para aumentar su capacidad y pidió ayuda financiera al gobierno, según el director general.

“Esto nunca se presupuestó ni se planificó inicialmente, porque se suponía que íbamos a exportar y obtener la financiación de los países, pero ahora que eso no está ocurriendo, tenemos que encontrar otras formas innovadoras de aumentar nuestra capacidad”, dijo Poonawalla.

SII, que produce más de dos millones de dosis diarias de Covishield -el nombre local de la vacuna de AstraZeneca-, suministra la vacuna a un precio subvencionado en India mucho menor de lo que cobra por las exportaciones.

(Reuters)
(Reuters)

La empresa ya recibió una intimación legal por parte de AstraZeneca por las demoras, que los ejecutivos quieren resolver amistosamente, explicando la situación local.

Prohibición de exportación en EEUU

La prohibición de Estados Unidos de exportar materias primas para vacunas se ha sumado a los retos, afectando especialmente a la producción del SII de la vacuna Covid, desarrollada por la empresa estadounidense Novavax.

“A partir de este mes, las reservas de Novavax serán la mitad de lo que podríamos hacer si no fuera por las restricciones estadounidenses”, dijo. “Esto es tan bueno como prohibir las vacunas”.

SII -que registró unos ingresos anuales de más de 800 millones de dólares en 2019-20- ha visto cómo su perfil se ha disparado desde la pandemia, con varios países como Gran Bretaña, Brasil y Sudáfrica clamando por comprar su vacuna.

La empresa también ha llegado a un acuerdo para suministrar 200 millones de dosis a Covax, un esfuerzo respaldado por la Organización Mundial de la Salud para adquirir y distribuir inoculaciones a los países pobres.

La mitad de los 680 millones de dosis administradas en todo el mundo correspondieron a países de “renta alta” tal como los define el Banco Mundial (16% de la población del planeta), como Estados Unidos, el Reino Unido e Israel, mientras que los países de “renta baja” (9% de la humanidad) sólo recibieron el 0,1% de las dosis.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: