El Kremlin ordenó a Twitter que cierre la cuenta de un medio opositor a Vladimir Putin

El portal MBKh, propiedad del oligarca exiliado Mihkail Khodorkovsky, fue acusado de “violar las leyes de la Federación Rusa” por compartir información de grupos “indeseables”

(Reuters)
(Reuters)

El organismo regulador de internet en Rusia ordenó a la red Twitter que elimine la cuenta de MBKh Media, un medio de comunicación online fundado por Mihkail Khodorkovsky, un oligarca exiliado y crítico con Putin, según informó este miércoles el portal.

MBKh Media dijo que la agencia Roskomnadzor le había acusado de “violar las leyes de la Federación Rusa” por compartir información de grupos “indeseables”.

“Hace tiempo que [el Estado] sigue esta nueva táctica, presionando a las redes y a los proveedores sin avisar antes a sus potenciales “víctimas””, dijo Veronika Kutsyllo, redactora jefe del medio, pero negó haber sido informada sobre la demanda del organismo de control, reportó The Guardian.

La cuenta de Twitter de MBK
La cuenta de Twitter de MBK

El martes, un funcionario de Roskomnadzor (Servicio Federal Ruso de Supervisión de las Comunicaciones, las Tecnologías de la Información y los Medios de Comunicación) amenazó con el cierre de toda la plataforma si es que Twitter no eliminaba las publicaciones que exigía el gobierno ruso, habitualmente bajo el argumento de estar relacionadas con el abuso de drogas y el suicidio infantil. Vadim Subbotin, subdirector del regulador, declaró a la agencia Interfax: “Twitter no está reaccionando a nuestras peticiones como debería. Si la situación continúa, se bloqueará en un mes sin necesidad de una orden judicial”.

Las autoridades han exigido anteriormente que Twitter y otras redes sociales eliminen los mensajes que supuestamente llamaban a los menores a participar en las protestas contra el Kremlin.

Analistas advierten que la amenaza de prohibir Twitter es el primer paso de una campaña que podría llevar a bloquear otras redes en Rusia, donde la mayoría de los medios tradicionales están fuertemente controlados por el Estado. Las medidas coercitivas se han ampliado en redes sociales tras las protestas de apoyo al activista encarcelado Alexei Navalny.

Rusia ya dio un primer aviso la semana pasada al “ralentizar” el funcionamiento de la red hace unos días, en represalia por no haber respondido a la petición de suprimir unas 3.100 publicaciones.

La firma estadounidense rechazó estas acusaciones y se dijo “muy preocupada” por los “intentos de bloquear y ahogar la conversación pública en línea”.

La disputa ilustra las crecientes tensiones entre Moscú y las principales redes sociales extranjeras en los últimos meses, criticadas por su omnipotencia y su moderación de contenidos, especialmente políticos.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: