La misión imposible de ser madre soltera bajo el régimen chino

Las mujeres que quedan embarazadas sin estar casadas viven un calvario de privación de derechos, lo que genera largas batallas judiciales y el ojo censor del gobierno

Zou Xiaoqi, una madre soltera convertida en activista en Shanghai, sostiene a su hijo mientras visitan una playa en Sanya, provincia de Hainan, en el sur de China (AP)
Zou Xiaoqi, una madre soltera convertida en activista en Shanghai, sostiene a su hijo mientras visitan una playa en Sanya, provincia de Hainan, en el sur de China (AP)

Sarah Gao tenía un trabajo muy demandante. Como jefa de un fondo de inversión de 500 millones de yuanes (76,8 millones de dólares), viajaba constantemente por China en viajes de negocios. Luego se enteró de que estaba embarazada.

Su embarazo, con su entonces novio, no fue planeado. Pero Gao, que tenía 40 años, pensó que no tendría más oportunidades y decidió quedarse con el bebé. Lo que no se dio cuenta fue cómo esa decisión conduciría a una batalla legal de casi cuatro años por sus beneficios de maternidad.

Su prolongada lucha pone de manifiesto las consecuencias que enfrentan las mujeres chinas cuando crían a un hijo fuera del matrimonio. La gran mayoría no puede acceder a los beneficios públicos, que van desde la licencia de maternidad pagada hasta la cobertura del examen prenatal, porque su situación se encuentra en una zona gris legal. Algunas incluso pueden enfrentar multas.

Gao y algunas otras madres solteras quieren cambiar esto. Forman parte de un pequeño grupo, organizado por la Red de Defensores de la Familia Diversa, que presentó una petición al Comité de Asuntos Jurídicos del Congreso Nacional del Pueblo en su reunión anual recientemente concluida. No esperan una acción inmediata, pero esperan que sus necesidades se reflejen en la agenda legislativa en el futuro.

La población de China está envejeciendo rápidamente y el gobierno está ansioso por promover tasas de natalidad más altas, flexibilizando las leyes restrictivas de planificación familiar en 2015 para que cada familia pueda tener dos hijos. Sin embargo, las leyes no han cambiado tan rápidamente con respecto a las familias monoparentales.

No hay estadísticas oficiales sobre el número de hogares monoparentales en China, pero una encuesta de la Comisión Nacional de Salud en 2014 estimó que habría casi 20 millones de madres solteras para 2020. Muchas de ellas provienen de divorcios, con tasas de divorcio en el país que casi se duplicaron de 2009 a 2018, según el Ministerio de Asuntos Civiles.

Después de un embarazo difícil, Gao dio a luz a su hija en noviembre de 2016. Volvió a trabajar después de siete meses de baja por enfermedad y maternidad. Durante su licencia, su empresa, KunYuan Asset Management, le pagó el mínimo indispensable: aproximadamente 1.000 yuanes (153 dólares) al mes, una gran caída de su salario mensual habitual de 30.000 yuanes (4.606 dólares). La empresa no le pagó durante la baja por maternidad.

Gao presionó a la empresa para que sea beneficiaria del salario completo y la licencia por maternidad, parte de los cuales provendrían del seguro social al que las empresas cotizan por ley.

En Beijing, donde vive Gao, un empleado puede solicitar esos beneficios públicos solo a través de su empresa. Pero la empresa de Gao se negó a solicitarla, diciendo que sus materiales estaban incompletos porque carecía de una licencia de matrimonio.

Zou Xiaoqi se ha convertido en una fuente de apoyo para las madres solteras desde que comenzó a hacer campaña por sus derechos por maternidad. Advirtió que el estigma cultural en torno a ser madre soltera sigue siendo muy intenso (AP)
Zou Xiaoqi se ha convertido en una fuente de apoyo para las madres solteras desde que comenzó a hacer campaña por sus derechos por maternidad. Advirtió que el estigma cultural en torno a ser madre soltera sigue siendo muy intenso (AP)

Cuando forzó el tema, la empresa le pidió que renunciara. Gao se negó a renunciar al principio, pero finalmente fue despedida. Sin embargo, la empresa se negó a enviarle una carta formal que reconociera su partida, lo que le dificultaba encontrar un nuevo trabajo.

La compañía no respondió a las solicitudes de comentarios por correo electrónico y las llamadas telefónicas a la oficina central en Beijing no recibieron respuesta.

Gao está demandando a la compañía por 1 millón de yuanes (153,645 dólares) en salarios atrasados, además del pago de su licencia por maternidad. Ha perdido dos veces en los tribunales desde julio de 2017 y está apelando por tercera vez.

En cada ocasión, el tribunal dijo que “el estado de soltera de Gao mientras daba a luz no se ajustaba a la política nacional y, por lo tanto, carecía de la base legal para recibir un salario durante la licencia de maternidad”.

La política de planificación familiar de China no prohíbe explícitamente que las mujeres solteras tengan hijos, pero dice que “el estado anima al marido y la mujer a tener dos hijos”.

A nivel local, esto se ha interpretado en el sentido de que solo una pareja casada puede tener hijos. Esto se convierte en un obstáculo a la hora de intentar acceder a beneficios, como el reembolso de las visitas prenatales y el salario durante la baja por embarazo.

Muchos gobiernos locales requieren un permiso de matrimonio durante este proceso, dijo Dong Xiaoying, fundador de Red de Defensores de la Familia Diversa.

Ha habido algunos cambios. En la provincia de Guangdong y Shanghai, los gobiernos han cambiado las regulaciones para que una mujer no tenga que presentar prueba de matrimonio antes de recibir los beneficios.

En enero, Shanghai implementó silenciosamente una nueva regulación que eliminó la necesidad de un permiso de matrimonio para solicitar beneficios, ayudando a mujeres como Zou Xiaoqi, una madre soltera convertida en activista en Shanghai.

Zou demandó a una agencia del gobierno de Shanghai en 2017 para obtener su salario por licencia de maternidad y los beneficios del seguro público. Después de años de entrevistas con los medios, apariciones en tribunales y presionar a los políticos de la ciudad, Zou recibió sus beneficios a principios de este mes.

Las leyes deben cambiar, cree Zou, ya que el estigma cultural sigue siendo muy intenso. Recientemente se enteró de que la madre del compañero de juegos de su hijo también era madre soltera. Se conocían desde hacía cinco meses antes de que la mujer revelara ese detalle.

Su impacto directo es que hay algunas madres solteras que ya enfrentan grandes dificultades y caen en posiciones más difíciles”, dijo Zou. “El impacto indirecto es que algunas personas tienen miedo de hablar y otras tienen miedo de enfrentar a la sociedad y enfrentarán mucha represión. Las personas que no quieren casarse terminan casándose y contraen un matrimonio infeliz”.

El jefe del régimen chino, Xi Jinping, y otros jerarcas emitieron sus votos en la sesión de clausura de la Asamblea Popular Nacional en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 11 de marzo de 2021 (Reuters)
El jefe del régimen chino, Xi Jinping, y otros jerarcas emitieron sus votos en la sesión de clausura de la Asamblea Popular Nacional en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, el 11 de marzo de 2021 (Reuters)

Las madres solteras y las activistas esperan que un cambio a nivel nacional pueda suavizar la situación de las madres solteras en el resto del país, como Gao. Un delegado de Guangdong al Congreso Nacional del Pueblo dijo en febrero que la ley de planificación familiar puede necesitar algunas aclaraciones para abordar las necesidades de las madres solteras, reconociendo su dilema legal.

Solo quiero saber si como madre soltera, como mujer soltera, ¿tengo derecho a dar a luz?”, dijo Gao.

(The Associated Press).-

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR