Al menos seis muertos en una nueva jornada de protestas en Myanmar

Los ministros de Exteriores de Filipinas, Indonesia, Malasia y Singapur, condenaron el martes el uso de la fuerza letal por parte de las autoridades birmanas para aplacar el movimiento de oposición pacíficos surgido tras la sublevación

Protestas en Myanmar
Protestas en Myanmar

Seis manifestantes prodemocracia murieron tiroteados el miércoles en Myanmar, donde las fuerzas de seguridad mantienen su represión contra quienes se oponen al golpe de Estado de febrero, informaron fuentes médicas.

“Mi equipo recibió los cadáveres de tres hombres y una mujer” en Monywa, en el centro del país, dijo el socorrista Myo Min Tun. Otras fuentes médicas confirmaron a la AFP este balance. Además, en la ciudad de Mandalay, otros dos manifestantes murieron, según fuentes del hospital donde fueron trasladadas las víctimas.

Un adolescente murió tras recibir un disparo en la cabeza en la ciudad de MyanGyan, mientras que otros dos manifestantes, un varón y una mujer, perecieron por heridas de bala en Mandalay, confirmaron a Efe miembros de los equipos de emergencia.

Las manifestaciones en rechazo del golpe de Estado militar del 1 de febrero continúan este miércoles a lo largo del país a pesar de la brutal represión policial, que solo el domingo se cobró la vida de 20 manifestantes, la mayoría a causa de disparos de la Policía.

Las autoridades volvieron este miércoles a reprimir las protestas en Rangún, antigua capital y ciudad más poblada, con gases lacrimógenos, balas de goma y granadas aturdidoras; sin embargo, una vez se calma la situación, los manifestantes regresan una y otra vez a las calles para proseguir con la protesta.

Los manifestantes exigen al Ejército, que gobernó el país con puño de hierro de manera ininterrumpida entre 1962 y 2011, restablecer la democracia, reconocer los resultados de las elecciones de noviembre y la liberación de todos los detenidos por los militares.

Los ministros de Exteriores de Filipinas, Indonesia, Malasia y Singapur, condenaron el martes el uso de la fuerza letal por parte de las autoridades birmanas para aplacar el movimiento de oposición pacíficos surgido tras la sublevación.

Manifestantes bloquean calles en Myanmar
Manifestantes bloquean calles en Myanmar

Los cancilleres, reunidos por videoconferencia durante una sesión informal de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) donde participó el ministro de Exteriores nombrado por la junta militar birmana, Wunna Maung Lwin, reclamaron al Ejército buscar una solución dialogada a la crisis política. EFE

El Ejército birmano justificó la toma de poder por un supuesto fraude electoral en los comicios de noviembre, donde observadores internacionales no detectaron ningún amaño y en los que arrasó la Liga Nacional para la Democracia, el partido liderado por Suu Kyi, como ya hiciera en 2015.

El país ha estado sumido en el caos desde el 1 de febrero cuando los militares lanzaron un golpe de estado y detuvieron a la líder civil Aung San Suu Kyi, poniendo fin al experimento de una década de Myanmar con la democracia y provocando protestas masivas diarias.

La presión internacional está aumentando - las potencias occidentales han golpeado repetidamente a los generales con sanciones - y Gran Bretaña ha pedido una reunión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas el viernes.

Pero la junta ha ignorado la condena global, respondiendo al levantamiento con una fuerza cada vez mayor, y las fuerzas de seguridad usaron fuerza letal contra los manifestantes nuevamente el miércoles.

Cuatro personas murieron a tiros durante una protesta en una ciudad en el centro de Myanmar, según médicos que hablaron con AFP por teléfono.

Otros dos manifestantes murieron a unas dos horas en coche en Mandalay, la segunda ciudad más grande del país, dijeron médicos a la AFP.

Los manifestantes enfrentan los gases lacrimógenos
Los manifestantes enfrentan los gases lacrimógenos

Una de las víctimas en Mandalay recibió un disparo en la cabeza y la otra en el pecho, según un médico, que pidió no ser identificado.

Una protesta en la ciudad central de Myingyan también se tornó violenta, cuando las fuerzas de seguridad se enfrentaron a manifestantes con cascos agachados detrás de escudos rojos hechos en casa con el saludo de tres dedos, un símbolo de resistencia para el movimiento antigolpista.

“Dispararon gases lacrimógenos, balas de goma y munición real”, dijo a la AFP un médico voluntario que se encontraba en el lugar, y agregó que al menos 10 personas resultaron heridas.

Las manifestaciones también continuaron en Yangon, la ciudad más grande de Myanmar, el miércoles, y los manifestantes utilizaron neumáticos improvisados y barricadas de alambre de púas para bloquear las carreteras principales y frenar a la policía.

En el centro de Pansodan Road, cerca de la famosa intersección de la pagoda Sule, los manifestantes pegaron copias impresas del rostro del líder de la junta, Min Aung Hlaing, en el suelo, una táctica destinada a frenar a las fuerzas de seguridad que evitarán pararse en los retratos.

En otro municipio de San Chaung, que ha sido escenario de intensos enfrentamientos en los últimos días, nubes de gases lacrimógenos y extintores llenaron las calles mientras la policía antidisturbios se enfrentaba a los manifestantes.

El domingo fue el día más sangriento desde la toma del poder militar, y la ONU dijo que al menos 18 manifestantes murieron en todo el país.

La violencia del miércoles se produjo después de que los ministros de Relaciones Exteriores de las naciones del sudeste asiático, incluido el representante de la junta de Myanmar, Wunna Maung Lwin, discutieran la crisis en una reunión virtual.

Después de las conversaciones, Retno Marsudi de Indonesia expresó su frustración por la falta de cooperación de la junta.

Singapur, que es el mayor inversor de Myanmar, condenó el uso de fuerza letal por parte de las autoridades, y el primer ministro Lee Hsien Loong dijo a la BBC que era “inaceptable”.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: