Documentos secretos confirman que los asesinos de Jamal Khashoggi usaron aviones de la monarquía saudita

El escuadrón que mató y descuartizó el columnista disidente viajó en naves Gulfstream que un año antes habían pasado a manos del fondo soberano del reino

Mohammed Bin Salman y Jamal Khashoggi
Mohammed Bin Salman y Jamal Khashoggi

El escuadrón de asesinos que viajó a Estambul y mató y descuartizó al periodista Jamal Khashoggi llegó a Turquía usando dos aviones privados que pertenecen a la monarquía saudita, según revelan documentos secretos a los que tuvo acceso la cadena CNN.

Menos de un año antes del aberrante crimen el propio príncipe heredero, Mohammed bin Salman, ordenó la confiscación de una compañía que tenía entre sus bienes estos aviones. Los archivos, calificados como “top secret” y llevan la firma de un ministro saudita, indican que la expropiación fue instruida por el líder de facto del reino.

CNN informó que el texto fue presentado en una demanda civil canadiense a inicios de año y da detalles sobre la transferencia de Sky Prime Aviation, que pasó a manos del fondo soberano de Arabia Saudita a fines de 2017 por un monto de 400.000 millones de dólares.

El escuadrón en el aeropuerto Ataturk
El escuadrón en el aeropuerto Ataturk

Los documentos, que son otro vínculo entre el asesinato y la monarquía, fueron presentados por un grupo de empresas propiedad del estado saudita, en un caso contra un ex alto funcionario de inteligencia, Saad Aljabri, quien ha acusado al príncipe de intentar matarlo en Canadá con otro escuadrón pocos días después del crimen de Khashoggi, columnista del Washington Post.

El dato de la conexión de las naves Gulfstream utilizadas por los sicarios ya había sido adelantado por el Wall Street Journal en 2018, en base a fuentes no identificadas.

Las naves en el aeropuerto de Estambul
Las naves en el aeropuerto de Estambul

Ahora, las pruebas se conocen en un momento en el que Arabia Saudita vuelve a estar en el punto de mira después de que Estados Unidos anunciara la próxima publicación de un archivo hasta ahora clasificado sobre la supuesta vinculación de Bin Salman con el asesinato del disidente saudita.

La CIA ha vinculado directamente al príncipe heredero con el asesinato y él ha aceptado la responsabilidad general, como líder de su país, pero niega un vínculo personal.

De todas formas, su imagen cayó fuertemente a nivel internacional. La Casa Blanca ha dicho que el presidente Joe Biden hablará con el rey Salman, y no con su hijo, cuando haga su primera llamada telefónica a los líderes sauditas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: