Italia reprogramó su plan de vacunación contra el coronavirus por las demoras en las entregas de las dosis

El Gobierno anunció un retraso de unas cuatro semanas en el inicio de la campaña de inoculación para los mayores de 80 y de entre seis y ocho para el resto de la población

Un trabajador de la salud recibe la segunda dosis de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus de Pfizer-BioNTech, en un centro de vacunación en Roma, Italia, el 27 de enero de 2021. REUTERS / Yara Nardi
Un trabajador de la salud recibe la segunda dosis de la vacuna contra la enfermedad por coronavirus de Pfizer-BioNTech, en un centro de vacunación en Roma, Italia, el 27 de enero de 2021. REUTERS / Yara Nardi

Ante las demoras en las entregas de las vacunas de Pfizer y AstraZeneca, el Gobierno italiano se vio obligado a reprogramar el plan de vacunas y a revisar los objetivos previstos, si bien, por el momento, son cerca de 400.000 las personas que ya recibieron las dos dosis necesarias para estar protegidas frente al coronavirus.

Unos 2.309.000 habitantes fueron inyectados con la primera dosis, sobre todo el personal sanitario, ya que se decidió retrasar la vacunación de los mayores de 80 años y facilitar las segundas dosis ante el temor de una falta de vacunas.

El comisario nombrado por el Gobierno para gestionar la emergencia provocada por la pandemia, Domenico Arcuri, solicitó a la Abogacía general del Estado que inicie acciones legales ante estos retrasos repentinos de las farmacéuticas, que causaron daños en muchas regiones.

Arcuri habló de un recorte del 29% en las entregas la semana pasada y del 20% esta semana. Pfizer anunció después que los suministros volverían a la normalidad esta semana y que a partir del 15 de febrero habría un aumento en la producción.

Roma, Italia, el 27 de enero de 2021. REUTERS / Yara Nardi
Roma, Italia, el 27 de enero de 2021. REUTERS / Yara Nardi

El viceministro de Sanidad, Pierpaolo Sileri, explicó que los problemas en la entrega de las vacunas Pfizer provocarán un retraso de unas cuatro semanas en el inicio de la campaña de vacunación para los mayores de 80, y de seis u ocho semanas para el resto de la población.

Sileri puntualizó que las dosis que recibirá Italia en las próximas semanas deberían ser suficientes para completar la vacunación de la primera y segunda dosis del personal sanitario y los ancianos en las residencias.

Mientras tanto, Italia decidió invertir en una posible vacuna nacional y anunció el pasado martes que destinará 81 millones de euros (unos 98,25 millones de dólares al cambio actual) para desarrollar este ensayo que está elaborando la empresa ReiThera.

Un investigador trabaja dentro de un laboratorio durante el desarrollo de la vacuna italiana ReiThera COVID-19, en Roma, Italia. REITHERA / REUTERS
Un investigador trabaja dentro de un laboratorio durante el desarrollo de la vacuna italiana ReiThera COVID-19, en Roma, Italia. REITHERA / REUTERS

“Es una decisión correcta e importante”, aseguró el ministro de Salud italiano, Roberto Speranza, en un comunicado en el que precisa que el Estado apoyará el proyecto de ReiThera, una empresa de biotecnología con sede cerca de Roma.

La vacuna de la farmacéutica aún no ha sido probada y no está lista para la aprobación de las autoridades sanitarias italianas y europeas.

El director de la Agencia Italiana de Medicamentos, Giorgio Palu, declaró al canal de noticias SkyTG24 que el inoculante no podrá estar listo antes de septiembre.

Italia es uno de los países más afectados por la pandemia de coronavirus, con casi 2,5 millones de contagios y más de 86.000 muertos.

(Con información de EFE y AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: