Cómo la corrupción estatal en China fue clave en el origen de la pandemia de coronavirus

La expansión del covid-19 pudo haber sido detenida con un mejor plan de pruebas de diagnóstico en la etapa inicial, pero las autoridades favorecieron a tres compañías con vínculos en el régimen que presentaron kits defectuosos

Puesto de exposición de BioGerm, una de las tres firmas favorecidas por el régimen chino para el desarrollo de pruebas (AP)
Puesto de exposición de BioGerm, una de las tres firmas favorecidas por el régimen chino para el desarrollo de pruebas (AP)

En los primeros días de la pandemia en Wuhan, la primera ciudad golpeada por el coronavirus, conseguir una prueba de COVID era tan difícil que los residentes lo comparaban con ganar la lotería.

En enero, en toda la ciudad china, miles de personas esperaban en largas colas en los hospitales, a veces junto a los cadáveres que yacían en los pasillos. Pero la mayoría no podía hacerse la prueba que necesitaban para ser admitidos como pacientes. Y para los pocos que lo hacían, las pruebas eran a menudo defectuosas, resultando en falsos negativos.

La escasez generalizada de pruebas y los problemas en un momento en que el virus podría haber sido frenado fueron causados en gran medida por el secreto y el amiguismo en la principal agencia de control de enfermedades de China, según una investigación de Associated Press.

El sistema de pruebas defectuoso impidió a los científicos y funcionarios ver la rapidez con la que se estaba propagando el virus, otra forma en la que China deformó su respuesta temprana al virus. Un informe anterior de AP mostró cómo los principales líderes chinos retrasaron la advertencia al público y ocultaron información a la Organización Mundial de la Salud, lo que proporcionó el panorama más completo hasta ahora de los pasos en falso iniciales de China. En conjunto, estos errores en enero facilitaron la propagación del virus a través de Wuhan y en todo el mundo sin ser detectados, en una pandemia que ya ha enfermado a más de 64 millones de personas y ha matado a casi 1,5 millones.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de China concedió los diseños de los equipos de prueba y los derechos de distribución exclusivamente a tres empresas de Shangai, entonces poco conocidas, con las que los funcionarios tenían vínculos personales, según el informe. Los tratos tuvieron lugar dentro de una cultura de conexiones encubiertas que floreció silenciosamente en un sistema de salud pública con pocos fondos, según la investigación, que se basó en entrevistas con más de 40 médicos, empleados de los CDC, expertos en salud y conocedores de la industria, así como en cientos de documentos internos, contratos, mensajes y correos electrónicos obtenidos por la AP.

Las empresas de Shangai (GeneoDx Biotech, Huirui Biotechnology y BioGerm Medical Technology) pagaron al CDC de China por la información y los derechos de distribución, según dos fuentes con conocimiento de la transacción que pidieron permanecer en el anonimato para evitar represalias. El precio: Un millón de RMB (146.600 dólares) cada uno, dijeron las fuentes. No está claro si el dinero fue a parar a individuos específicos.

El inicio de la pandemia está vinculado al mercado húmedo de Wuhan (AFP)
El inicio de la pandemia está vinculado al mercado húmedo de Wuhan (AFP)

Mientras tanto, el CDC y su agencia matriz, la Comisión Nacional de Salud, trataron de evitar que otros científicos y organizaciones hicieran pruebas del virus con sus propios kits caseros. En una desviación de la práctica anterior para al menos dos epidemias, la NHC dijo a los hospitales de Wuhan que enviaran muestras del virus -a partir de las cuales se pueden desarrollar pruebas- sólo a los laboratorios centrales bajo su autoridad. También hizo mucho más complicados los requisitos de las pruebas para confirmar los casos de coronavirus, y aprobó sólo los kits de prueba hechos por las empresas de Shanghai.

Estas medidas contribuyeron a que las autoridades chinas no notificaran ni un solo caso nuevo entre el 5 y el 17 de enero, aunque los datos retrospectivos de la infección muestran que se infectaron cientos de personas. La aparente tregua en los casos significó que los funcionarios tardaron en tomar medidas tempranas, como la de advertir al público, prohibir las grandes reuniones y frenar los viajes. Un estudio estima que la intervención dos semanas antes podría haber reducido el número de casos en un 86 por ciento, aunque no se sabe si una acción temprana podría haber detenido la propagación del virus en todo el mundo.

Cuando llegaron las pruebas de las tres compañías favorecidas, muchas no funcionaron correctamente, dando resultados no concluyentes o falsos negativos. Y los técnicos dudaron en usar los kits de prueba que más tarde resultarían más precisos de compañías más establecidas, porque los CDC no los respaldaban.

Con pocos y defectuosos kits, sólo una de cada 19 personas infectadas en Wuhan fue analizada y resultó positiva al 31 de enero, según una estimación del Imperial College London. Otros sin pruebas o con falsos negativos fueron enviados de vuelta a casa, donde podrían propagar el virus.

Días después de que empezara a toser el 23 de enero, Peng Yi, un maestro de escuela de 39 años, esperó en una fila de ocho horas en un hospital de Wuhan. Una tomografía computarizada mostró signos de infección viral en ambos pulmones, pero no pudo hacerse la prueba que necesitaba para ser hospitalizado. Cuando Peng finalmente se hizo la prueba el 30 de enero, resultó negativa. Pero su fiebre no bajaba, y su familia rogó a las autoridades que le hicieran otra prueba.

Su segunda prueba, el 4 de febrero, resultó positiva. Era demasiado tarde. Semanas después, Peng falleció.

Zhong Hanneng sostiene un retrato de su padre, Peng Yi, quien no fue hospitalziado por no tener un test positivo (AP)
Zhong Hanneng sostiene un retrato de su padre, Peng Yi, quien no fue hospitalziado por no tener un test positivo (AP)

“Hubo muy, muy pocas pruebas, básicamente ninguna... Si no podías probar que eras positivo, no podías ser admitido en un hospital”, dijo su madre, Zhong Hanneng, en una entrevista con lágrimas en octubre. “El doctor dijo que no había nada que se pudiera hacer”.

China no fue el único país que se enfrentó a las pruebas, que variaban mucho de una nación a otra. Alemania, por ejemplo, desarrolló una prueba que se convirtió en el estándar de oro de la Organización Mundial de la Salud días después de que el gobierno chino publicara las secuencias genéticas el 12 de enero. Pero en los Estados Unidos, los CDC se negaron a utilizar el diseño de la OMS e insistieron en desarrollar sus propios kits, que resultaron ser defectuosos y provocaron retrasos aún mayores que en China.

Otros países también tuvieron el beneficio de aprender de la experiencia de China. Pero China estaba lidiando con un nuevo patógeno, y todavía no estaba claro qué tan grave sería la pandemia o cuántas pruebas se necesitarían.

“Era muy pronto”, dijo Jane Duckett, una profesora de la Universidad de Glasgow que examinaba la respuesta del gobierno chino al coronavirus. Dijo que el gobierno estaba “tratando de averiguarlo”.

Aún así, los sobresaltos y retrasos en China fueron especialmente importantes porque fue el primer país en detectar el virus.

“Debido a que sólo hay tres empresas que proporcionan kits de prueba, la capacidad de realizar pruebas es muy limitada”, dijo Yanzhong Huang, un alto cargo de salud mundial en el Consejo de Relaciones Exteriores. “Fue un problema importante que llevó al rápido aumento de casos y muertes”.

El Ministerio de Relaciones Exteriores de China y la principal agencia médica de China, la Comisión Nacional de Salud, no respondieron a las solicitudes de comentarios. “Hicimos un trabajo brillante, trabajamos muy duro”, dijo Gao Fu, el jefe del CDC de China, en una videoconferencia en julio. “Desafortunadamente, este virus al que nos enfrentamos es tan especial”.

Las empresas amigas

Ninguna de las tres primeras compañías de diagnóstico que se utilizaron para fabricar los kits de prueba para la mayor pandemia en un siglo eran conocidas en la industria. Para un ingeniero de una empresa de diagnósticos con sede en Wuhan, los competidores de Shanghai aparecieron de la nada “como brotes de bambú”, sobre todo porque su empresa tenía las fábricas y la experiencia para producir kits de prueba en la ciudad donde se detectó el virus por primera vez.

“Nos sorprendió, fue muy extraño”, dijo el ingeniero, negándose a ser nombrado para hablar sobre un tema delicado. “No habíamos oído nada al respecto, ¿y de repente hay kits de prueba de ciertas compañías que tienes que usar, y no puedes usar los de nadie más?

BioGerm fue fundada oficialmente hace poco más de tres años en una sala de conferencias, donde el director general reflexionó sobre cómo sobrevivir en un mercado pequeño y abarrotado de kits de prueba. GeneoDx tenía menos de 100 empleados, según Tianyancha, una base de datos de registros corporativos chinos - en comparación con los competidores que emplean a cientos o incluso miles de personas.

Puesto de GeneoDx, otra de las compañías favorecidas (AP)
Puesto de GeneoDx, otra de las compañías favorecidas (AP)

Pero lo que las empresas carecían en recursos o experiencia, lo compensaban con conexiones.

Los mensajes de las empresas, junto con los cientos de correos electrónicos internos y los documentos obtenidos por AP, muestran los amplios vínculos entre las tres empresas y los principales investigadores del CDC de China en Beijing y Shanghai. Los reguladores chinos prohibieron a AP los intentos de obtener informes de crédito de las empresas, diciendo que estaban clasificadas como “empresas confidenciales” durante el brote.

A pesar de los esfuerzos de China a lo largo de los años para reformar la salud pública y presionar para que se realicen licitaciones abiertas en un mercado competitivo, las empresas médicas siguen cultivando relaciones personales con los funcionarios para asegurar los acuerdos, según siete ejecutivos de diferentes competidores. Durante el mandato del presidente Xi Jinping, China ha tomado medidas enérgicas contra la corrupción, pero los conocedores de la industria dicen que la falta de límites firmes entre lo público y lo privado en el sistema de salud de China puede crear oportunidades para el soborno.

Por el momento, no está claro si los acuerdos entre el CDC de China y las tres empresas de kits de prueba violaron la ley china. Pero sí plantean preguntas sobre posibles violaciones de las leyes de soborno, junto con normas contra el abuso de autoridad, el autotrabajo y los conflictos de intereses, dijo James Zimmerman, un abogado corporativo con sede en Beijing y ex presidente de la Cámara de Comercio Americana en China. Incluso en medio de la incertidumbre de la pandemia, “no hay excusa para el flujo de dinero de estas empresas a los CDC”, dijo.

Las leyes de soborno chinas también establecen que cualquier transacción financiera tiene que ser registrada y documentada claramente. La AP no pudo determinar si los acuerdos entre los CDC y las empresas de Shanghai estaban documentados, pero un empleado de los CDC con acceso a algunas de las finanzas de la agencia dijo que no había ningún registro de ellas.

A pesar de las preguntas sobre el soborno, otros expertos señalan que el Estado puede haber designado a las tres empresas en virtud de las leyes especiales sobre la adquisición de bienes de emergencia durante los grandes desastres naturales.

La financiación del CDC de China se ha estancado en los últimos años, y los investigadores de ese país suelen ganar sueldos muy inferiores a los del sector privado. Muchos empleados se han marchado al sector privado en la última década, agotando sus laboratorios de talento.

Entre los que se fueron estaba la fundadora de BioGerm, Zhao Baihui, antigua jefa técnica del laboratorio de microbiología del CDC de Shanghai. Los correos electrónicos y los registros financieros obtenidos por la AP muestran que Zhao inició el predecesor de BioGerm a través de un intermediario en 2012, mientras aún estaba en el CDC de Shanghai. En los cinco años siguientes, vendió miles de dólares en kits de prueba a su propio lugar de trabajo a través del intermediario, incluso cuando ella misma estaba a veces a cargo de las compras, los correos electrónicos internos, los registros y los contratos obtenidos por la AP muestran.

Zhao Baihui, CEO de BioGerm (AP)
Zhao Baihui, CEO de BioGerm (AP)

Después de renunciar a la CDC en 2017, Zhao encabezó lucrativos contratos con funcionarios del gobierno, como uno por valor de 400.000 RMB (60.000 dólares) con los funcionarios de aduanas de Shanghai donde su marido trabajaba, y otro por valor de 55.500 RMB (8.400 dólares) con los funcionarios de la CDC en el distrito de Pudong de Shanghai, muestran los correos electrónicos y los contratos. Zhao se negó a hablar cuando se le llamó por teléfono, y no respondió a una solicitud de comentarios por correo electrónico.

Otra de las tres empresas, GeneoDx, disfrutó de un acceso especial porque es una filial de la empresa estatal SinoPharm, gestionada directamente por el gabinete chino. Antes del brote, GeneoDx importaba en gran medida kits y adquiría tecnología extranjera para ampliar su negocio en lugar de desarrollar sus propios productos, según los puestos de la empresa y un empleado del CDC de China familiarizado con sus operaciones.

En octubre de 2019, GeneoDx coorganizó una conferencia interna de capacitación de los CDC sobre enfermedades respiratorias emergentes en Shanghai. Tan Wenjie, el funcionario del CDC que dirigió la capacitación, fue posteriormente puesto a cargo del desarrollo de los kits de prueba, según un documento interno que obtuvo la AP. En noviembre, la empresa ganó un contrato para vender 900.000 RMB (137.000 dólares) en kits de prueba al instituto de Tan.

GeneoDx no respondió a las solicitudes de comentarios o entrevistas. La Comisión Nacional de Salud no respondió a la solicitud de un comentario o una entrevista con Tan.

También asistieron al evento por invitación BioGerm, así como otras empresas que utilizaron la conferencia para promocionar sus productos, desdibujando la línea entre el gobierno y el sector privado. El personal del CDC de China fue invitado a unirse a un grupo de BioGerm en WeChat, una aplicación de mensajería china, que el CEO Zhao utilizó más tarde para vender kits de prueba de coronavirus, según un empleado del CDC y una captura de pantalla vista por la AP.

La última compañía, Huirui, es un socio de larga data con Tan, el funcionario del CDC a cargo de los kits de pruebas. Su fundador, Li Hui, fue coautor de un documento con Tan sobre las pruebas de coronavirus en 2012 y “desarrolló conjuntamente” un kit de prueba para el brote de MERS en 2015 con el instituto de Tan.

En una entrevista, el CEO Li dijo que el CDC contrató rutinariamente a su compañía para hacer pruebas químicas de emergencia. Dijo que el laboratorio de Tan en el CDC de China se había puesto en contacto con él el 4 o 5 de enero para hacer pruebas químicas para el coronavirus basadas en los diseños del CDC. Negó cualquier relación personal con Tan o cualquier pago al CDC.

“Hemos estado trabajando con el CDC para responder a las nuevas enfermedades emergentes durante unos diez años, no sólo por un día o dos, es normal”, dijo Li.

Sus conexiones situaron a las tres empresas poco conocidas en una posición privilegiada en enero, cuando un patógeno entonces desconocido estaba a punto de arrasar el país y el mundo y cambiar su fortuna.

Tests defectuosos

El primer paso para hacer los kits de prueba es obtener muestras del virus y decodificar su secuencia genética. Esto conduce a los diseños de las pruebas, esencialmente una receta para las pruebas.

En el pasado, como con el H7N9 en 2013, el CDC de China envió los diseños de las pruebas a los laboratorios de todo el país sólo unos días después de identificar el patógeno. También envió los compuestos químicos necesarios (los ingredientes) para que los hospitales y las sucursales del CDC mezclaran sus propios kits de pruebas lo antes posible.

Al principio parecía que el CDC de China estaba usando el mismo libro de jugadas. El CDC había encontrado el mapa genético, o genoma, del virus para el 3 de enero. Al día siguiente, bajo el oficial del CDC Tan, el Centro de Tecnología de Emergencia en su Instituto para el Control de Enfermedades Virales había llegado a los diseños de las pruebas.

Pero esta vez, el gobierno retuvo información sobre el genoma y los diseños de las pruebas. En cambio, el CDC de China finalizó acuerdos de “transferencia de tecnología” para dar los diseños de las pruebas a las tres empresas de Shanghai, según cuatro personas familiarizadas con el asunto. El proceso de selección se mantuvo en secreto.

El CDC no tenía autoridad para impedir que otros científicos de agencias y empresas competidoras obtuvieran muestras por la puerta trasera y crearan sus propias recetas de pruebas. Pero trató de obstaculizar tales esfuerzos y evitar que se llevaran a cabo las pruebas.

Por ejemplo, la doctora Shi Zhengli, una renombrada experta en coronavirus del Instituto de Virología de Wuhan, obtuvo muestras de pacientes por su cuenta, encontró el genoma en ellas y llegó a una prueba para el 3 de enero, según una presentación de diapositivas que hizo en marzo. Pero su laboratorio estaba bajo la jurisdicción de una agencia competidora del CDC, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de China. El CDC le prohibió obtener más muestras y hacer pruebas para los casos.

“No hay un mecanismo de colaboración abierto”, dijo un experto en salud pública que a menudo trabaja con el CDC de China, negándose a ser nombrado por temor a dañar las relaciones allí. “Todo el mundo quiere su territorio”.

Al personal provincial de los CDC se le dijo que en lugar de probar y reportar los casos por sí mismos, tenían que enviar muestras de pacientes a los laboratorios designados en Beijing para la secuenciación completa, un procedimiento complicado y que consume mucho tiempo. De lo contrario, los casos no se contarían en el recuento nacional de coronavirus.

“Era absolutamente anormal”, dijo un técnico de laboratorio del CDC, que se negó a ser identificado por miedo a las represalias. “Estaban tratando de hacer más difícil que informáramos de cualquier caso confirmado”.

En las evaluaciones secretas de los kits de prueba del 10 de enero, el CDC también aprobó sólo los de las tres compañías de Shanghai, de acuerdo con los planes e instrucciones internas obtenidas por la AP.

El gobierno chino finalmente hizo público su genoma el 12 de enero, un día después de que otro equipo publicara uno sin autorización. Eso abrió la puerta para que más compañías hicieran sus propios kits de prueba. Sin embargo, la principal agencia de salud de China, la Comisión Nacional de Salud, aún instó al personal médico a comprar los kits de prueba de Huirui, BioGerm y GeneoDx que el CDC había validado, de acuerdo con las instrucciones internas obtenidas por la AP.

Las evaluaciones y selecciones de los kits de prueba se llevaron a cabo con el conocimiento y la dirección del principal funcionario de salud de China, Ma Xiaowei, según un puesto del CDC el 13 de enero.

El 14 de enero, Ma celebró una teleconferencia interna para ordenar los preparativos secretos para una pandemia, como informó AP anteriormente. Después de eso, las autoridades de salud de China relajaron los requisitos para confirmar los casos y comenzaron a distribuir los kits de prueba sancionados por los CDC. BioGerm comenzó a recibir órdenes del personal provincial de los CDC de todo el país en WeChat, una aplicación china de medios sociales.

“Hemos sido confiados por el CDC nacional para emitir kits para ustedes”, dijo Zhao, de acuerdo con una captura de pantalla de uno de los chats de grupo obtenido por AP. “¡Rápido! Dame, dame”, respondió un empleado del CDC de Sichuan.

Zhao Baihui, CEO de BioGerm, ha firmado importantes acuerdos tra el privilegiado contrato adjudicado por el régimen (AP)
Zhao Baihui, CEO de BioGerm, ha firmado importantes acuerdos tra el privilegiado contrato adjudicado por el régimen (AP)

Pero los kits de GeneoDx seguían mostrando resultados no concluyentes, dijo el técnico del CDC a la AP, y finalmente su superior le ordenó que los tirara a un lado. Los kits de Huirui tampoco eran fiables, y los únicos que funcionaban consistentemente eran de BioGerm, dijo.

La calidad no era buena. Mala, mala calidad”, dijo un experto en salud pública familiarizado con el tema, que se negó a ser identificado para evitar dañar los vínculos con los CDC de China. “Pero como tenían una colaboración con el Instituto para el CDC y... pagaron un millón de yuanes, estaban en la lista”.

Los kits de prueba de BioGerm eran más fiables en parte porque utilizaban productos químicos de Invitrogen, una filial del gigante de la biotecnología estadounidense Thermo Fisher. Huirui y GeneoDx usaron sus propias mezclas en su lugar, con resultados más poco fiables.

Competidores mucho más grandes, entre ellos el gigante chino de la genética BGI y Tianlong, desarrollaron sus propios kits en enero, que más tarde se consideraron más eficaces que los fabricados por las empresas de Shanghai. Pero esos kits de prueba no fueron aprobados por el CDC de China.

Kits de Tianlong, una empresa de mayor experiencia que no fue elegida por las autoridades (AP)
Kits de Tianlong, una empresa de mayor experiencia que no fue elegida por las autoridades (AP)

“Sin protocolo de pruebas, sin cebadores y sondas, entonces por supuesto no hay manera de confirmar los casos”, dijo otro empleado del CDC de China que se negó a ser identificado por temor a represalias. “Y entonces, de repente, le dices a todos los CDC: compra a estas compañías, ahora ve por ello. Entonces, caos y escasez. Valioso tiempo perdido”.

Chen Weijun, el jefe científico de enfermedades infecciosas del BGI, también dijo que los primeros productos recomendados por el CDC de China tenían “problemas de calidad”. Cuando se le preguntó por qué el CDC de China seleccionó las tres empresas de Shanghai, Chen se mostró reacio. “Es mejor que le haga esta pregunta al CDC”, dijo Chen, quien colaboró con los investigadores del CDC para publicar el primer artículo sobre el virus. “Pero en realidad, todo el mundo entiende lo que está pasando, por qué ha pasado esto, ¿verdad? Puedes llegar a tus propias conclusiones, ¿verdad?

Un día después de que los primeros kits de prueba llegaran finalmente a Wuhan el 16 de enero, el número de casos comenzó a aumentar de nuevo. Pero los kits de prueba eran escasos. Otras ciudades de la misma provincia no recibieron kits hasta el 22 de enero, e incluso esos fueron a menudo defectuosos.

Las muestras de 213 pacientes en febrero que usaron las pruebas de GeneoDx sugirieron una tasa de falsos negativos de más del 30 por ciento, según un estudio realizado por los médicos de Shenzhen. Un informe de un ensayo clínico de marzo mostró que entre los kits de prueba certificados en ese momento, GeneoDx fue el de peor rendimiento, seguido por BioGerm. En general, la tasa de falsos negativos para las pruebas de COVID varía ampliamente, desde el 2% a más del 37%.

Philippe Klein, un médico francés que trató a pacientes extranjeros en Wuhan durante el brote, estimó que alrededor del 20% de las pruebas arrojaron falsos negativos. Aún así, dijo, los retrasos en la producción de kits de pruebas precisas son naturales al comienzo de un brote.

“Los chinos hicieron mucho en poco tiempo”, dijo Klein. “Era una nueva prueba, así que al principio, había una falta de pruebas, por supuesto”.

El 22 de enero, la Comisión Nacional de Salud eliminó discretamente los nombres de las tres compañías de Shanghai de su guía de coronavirus como distribuidores preferidos. Después de que el gobierno chino ordenara el cierre de Wuhan el 23 de enero, las tres empresas se enfrentaron a enormes obstáculos logísticos para hacer llegar sus pruebas.

El 26 de enero, los funcionarios establecieron un “canal verde” de vía rápida para que las empresas aprobaran sus kits de prueba. La Administración Nacional de Productos Médicos aprobó los kits de prueba de siete compañías, incluyendo BioGerm y GeneoDx pero no Huirui. Li, el director general de Huirui, dijo que era porque su empresa no tenía experiencia en la obtención de aprobaciones regulatorias para pruebas comerciales.

Pero le llevó tiempo a otras compañías aumentar la producción y enviar las pruebas, dejando a Wuhan luchando por satisfacer la demanda a principios de febrero y privando a muchos residentes de tratamiento.

Peng murió el 19 de febrero. Su madre ahora pasa los días mirando fijamente por su ventana, sollozando y encendiendo velas en su memoria.

“A los ojos de los funcionarios, era como un grano de arena o una brizna de hierba. Pero en nuestra casa, era nuestro cielo, era nuestro todo”, dijo Zhong. “Sin él, no podemos volver a ser felices”.

La misma pandemia que mató a Peng trajo a las compañías de equipos de prueba de Shanghai y a los científicos relacionados fama y fortuna.

La madre de Peng Yi visita su tumba en Wuhan (AP)
La madre de Peng Yi visita su tumba en Wuhan (AP)

En septiembre, Tan, el investigador del CDC de China a cargo del desarrollo de los kits de prueba, fue nombrado director inaugural de un nuevo Centro Nacional de Coronavirus de Novedades. En una ceremonia televisada a nivel nacional, la empresa matriz de GeneoDx se ganó los aplausos del Presidente Xi por sus “destacadas” contribuciones en la lucha contra COVID-19, incluyendo el desarrollo de un kit de prueba.

Huirui se ha expandido y ahora está vendiendo kits de prueba comerciales por primera vez - no en China, sino en América Latina, dijo el CEO Li. Y la pandemia ha permitido a BioGerm “destacarse”, alcanzando sus objetivos comerciales mucho más rápido de lo previsto, dijo el alto ejecutivo de marketing Guo Xiaoling en una feria comercial a finales de agosto en un hotel de cinco estrellas.

“Debido a la epidemia, el año 2020 ha sido un año realmente especial”, dijo Guo. “El país y la economía sufrieron grandes daños. Pero para nuestra industria de diagnóstico de ácido nucleico, este año ha sido realmente un bono”.

(Con información de AP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: