Airbag para motos, el novedoso método con el que Uruguay quiere reducir las víctimas fatales por accidentes de tránsito

Se trata de chalecos que cuestan 400 dólares aproximadamente y brindan protección en la zona del tórax, cervical y espalda

Chaleco airbag
Chaleco airbag

Las bolsas de aire o airbags son elementos de seguridad de los autos mundialmente conocidos que sirven para amortiguar golpes en accidentes con el objetivo principal de salvar las vidas de los ocupantes del vehículo. Frente al creciente número de accidentes fatales de motociclistas, Uruguay ya utiliza esta misma tecnología en motos para evitar más tragedias viales.

Desde hace unos meses, en el país sudamericano ya se pueden comprar chalecos que permiten transformar cualquier prenda convencional del motociclismo en una con airbag.

Estos elementos novedosos ofrecen protección en la zona del tórax, cervical y espalda.

En declaraciones al diario El País de Uruguay, Daniel Rosich, especialista en seguridad vial y ex piloto de motociclismo , afirmó que es “un elemento revolucionario de protección personal que va a cambiar la historia de la seguridad vial, como en su momento fue el casco”.

Al subirse a la moto con su chaleco, el piloto debe enchufar un conector a un receptor que se encuentra en el vehículo. “Si el piloto se cae, los acelerómetros lo detectan y el chaleco se va a inflar. Luego se desinfla”, explicó Rosich al medio uruguayo.

A diferencia de los airbags de autos, que solo pueden ser utilizados una vez, estos chalecos, que rondan los 400 dólares, pueden seguir siendo usados aún después de que el motociclista sufra un accidente.

Funcionan con gas comprimido y una vez que el conductor se cae o impacta, cambia la botellita, cuyo repuesto sale unos 12 dólares y el equipo se vuelve a utilizar”, indicó Rosich.

Si el conductor se desprende de la moto por una caída o colisión, en 120 milésimas de segundo el airbag se activa; es casi de inmediato. Entonces, cuando la persona pega contra algo tiene un colchón de aire entre su torso y lo que vaya a impactar”, agregó el experto, quien ha colaborado con la Unidad Nacional de Seguridad Vial de Uruguay en reiteradas oportunidades.

Ante el elevado número de víctimas fatales producto de accidentes de tránsito, Rosich aseguró que se comenzará a trabajar para reducir los mismos a través de tres pilares fundamentales. En primer lugar, el ex piloto señaló la importancia de un cambio en los sistemas de licencias de conducir ya que, según sus propias palabras, “el 98% de los uruguayos que tienen licencia hoy, no aprobaría en Europa”.

Además, remarcó que los cascos e indumentaria que usa la mayor parte de los uruguayos no cumplen con las certificaciones que son obligatorias, por ejemplo, en Europa. Por último, destacó que la cifra de motos que cumplen con la normativa es muy baja: de los 132 modelos existentes en Uruguay, solo cuatro cumplen con la normativa europea.

Asimismo, Rosich instó a trabajar más para reducir los accidentes viales y a no normalizar las muertes por siniestros en la vía pública. “Mucho se habla del COVID-19 y que ha dejado 51 muertes en el país desde el comienzo de la pandemia, pero en el mismo período hubo 67 motociclistas fallecidos por accidentes”, declaró.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Motos usadas: cuáles son los 10 modelos más vendidos en la Argentina y cuánto cuestan

Cuáles son las motos más caras y espectaculares del mundo