″¿Estado? ¿Qué Estado?”: por qué los libaneses no esperan ayuda de su gobierno tras las explosiones en Beirut

La población está acostumbrada desde hace décadas a la inactividad de los servicios públicos, a los cortes diarios de electricidad y a la mala gestión de los desechos. El desastre del puerto agrega una página negra más a esa historia

Voluntarios con escobas en la zona portuaria de Beirut (Reuters)
Voluntarios con escobas en la zona portuaria de Beirut (Reuters)

En la zona de bares de Beirut, cientos de jóvenes libaneses, escoba en mano, barren los escombros tras las explosiones que devastaron a la ciudad, sin esperar una operación de limpieza del Estado, que consideran inepto.

"¿Qué Estado?" protesta Melissa Fadlalá, una voluntaria movilizada en la calle Mar Mikhaël, famosa por sus bares y restaurantes, no muy lejos del puerto de la capital libanesa.

En este barrio de edificios antiguos, las fachadas y los escaparates saltaron por los aires el martes tras dos enormes explosiones provocadas por 2.750 toneladas de nitrato de amonio almacenadas en un depósito, según las autoridades.

Los libaneses están acostumbrados desde hace décadas a la inactividad de los servicios públicos, a los cortes diarios de electricidad y a la mala gestión de los desechos. Por eso no esperaron. Lanzaron operaciones de limpieza y de desescombro, en un movimiento de solidaridad después de una noche que traumatizó a la población.

Las tareas de limpieza para despejar los escombros de las calles y comercios (Reuters)
Las tareas de limpieza para despejar los escombros de las calles y comercios (Reuters)

Con guantes de goma y mascarilla, Fadlalá tira un pedazo de vidrio tan grande como su brazo en la puerta del edificio administrativo de la compañía eléctrica estatal.

Para mí, este Estado es un basurero. Y en nombre de las víctimas (del puerto), el basurero que las mató seguirá siendo un basurero”, recalca esta mujer de 42 años.

Las explosiones mataron al menos a 137 personas e hirieron a más de 5.000, exacerbando la ira de los libaneses que desde octubre de 2019 han multiplicado las manifestaciones contra los políticos, acusados de corrupción e incompetencia.

- “¿Dónde están?” -

“Llevamos nueve meses intentando reparar este país”, dice Fadlalá. “Si tuviéramos un Estado de verdad, estaría en las calles desde ayer limpiando”, protesta. “¿Dónde están?

Delante de edificios semiderruidos, decenas de jóvenes voluntarios recogen vidrios rotos y arrastran grandes bolsas de plástico llenas de escombros.

(Reuters/Aziz Taher)
(Reuters/Aziz Taher)

Otros suben escaleras llenas de escombros para llamar a la puerta y ofrecer albergar a libaneses cuyos domicilios han quedado inhabitables.

"Tenemos a gente que va a proponer a los ancianos y discapacitados ayuda para encontrar un lugar donde pasar la noche", explica uno de los voluntarios, Hosam Abu Nasr, de 30 años.

No tenemos un Estado para tomar estas medidas, así que nos hicimos cargo de la situación”, añade.

En unas cuantas horas instalaron mesas de plástico, con botellas de agua, bocadillos y tentempiés.

"No puedo ayudar cargando cosas, así que trajimos comida, chocolate y apoyo moral", declara Rita Ferzle, de 26 años. "Todo el mundo debería estar aquí ayudando, sobre todo los jóvenes", dice. "Nadie debería quedarse en casa".

Varias ciudades del país se han ofrecido a acoger a familias que se hayan quedado sin vivienda. El patriarcado católico maronita ha anunciado que abrirá los monasterios y las escuelas religiosas.

“No lo soportamos más”

En las redes sociales, varias marcas y comerciantes ofrecen sus servicios gratis para reparar puertas, pintar paredes o reemplazar vidrios.

Abdo Amer, un fabricante de ventanas, ha bajado sus precios a la mitad, y para algunas familias acepta trabajar gratis, dada la magnitud de la devastación y la crisis económica que atraviesa el país.

He recibido más de 7.000 llamadas en un día, no puedo seguir el ritmo”, explica el treintañero.

(Reuters)
(Reuters)

¿Qué espera de las autoridades? Nada, en absoluto. “¿Cree que el Estado se va a hacer cargo del trabajo?”, pregunta con ironía.

La indignación es mayor, si cabe, porque el cargamento de nitrato de amonio, una sustancia utilizada en la composición de algunos fertilizantes, pero también de explosivos, ha estado en el puerto durante seis años, "sin medidas de precaución", según reconoció el primer ministro.

"Están sentados en sus sillas con aire acondicionado mientras la gente está exhausta en las calles", protesta Mohamed Suyur, de 30 años, con una escoba en la mano.

“Este país y sus habitantes es lo último que les importa”, añade, afirmando que los activistas ya se preparan para retomar las protestas. “No lo soportamos más. Basta ya. Todo el sistema debe caer. No debe quedar uno”.

(Con información de AFP)

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Macron llegó a Beirut tras las explosiones: prometió ayuda internacional, pero pidió atender la “crisis política y ética” del país

Estaba ensangrentada y aturdida. Pero en Beirut los desconocidos me trataron como a una amiga

MAS NOTICIAS