El oro está en máximos históricos, pero ¿quién fija el precio?

Con la pandemia de coronavirus empeorando en muchos países, y las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, los inversores están optando más que nunca por el eterno valor refugio

Imagen de archivo de varias piezas de oro en la correduría de metales preciosos Hatton Garden Metals en Londres, Reino Unido. 21 julio 2015. REUTERS/Neil Hall
Imagen de archivo de varias piezas de oro en la correduría de metales preciosos Hatton Garden Metals en Londres, Reino Unido. 21 julio 2015. REUTERS/Neil Hall

La cotización del oro batió el martes un nuevo récord histórico en Asia, superando el logrado en la víspera antes de perder parte de sus ganancias.

El precio de la onza del mineral llegó a USD 1.981,27 el martes por la mañana en los intercambios de Asia, superando su récord del lunes (USD 1.945,72), que había a su vez superado el anterior, que databa de 2011. Este miércoles el precio seguía alto, aunque por debajo del precio de ayer, a 1958.50 USD.

La cotización del metal dorado se ha apreciado más del 27% desde principios de año, y los analistas predicen que pronto superará la barrera de los 2.000 dólares.

Pero ¿quién fija el precio de este metal, considerado el bien refugio por excelencia? ¿Y cómo se calcula?

Por qué hay diferentes precios

En primer lugar hay que entender por qué hay diferentes precios, que aparecen bajo los índices fixing y spot.

El precio spot es dinámico: está abierto las 24 horas del día y sujeto a continuas órdenes de compra y venta, que van modificando el precio en función de la oferta y demanda disponible. El precio spot puede consultarse en cualquier momento, en varias páginas especializadas. Allí se encuentran dos categorías: el precio de compra (”bid”), es decir el precio al que los inversores están dispuestos a comprar; y el precio de venta (”ask”), que es el precio al que los inversores están dispuestos a vender, y que suele ser ligeramente superior al anterior.

ARCHIVO. Granos de oro antes de ser derretidos para elaborar barras del metal en Entebbe, Uganda, REUTERS/Baz Ratner
ARCHIVO. Granos de oro antes de ser derretidos para elaborar barras del metal en Entebbe, Uganda, REUTERS/Baz Ratner

Estos precios son la media de los precios de los diferentes bancos que comercian con el oro físico, que se recopilan en los terminales de agencias de noticias especializadas como Bloomberg o Reuters.

En cambio, y tal como sugiere su nombre, el precio fixing es fijo, ya que se fija dos veces al día por parte de la London Bullion Market Association (LBMA, el mercado del oro de Londres), por medio de la ICE Benchmark Administration (IBA).

Cómo se forma este precio

En la actualidad, los responsables de la fijación del precio del oro en el mercado de Londres son 15: Bank of China, Bank of Communications, Coins ‘N’Things, Goldman Sachs, HSBC Bank USA, Industrial and Commercial Bank of China (ICBC), INTL FCStone, Jane Street Global Trading LLC, JPMorgan Chase Bank London Branch, Koch Supply anf Trading LP, Marex Financial Limited, Morgan Stanley, Standard Chartered Bank, The Bank of Nova Scotia y el Toronto Dominion Bank.

Uno de ellos presenta un precio cercano al spot y los demás responden elevándolo o bajándolo, en función de las órdenes de compra o venta que tengan de sus clientes.

Historia del fixing

El primer fixing del oro se realizó el 12 de septiembre de 1919, a las 11 de la mañana, en una reunión celebrada entre los cinco miembros fundadores de la London Bullion Market Association: N. M. Rotschild & Sons; Mocatta & Goldsmid; Pixley & Abell; Samuel Montague & Co; y Sharps & Wilkins. El primer precio fijado por esta reunión fue de 4 libras, 18 chelines y 9 peniques la onza troy, según una nota del sitio metalesdeinversion.com.

Ese año el Banco de Inglaterra, que quería promocionar a la capital británica como el principal mercado mundial del oro, acordó que las principales refinerías de Sudáfrica, una país que en ese momento era el primer productor mundial de oro, además de ser una colonia británica, enviaran el metal a refinar a Londres para que luego fuera vendido al mejor precio posible en el mercado londinense por N. M. Rotschild, un banco fundado en la capital inglesa en 1811.

La reunión, al principio telefónica, se institucionalizó en las oficinas de N. M. Rotschild & Sons, en New Court, desde 1919 hasta el estallido de la Segunda Guerra Mundial, y posteriormente desde 1954 hasta 2004.

Una 'Barra de entrega de oro de Londres', también llamada barra de 400 onzas y hecha de al menos 99.5% de oro puro, la barra estándar utilizada en transacciones físicas dentro del mercado de oro de Londres (REUTERS / Mike Segar / archivo)
Una 'Barra de entrega de oro de Londres', también llamada barra de 400 onzas y hecha de al menos 99.5% de oro puro, la barra estándar utilizada en transacciones físicas dentro del mercado de oro de Londres (REUTERS / Mike Segar / archivo)

En 2004, N. M. Rotschild anunció su retirada, por lo que el precio comenzó a fijarse por medio de una videoconferencia entre tres operadores del mercado de Londres y uno de París.

Además, los lingotes de oro objeto de estas transacciones tienen que contar con la certificación “Good Delivery”, establecida por el Banco de Inglaterra en el año 1750, ante la necesidad de normalizar los tamaños, dimensiones y pureza de los lingotes de oro con los que negociaba en el mercado. Hoy en día esa certificación es emitida por la LBMA y es utilizada por los bancos centrales como reservas y los bancos comerciales para negociar con ellos. La LBMA gestiona también las listas en las que se encuentran los fabricantes y refinerías que están acreditados para fabricar lingotes de oro y de plata con la certificación “Good Delivery”.

Qué variables influyen

Con la pandemia de coronavirus empeorando en muchos países, y con las crecientes tensiones entre Estados Unidos y China, los inversores están optando más que nunca por el oro, el eterno valor refugio.

Además, como el valor del oro se expresa en dólares, el reciente retroceso de la divisa estadounidense --que se recuperaba algo este martes- ha sido un factor de alza para la cotización del metal amarillo.

En efecto, un dólar bajo hace que el oro sea más barato para quienes utilizan otras monedas, lo que aumenta su demanda.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

El precio del oro bate récords, pero ¿quiénes lo están comprando?

MAS NOTICIAS