Cerca de 200 soldados franceses participan en el entrenamiento de soldados iraquíes (REUTERS/Benoit Tessier)
Cerca de 200 soldados franceses participan en el entrenamiento de soldados iraquíes (REUTERS/Benoit Tessier)

En medio de los esfuerzos por contener el avance del coronavirus, Francia está retirando a sus casi 200 soldados que se encuentran en Irak. Por medio de un comunicado, el Ejército indicó que la coalición liderada por Estados Unidos decidió “ajustar sus despliegues” en el país árabe.

“En coordinación con el gobierno iraquí, la coalición ha decidido ajustar su sistema en Irak y suspender temporalmente sus actividades de capacitación para las fuerzas de seguridad iraquíes, teniendo en cuenta en particular la crisis de salud”, indicaron las fuerzas francesas en el comunicado.

Por lo tanto, “Francia ha decidido repatriar al personal de la Operación Chammal desplegado en Irak hasta nuevo aviso”, comentó a la agencia AFP el portavoz del estado mayor francés, coronel Frédéric Barbry, declarando que este retiro es “a priori temporal”.

En el marco de la lucha contra el terrorismo, la delegación francesa participa en el entrenamiento de soldados iraquíes y trabaja en la sede de la coalición en Bagdad.

Este mismo miércoles, el presidente Emmanuel Macron anunció la puesta en marcha de una nueva operación militar, bautizada “Resilience” (Resiliencia), que estará dedicada a apoyar la lucha contra el coronavirus en el país, donde ya hay 1.331 muertos.

Ese nuevo dispositivo estará "completamente dirigido a la ayuda y el apoyo de la población y de los servicios públicos para afrontar la epidemia tanto en la metrópoli como en los territorios de ultramar, en particular en materia sanitaria, logística y de protección”, dijo.

Emmanuel Macron anunció la puesta en marcha de una nueva operación militar, bautizada “Resilience” (Resiliencia) (Cugnot Mathieu/Pool via REUTERS)
Emmanuel Macron anunció la puesta en marcha de una nueva operación militar, bautizada “Resilience” (Resiliencia) (Cugnot Mathieu/Pool via REUTERS)

En ese marco, anunció el despliegue de dos portahelicópteros, uno en el sur del océano Índico y otro en la zona de la Guayana, para reforzar la actuación allí.

Esa operación será diferente a la “Sentinelle”, lanzada en enero de 2015, el mismo año de los atentados de París, y centrada en la lucha contra el terrorismo con unos 10.000 militares desplegados en el país, 3.000 de ellos en la reserva.

Macron visitó hoy la ciudad oriental de Mulhouse, ubicada en una de las regiones más afectadas del país, y donde esta semana se ha levantado un hospital militar, que el jefe del Estado visitó protegido con una mascarilla.

Según las últimas cifras, en Francia hay ya 25.233 casos confirmados de coronavirus, 11.539 personas hospitalizadas, 2.827 de ellas graves, y 1.331 muertos, de los que el 86% tenía más de 70 años.

El presidente francés prometió que cuando la actual crisis sanitaria haya pasado se pondrá en marcha “un plan masivo de inversión y de revalorización de carreras” en el ámbito hospitalario, así como que se otorgará una prima excepcional, no precisada, para el personal sanitario y los funcionarios movilizados.

En Francia ya se registran 1.331 muertos por coronavirus (REUTERS/Christian Hartmann)
En Francia ya se registran 1.331 muertos por coronavirus (REUTERS/Christian Hartmann)

Macron hizo un llamamiento a la unidad frente a quienes critican la escasez de mascarillas o de test de prueba y avanzó que este viernes juntará al conjunto de actores sociales para ver cuál es la mejor respuesta que se puede aportar sector por sector.

Su comparecencia se produjo el mismo día en que, en el marco del proyecto de ley de emergencia sanitaria promulgado esta semana, el Consejo de Ministros adoptó 25 decretos, una cifra récord desde la instauración de la V República, en 1958.

El primer ministro francés, Édouard Philippe, recalcó ante los medios que esos decretos tratan de atenuar “los graves daños económicos y sociales que inevitablemente provoca el confinamiento”, iniciado el pasado 17 de marzo y de una duración inicial de 15 días.

Entre ellos está la creación de un fondo de solidaridad de 1.000 millones de euros para las pequeñas empresas, garantías del Estado de 300.000 millones para créditos empresariales, o excepciones a las reglas sobre la duración máxima del trabajo en sectores como el transporte o la energía, que amplían las actuales 48 horas semanales.

Con información de EFE y AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: