Murió en un tiroteo Farhad Dabirian, un importante comandante de la Guardia Revolucionaria de Irán

El militar, que estaba a cargo de la ofensiva militar en Palmira contra Estado Islámico, fue abatido en Damasco. Era cercano al líder de Hezbollah Hassan Nasrallah

Farhad Dabirian
Farhad Dabirian

Un destacado comandante de la Guardia Revolucionaria iraní, coordinador de la lucha contra los yihadistas en Siria, murió tiroteado en la capital del país, Damasco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El comandante, identificado como Farhad Dabirian, murió tras recibir disparos de un arma con silenciador en el barrio de Sayida Zaynab, un lugar sagrado para los chiíes al sur de Damasco, según el Observatorio, organización con sede en Londres y fuentes en el interior del país.

La agencia de noticias iraní Fars ha confirmado la muerte del comandante, "martirizado en Damasco", sin dar más detalles.

Dabirian había liderado la operación en la frontera con los Altos del Golán y estaba a cargo de la ofensiva militar en Palmira contra Estado Islámico, según la información del Observatorio, recogida por la agencia oficial de noticias rusa RIA Novosti.

Era además una persona próxima a Hassan Nasrallah, líder del grupo terrorista Hezbollah.

Los Cuerpos de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC, en inglés) surgieron en 1979 tras la Revolución Islámica que depuso al Sha de Persia e instauró el actual régimen teocrático dirigido por los ayatolás.

También conocida como pasdaran ("guardianes" en farsi), esta fuerza paramilitar fue pensada como una rama de las Fuerzas Armadas de Irán encargada de proteger precisamente el régimen teocrático y la república islámica, a diferencia del rol más tradicional de protección de fronteras del ejército, la marina y la fuerza aérea.

Su existencia está amparada en el artículo 150 de la Constitución de Irán, y se trata de una de las formaciones más poderosas del estado persa y una de sus más políticamente motivadas.

Se cree que actualmente cuenta con unos 120.000 miembros destinados a unidades terrestres, navales y aéreas, y la Fuerza Quds, que es su división de operaciones en el extranjero. Además, controla a las milicias Basij, que suman otros 90.000 miembros.

Efectivos de la IRGC combatieron como unidades paramilitares en la guerra entre Irán e Irak entre 1980 y 1988; en la guerra civil en el Líbano entre 1975 y 1990 y durante la invasión israelí de 2006; y más recientemente en las guerras civiles en Siria y en Irak.

Específicamente en el conflicto sirio iniciado en 2011, se han convertido en uno de los principales aliados del régimen del dictador sirio Bashar al Assad y una de las razones por las que éste no ha caído. También en Siria la IRGC, a las órdenes del régimen chiita iraní, ha entrado en conflicto con el grupo terrorista sunita Estado Islámico (ISIS). Dabirián, de hecho, estaba a cargo de la ofensiva militar en Palmira contra Estado Islámico

Su vinculación como patrocinador del terrorismo y su rol desestabilizador acusado por Estados Unidos, que la designó como organización terrorista, están relacionados a las acciones de la Fuerza Quds, que dirige precisamente las operaciones iraníes en Siria, Irak, Afganistán y el Líbano, entre otros países. En este rol, la Fuerza Quds apoya y entrena a los grupos terroristas Hezbollah en el Líbano, y Hamas y Yihad Islámica en la Franja de Gaza, además de las milicias hutíes en Yemen y a distintos grupos chiitas en Siria y Afganistán.

En desarrollo...

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Aumentó a 145 la cifra de muertos en Irán por coronavirus: la última víctima fue la diputada Fateme Rahbar


MAS NOTICIAS