Foto: REUTERS/Stringer
Foto: REUTERS/Stringer

Autoridades médicas de Perú anunciaron este lunes la existencia de cuatro posibles casos de coronavirus que, de confirmarse, representarían la llegada de la epidemia al país. Tres de ellos corresponden a ciudadanos chinos provenientes de Wuhan, la ciudad donde se originó el virus y donde se han producido la mayoría de las 82 muertes. Asimismo, en Alemania se confirmó el primer caso.

La ministra de Salud de Perú, Elizabeth Hinostroza, informó durante una actividad pública que los pacientes sospechosos de haber sido contagiado por el coronavirus están bajo supervisión médica en el Hospital Casimiro Ulloa, ubicado en el distrito limeño de Miraflores. “Presentan infección respiratoria leve. Tenemos que destacar que no tienen un cuadro clínico de infección grave como es lo que se presenta en los casos de coronavirus”, explicó.

En Sudamérica hay otro posible caso en Ecuador -también de un ciudadano chino- mientras que Brasil ya ha descartado seis casos, el último de ellos este mismo lunes. Fuera de China se han registrado ocho casos positivos en Tailandia (de los que cinco ya fueron dados de alta), cinco en Estados Unidos y Australia y cuatro en cada uno de los siguientes países: Singapur, Malasia, Taiwán, Francia y Japón (uno curado). Tres en Corea del Sur, dos en Vietnam, dos en Canadá y uno en Nepal.

Por su parte, Alemania ha registrado en la región de Baviera (sur) el primer caso confirmado. “Un hombre de la región de Starnberg está infectado con el nuevo coronavirus” y “ha sido puesto bajo vigilancia médica y en régimen de aislamiento”, anunció un portavoz del ministerio en un comunicado.

Además de los muertos, China ha confirmado al menos 2.744 infectados en su territorio y el primer fallecimiento en Beijing. Autoridades de la capital prohibieron también los viajes de buses de larga distancia desde y hacia la capital y decidió prolongar tres días las vacaciones del Año Nuevo chino, que debían terminar el 30 de enero, para “limitar el movimiento de la población” en estos días feriados, en los que millones de chinos viajan para reunirse con sus familias.

Soldados con máscaras patrullan la plata Tiananmen, en Beijing. Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins
Soldados con máscaras patrullan la plata Tiananmen, en Beijing. Foto: REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

Autoridades chinas se mostraron confiadas en su capacidad de derrotar al virus. “Mientras tengamos una confianza firme, trabajemos juntos -prevención científica y tratamientos- con políticas precisas, seremos, con seguridad, capaces de ganar la batalla”, dijo el presidente Xi Jinping. No obstante, el jefe de Estado calificó la situación de “grave”.

Las autoridades chinas decretaron toda una serie de restricciones a la movilidad en el conjunto del territorio para tratar de frenar la propagación de la epidemia. Wuhan, de 11 millones de habitantes, quedó cerrada a cal y canto el jueves. La mayoría de los comercios están cerrados y se prohíbe la circulación de vehículos no esenciales.

Donald Trump afirmó este lunes que el gobierno estadounidense ha ofrecido a China y al presidente Xi Jinping “cualquier ayuda que sea necesaria” para contener el coronavirus, que continúa expandiéndose con rapidez. Sin embargo, ante el aparente silencio de sus homólogos, el director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EEUU, Anthony Fauci, criticó la reticencia a permitir que expertos de otros países viajen hacia China.

“Realmente necesitamos saber cuáles son las bases científicas en las que se basan para decir que el virus puede ser contagiado por alguien que no muestre sintomas”, Fauci le dijo al Washington Post. “Eso cambiaría las circunstancias completamente y nos fue informado mediante un comunicado. Deberíamos haber visto la información”, agregó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), por su parte, elevó el riesgo del virus a nivel mundial. Ahora está calificado como “alto”. Investigadores de Hong Kong, en tanto, estimaron que la cifra de casos positivos podría superar los 59.000 y la de muertes 1.500. Además, indicaron que el número de contagios podría duplicarse cada seis días, por lo que consideraron que los gobiernos deben tomar medidas “draconianas” para limitar los desplazamientos de la población y detener la propagación de la epidemia.

Más sobre este tema: