Por qué Irán no aclarará la tragedia del accidente aéreo: una sombría ironía y las teorías conspirativas

El régimen iraní no parece muy comprometido en conocer la verdad sobre la caída del vuelo 752 de Ukraine International Airlines. Ayer, Justine Trudeau, premier canadiense, acusó a Teherán de haberlo derribado con un misil

Los restos del avión de Ukraine International Airlines que se estrelló después de despegar del aeropuerto Imam Jomeini de Irán, tras ser alcanzado por un misil iraní (Reuters)
Los restos del avión de Ukraine International Airlines que se estrelló después de despegar del aeropuerto Imam Jomeini de Irán, tras ser alcanzado por un misil iraní (Reuters)

La cultura de la teoría reflexiva de la conspiración que se extiende en la República Islámica de Irán a veces puede atrapar a sus propios funcionarios. En respuesta a los informes de que el vuelo 752 de Ukraine International Airlines fue derribado por un misil iraní, el jefe de la organización de aviación civil iraní protestó porque esto estaba fuera de discusión, ya que los sistemas de defensa aérea de su país eran demasiado sofisticados para cometer tal error.

Este es exactamente el tipo de razonamiento absurdo presente en la narrativa del régimen iraní de su tragedia de aviación civil más famosa antes de esta semana: el derribo en 1988 del vuelo aéreo 655 de Irán por un buque de guerra estadounidense, el USS Vincennes, que confundió la aeronave con un avión de combate iraní F-14. Las 290 vidas a bordo fallecieron. Visto a través de la lente paranoica de la República Islámica, el peor accidente en la historia de la Marina de los Estados Unidos no fue un accidente en absoluto, porque, seguramente, los sistemas de radar estadounidenses eran demasiado sofisticados para cometer tal error.

Hace pocos días, después del ataque con aviones no tripulados de los Estados Unidos que mató a Qassem Soleimani, el presidente Hassan Rouhani recurrió sombríamente a la tragedia del vuelo 655 mientras respondía a la afirmación del presidente Donald Trump de que, en caso de un ataque iraní, los Estados Unidos tenían 52 objetivos contra los que podía tomar represalias.

Los que se refieren al número 52 también deben recordar el número 290”, tuiteó el líder iraní, junto con el hashtag #IR655. Rouhani agregó: “Nunca amenacen a la nación iraní”.

Dicho tuit no ha madurado favorablemente.

Por desgracia, podría ser demasiado esperar que el régimen iraní reconozca que las horribles tragedias pueden ocurrir y ocurren en la niebla de la guerra, mucho menos para tratar de despejar el miasma, principalmente de su propia creación, que envuelve gran parte de Medio Oriente.

La tragedia del vuelo 655 fue una de las razones por las que el ayatola Ruhollah Khomeini decidió, meses después del evento, aceptar que Irán estaba en una posición desesperada en su guerra con Irak y acordar poner fin al conflicto de ocho años. Irán ya estaba recibiendo golpes de las fuerzas de Saddam Hussein y Khomeini estaba preocupado de que los Estados Unidos se involucrara directamente o equipara a Irak con armas aún más sofisticadas.

Bajo su sucesor como líder supremo, Ali Khamenei, la República Islámica sigue amenazando con “una venganza más dura” ahora por medio de Soleimani. Los domesticados terroristas y milicias de Teherán en toda la región afirman estar planeando su propia represalia. Esto se calcula para espesar la niebla, no importa que pueda conducir una tragedia mayor.

Simultáneamente, el régimen está decidido a confundir los hechos en torno al trágico final del vuelo 752. Si bien afirma que agradece la asistencia internacional en las investigaciones, parece estar involucrado en un encubrimiento frenético. Un equipo de CBS que visitó el sitio esta mañana descubrió que los restos del avión habían sido eliminados en gran parte, mientras los chatarreros recogían todo lo que quedaba. No hubo seguridad, ningún esfuerzo para acordonar la escena y ninguna señal de ningún investigador iraní.

Esto hace que las afirmaciones del régimen sobre los registradores de vuelo del avión parezcan altamente sospechosas. Después de negarse inicialmente a entregar la “caja negra” a Boeing Co., el fabricante del avión, Teherán ahora dice que se dañó en el accidente, pero que tiene la intención de descargar los registros.

El hecho que los funcionarios iraníes no puedan mantener sus historias claras deja poco margen de optimismo de que permitirán que los hechos de los últimos minutos del vuelo 752 salgan a la luz. Un funcionario sugirió que la investigación llevaría un año, posiblemente dos. Esto debería darle al régimen suficiente tiempo para preparar teorías de conspiración más elaboradas.

(C) Bloomberg.-

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

Infografía: así funciona el sistema de misiles iraní Tor-M1 que derribó al avión ucraniano en Teherán

Irán negó haber derribado el avión y el presidente ucraniano pidió compartir las pruebas sobre la teoría del misil

Las imágenes del momento en el que el misil lanzado por Irán derribó al avión ucraniano

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos