FILE PHOTO: Iran's Supreme Leader Ayatollah Ali Khamenei speaks during Friday prayers in Tehran September 14, 2007. REUTERS/Morteza Nikoubazl/File Photo/File Photo
FILE PHOTO: Iran's Supreme Leader Ayatollah Ali Khamenei speaks during Friday prayers in Tehran September 14, 2007. REUTERS/Morteza Nikoubazl/File Photo/File Photo

Después de días de protestas en todo Irán el mes pasado, el líder supremo Alí Khamenei parecía impaciente. Reuniendo a sus altos funcionarios de seguridad y de gobierno, emitió una orden: hagan lo que sea necesario para detenerlos.

Esa orden, confirmada por tres fuentes cercanas al círculo íntimo del líder supremo y un cuarto funcionario, puso en marcha la más sangrienta represión contra los manifestantes desde la Revolución Islámica en 1979.

Unas 1.500 personas murieron durante menos de dos semanas de disturbios que empezaron el 15 de noviembre. El número de víctimas, proporcionado a Reuters por tres funcionarios del ministerio del interior iraní, incluía al menos 17 adolescentes y unas 400 mujeres, así como algunos miembros de las fuerzas de seguridad y la policía.

El número de víctimas, 1.500, es significativamente mayor que las cifras de los grupos internacionales de derechos humanos y de Estados Unidos. Según un informe del 16 de diciembre de Amnistía Internacional, el número de víctimas mortales fue de al menos 304. El Departamento de Estado de Estados Unidos, en una declaración a Reuters, dijo que estima que muchos cientos de iraníes fueron asesinados, y ha visto informes de que el número podría ser más de 1.000.

Las cifras proporcionadas a Reuters, dijeron dos de los funcionarios iraníes que las proporcionaron, se basan en información recogida de las fuerzas de seguridad, morgues, hospitales y oficinas del forense.

La oficina del portavoz del gobierno se negó a comentar si las órdenes procedían de Khamenei y sobre la reunión del 17 de noviembre. La misión de Irán ante las Naciones Unidas no respondió a la solicitud de comentarios para esta historia.

Lo que comenzó como protestas dispersas por un sorpresivo aumento en el precio de la gasolina se extendió rápidamente a uno de los mayores desafíos para los gobernantes clericales de Irán desde la Revolución Islámica de 1979.

Para el 17 de noviembre, el segundo día, los disturbios habían llegado a la capital, Teherán, y la gente pedía que se pusiera fin a la República Islámica y la caída de sus líderes. Los manifestantes quemaron fotos de Khamenei y pidieron el regreso de Reza Pahlavi, el hijo exiliado del derrocado sha de Irán, según los videos publicados en los medios sociales y los testigos presenciales.

Manifestantes en Teherán (AFP)
Manifestantes en Teherán (AFP)

Esa noche, en su residencia oficial en un recinto fortificado en el centro de Teherán, Khamenei se reunió con altos funcionarios, incluidos los ayudantes de seguridad, el presidente Hassan Rouhani y miembros de su gabinete.

En la reunión, descrita a Reuters por las tres fuentes cercanas a su círculo íntimo, el líder de 80 años, que tiene la última palabra sobre todos los asuntos de estado en el país, levantó su voz y expresó críticas sobre el manejo de los disturbios. También se enfureció por la quema de su imagen y la destrucción de una estatua del difunto fundador de la república, el ayatolá Ruhollah Jomeini.

La República Islámica está en peligro. Haga lo que sea necesario para ponerle fin. Tienen mi orden”, dijo el líder supremo al grupo, según una de las fuentes.

Khamenei dijo que haría responsables a los funcionarios reunidos de las consecuencias de las protestas si no las detenían inmediatamente. Los que asistieron a la reunión estuvieron de acuerdo en que los manifestantes tenían como objetivo derribar el régimen. “Los enemigos querían derrocar a la República Islámica y se necesitaba una reacción inmediata”, dijo una de las fuentes.

El cuarto funcionario, que fue informado sobre la reunión del 17 de noviembre, añadió que Khamenei dejó claro que las manifestaciones requerían una respuesta enérgica.

“Nuestro Imán sólo responde a Dios”, dijo el funcionario, refiriéndose a Khamenei. “Él se preocupa por el pueblo y la Revolución. Fue muy firme y dijo que esos alborotadores deben ser aplastados”.

Hassan Rouhani, el Ayatollah Khamenei y el canciller Mohamad Zarif
Hassan Rouhani, el Ayatollah Khamenei y el canciller Mohamad Zarif

Los gobernantes clericales de Teherán han culpado a “matones” vinculados a los oponentes del régimen en el exilio y a los principales enemigos extranjeros del país, a saber, Estados Unidos, Israel y Arabia Saudita, de provocar disturbios. Khamenei ha descrito los disturbios como el trabajo de una “conspiración muy peligrosa”.

Un reportaje del 3 de diciembre en la televisión estatal de Irán confirmó que las fuerzas de seguridad habían disparado mortalmente a los ciudadanos, diciendo que “algunos alborotadores murieron en los enfrentamientos”. Irán no ha dado ninguna cifra oficial de muertos y ha rechazado las cifras como “especulativas”.

“El objetivo de nuestros enemigos era poner en peligro la existencia de la República Islámica encendiendo los disturbios en Irán”, dijo el comandante en jefe del Cuerpo de Guardias Revolucionarios de élite, Hossein Salami, el mes pasado, según los medios de comunicación iraníes.

La Guardia Revolucionaria se negó a hacer comentarios para este informe.

El ministro del interior de Irán dijo el 27 de noviembre que más de 140 sitios del gobierno habían sido incendiados junto con cientos de bancos y docenas de gasolineras, mientras que 50 bases utilizadas por las fuerzas de seguridad también fueron atacadas, de acuerdo con los comentarios reportados por la agencia de noticias estatal de Irán, IRNA. El ministro dijo que hasta 200.000 personas participaron en los disturbios en todo el país.

“OLOR A DISPAROS Y HUMO”

Durante décadas, el Irán islámico ha tratado de expandir su influencia en todo el Medio Oriente, desde Siria hasta Irak y el Líbano, invirtiendo el capital político y económico de Teherán y respaldando a las milicias. Pero ahora se enfrenta a la presión en casa y en el extranjero.

En los últimos meses, desde las calles de Bagdad hasta Beirut, los manifestantes han expresado su ira contra Teherán, quemando su bandera y coreando consignas contra el régimen iraní. En casa, la lucha diaria para llegar a fin de mes ha empeorado desde que Estados Unidos volvió a imponer sanciones después de retirarse el año pasado del acuerdo nuclear que Irán negoció con las potencias mundiales en 2015.

Las protestas estallaron después de que el 15 de noviembre se anunciara en los medios de comunicación estatales que los precios del gas aumentarían hasta un 200% y que los ingresos se utilizarían para ayudar a las familias necesitadas.

En cuestión de horas, cientos de personas se volcaron a las calles en lugares como la ciudad nororiental de Mashhad, la provincia sudoriental de Kerman y la provincia sudoccidental de Khuzestan, en la frontera con Irak, según los medios estatales. Esa noche, un residente de la ciudad de Ahvaz en Khuzestan describió la escena por teléfono a Reuters.

“La policía antidisturbios está desplegada y bloqueando las calles principales”, dijo la fuente. " Escuché disparos". Luego surgieron videos en los medios sociales y en la televisión estatal que mostraban imágenes de los enfrentamientos en Ahvaz y en otros lugares entre los ciudadanos y las fuerzas de seguridad.

Las protestas llegaron a más de 100 ciudades y pueblos y se volvieron políticas. Los jóvenes y la clase obrera exigieron a los líderes religiosos que renunciaran a sus cargos. En muchas ciudades sonó un cántico similar: “Viven como reyes, la gente se empobrece”, según los videos de los medios sociales y los testigos.

Para el 18 de noviembre en Teherán, la policía antidisturbios parecía estar disparando al azar contra los manifestantes en la calle “con el olor de los disparos y el humo por todas partes”, dijo una residente de Teherán a la que se llegó por teléfono. La gente se caía y gritaba, añadió, mientras que otros se refugiaban en casas y tiendas.

Un banco incendiado en las protestas, en Teherán
Un banco incendiado en las protestas, en Teherán

La madre de un joven de 16 años describió que sostenía su cuerpo, empapado en sangre, después de que le dispararan durante las protestas en una ciudad del oeste de Irán el 19 de noviembre. Hablando en condición de anonimato, describió la escena en una entrevista telefónica.

“Escuché a la gente decir: ‘Le disparan, le disparan’”, dijo la madre. “Corrí hacia la multitud y vi a mi hijo, pero le dispararon en la mitad de la cabeza”. Dijo que instó a su hijo, cuyo nombre de pila era Amirhossein, a que no se uniera a las protestas, pero no le escuchó.

Las autoridades iraníes desplegaron la fuerza letal a un ritmo mucho más rápido desde el principio que en otras protestas de los últimos años, según los activistas y los detalles revelados por las autoridades. En 2009, cuando millones de personas protestaron contra la controvertida reelección del presidente de línea dura Mahmud Ahmadineyad, se calcula que murieron 72 personas. Y cuando Irán se enfrentó a las olas de protestas por las dificultades económicas en 2017 y 2018, el número de muertos fue de unas 20 personas, según las autoridades.

Khamenei, que ha gobernado Irán durante tres décadas, recurrió a sus fuerzas de élite para aplacar los recientes disturbios: la Guardia Revolucionaria y su afiliada milicia religiosa Basij.

Un miembro de alto rango de la Guardia Revolucionaria en la provincia occidental de Kermanshah dijo que el gobernador provincial dio instrucciones en una reunión de emergencia a altas horas de la noche en su oficina el 18 de noviembre.

Guardia Revolucionaria iraní
Guardia Revolucionaria iraní

Teníamos órdenes de los altos funcionarios de Teherán de poner fin a las protestas”, dijo el miembro de la Guardia, relatando la charla del gobernador. “No más misericordia. Su objetivo es derrocar a la República Islámica. Pero los erradicaremos”. La oficina del gobernador se negó a hacer comentarios.

Mientras las fuerzas de seguridad se desplegaban por todo el país, los asesores de seguridad informaron a Khamenei sobre la magnitud de los disturbios, según las tres fuentes que conocían las conversaciones en su complejo.

El ministro del interior presentó el número de bajas y arrestos. El ministro de inteligencia y el jefe de los Guardias Revolucionarios se centraron en el papel de los grupos de oposición. Cuando se le preguntó sobre el papel del ministro del Interior y de Inteligencia en la reunión, la oficina del portavoz del gobierno se negó a hacer comentarios.

Khamenei, dijeron las tres fuentes, estaba especialmente preocupado por la ira en los pequeños pueblos de la clase trabajadora, cuyos votantes de bajos ingresos han sido un pilar de apoyo para la República Islámica. Sus votos contarán en las elecciones parlamentarias de febrero, una prueba de fuego de la popularidad de los gobernantes clericales desde que el presidente de Estados Unidos Donald Trump salió del acuerdo nuclear de Irán - un paso que ha llevado a un colapso del 80% en las exportaciones de petróleo de Irán desde el año pasado.

Exprimida por las sanciones, Khamenei tiene pocos recursos para hacer frente a la alta inflación y el desempleo. De acuerdo con las cifras oficiales, la tasa de desempleo es de alrededor del 12,5% en general. Pero es aproximadamente el doble para millones de jóvenes iraníes, que acusan al establecimiento de una mala gestión económica y de corrupción. Khamenei y otros funcionarios han pedido al poder judicial que intensifique su lucha contra la corrupción.

“SANGRE EN LAS CALLES”

Las autoridades de cuatro provincias dijeron que el mensaje era claro: si no se erradican los disturbios, la gente se animará a protestar en el futuro.

Un funcionario local en Karaj, una ciudad de clase trabajadora cercana a la capital, dijo que había órdenes de usar la fuerza que fuera necesaria para poner fin a las protestas de inmediato. “Las órdenes vinieron de Teherán”, dijo, hablando con la condición de mantener el anonimato. “Empújenlos de vuelta a sus casas, incluso disparándoles”. Los funcionarios del gobierno local se negaron a hacer comentarios.

Los residentes de Karaj dijeron que fueron atacados desde los techos por la Guardia Revolucionaria y la policía en motocicletas que blandían ametralladoras. “Había sangre por todas partes. Sangre en las calles”, dijo un residente por teléfono. Reuters no pudo verificar independientemente ese testimonio.

En el condado de Mahshahr, en la provincia estratégicamente importante de Khuzestan, en el suroeste de Irán, los Guardias Revolucionarios en vehículos blindados y tanques trataron de contener las manifestaciones. La televisión estatal dijo que las fuerzas de seguridad abrieron fuego contra los “alborotadores” que se escondían en los pantanos. Los grupos de derechos humanos dijeron que creen que Mahshahr tuvo una de las más altas tasas de mortalidad de protestas en Irán, basándose en lo que escucharon de los locales.

Al día siguiente, cuando fuimos allí, la zona estaba llena de cuerpos de manifestantes, principalmente jóvenes. Los guardias no nos dejaron llevar los cuerpos”, dijo el funcionario local, estimando que “docenas” fueron asesinados.

El Departamento de Estado ha dicho que ha recibido videos de la Guardia Revolucionaria abriendo fuego sin advertencia contra los manifestantes en Mahshahr. Y que cuando los manifestantes huyeron a los pantanos cercanos, los Guardias los persiguieron y los rodearon con ametralladoras montadas en camiones, rociando a los manifestantes con balas y matando a por lo menos 100 iraníes.

Las autoridades iraníes disputan esa afirmación: han dicho que las fuerzas de seguridad en Mahshahr se enfrentaron a “alborotadores” a quienes describieron como una amenaza a la seguridad de los complejos petroquímicos y a una ruta energética clave que, si se hubiera bloqueado, habría creado una crisis en el país.

Un funcionario de seguridad le dijo a Reuters que los informes sobre Mahshahr son “exagerados y no son verdaderos” y que las fuerzas de seguridad estaban defendiendo “a la gente y a las instalaciones energéticas del país en la ciudad del sabotaje de los enemigos y los alborotadores”.

En Isfahan, una antigua ciudad de dos millones de habitantes en el centro de Irán, el voto del gobierno de ayudar a las familias de bajos ingresos con el dinero recaudado por el aumento de los precios de la gasolina no tranquilizó a personas como Behzad Ebrahimi. Dijo que su sobrino de 21 años, Arshad Ebrahimi, fue asesinado durante la represión.

“Inicialmente se negaron a entregarnos el cuerpo y querían que lo enterráramos junto con otros muertos en las protestas”, dijo Ebrahimi. “Eventualmente lo enterramos nosotros mismos, pero bajo la fuerte presencia de las fuerzas de seguridad”. Aunque Reuters no pudo obtener comentarios del gobernador, los activistas de derechos humanos confirmaron los hechos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: