La Justicia de Arabia Saudita condenó a muerte a cinco personas por el asesinato de Jamal Khashoggi

La fiscalía confirmó que otras tres personas también fueron sentenciadas por el brutal crimen del periodista, perpetrado en el consulado de Estambul en octubre de 2018. Sin embargo, el principal asesor del príncipe Mohamed bin Salman no recibió pena alguna

Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado árabe en Estambul en 2018 (Reuters/ File Photo)
Jamal Khashoggi fue asesinado en el consulado árabe en Estambul en 2018 (Reuters/ File Photo)

La Justicia de Arabia Saudita condenó a muerte a cinco personas por el asesinato de Jamal Khashoggi y dictó penas de cárcel a otros involucrados, pero no sentenció al principal colaborador del príncipe Mohammed bin Salman, considerado cerebro del crimen contra el periodista.

El fiscal general saudita, Saud al Muagab, indicó en una rueda de prensa que en total son 8 los condenados que “participaron directamente en el asesinato” (de 11 investigados), realizado el 2 de octubre de 2018. Todas las condenas son apelables.

La fiscalía también confirmó que Saud al-Qahtani, ex asesor del príncipe heredero y supervisor del escuadrón asesino, fue investigado por su participación, pero no fue declarado culpable y no purgará una sentencia. El funcionario fue sancionado por el Departamento de Estado.

La Justicia también dejó libre al general Ahmed al Assiri, alto funcionario de inteligencia, y al cónsul general de Estambul, Mohammed al Otaibi, diplomático que salió de Estambul horas después de la desaparición del periodista, antes de que los oficiales investiguen su residencia. Su voz se escucha en los audios previos a la asfixia del periodista.

(Reuters)
(Reuters)

El juicio transcurrió en severo secreto, pese a las presiones internacionales para que se haga justicia por el crimen. Según el tribunal, no hubo un plan previo de asesinato, en línea con la postura oficial de la monarquía saudita. “Concluimos que el crimen de Khashoggi no fue premeditado”, dijo el fiscal en su comunicado.

Riad ha admitido el homicidio, pero no ha aclarado qué ocurrió con el cadáver. La Fiscalía turca ha declarado tener pruebas de que Khashoggi fue asfixiado y su cuerpo, después, descuartizado, para hacerlo desaparecer, pero no ha dado con una pista que permita localizar los restos.

Khashoggi, un periodista crítico moderado con el Gobierno saudita y columnista del diario Washington Post, fue asesinado el 2 de octubre de 2018 en el consulado saudita de Estambul, en un crimen escabroso que mereció el repudio internacional e hizo derrumbarse la imagen pública de Arabia Saudita.

Pese a que Naciones Unidas y el Senado de los Estados Unidos responsabilizaron directamente a Mohamed bin Salman por el crimen, el hombre fuerte del reino no ha sido procesado.

MÁS SOBRE ESTE TEMA:

“Tráiganme la cabeza del perro”: cómo la ejecución de Jamal Khashoggi fue dirigida vía Skype por un asesor cercano al príncipe Salman

MAS NOTICIAS