La investigación analizó feeds de Instagram para comparar selfies y fotos tomadas por terceros (Shutterstock)
La investigación analizó feeds de Instagram para comparar selfies y fotos tomadas por terceros (Shutterstock)

Menos agradables, más inseguros, menos exitosos: así se percibe a las personas que publican selfies en las redes sociales, en comparación con los que prefieren las fotos que les toman otros, a los que se considera menos solitarios y más abiertos a nuevas experiencias. Esas son las conclusiones de un estudio de la Universidad del Estado de Washington (WSU) que analizó las fotos en Instagram en relación con la personalidad y los atributos que asocian a ella quienes las miran.

"El consenso fue ampliamente negativo para quienes publicaban más selfies", destacó el trabajo que presentó la Revista de Investigación sobre Personalidad, una publicación académica. Los investigadores establecieron que, incluso cuando los feeds eran similares (por ejemplo, sobre viajes) los participantes tuvieron peores opiniones sobre los que mostraban selfies, en particular las que se centraban en la apariencia.

A pesar de que hay gente que hasta muere en el intento de la selfie perfecta, los usuarios de las redes no parecen valorar el esfuerzo (Reuters/ Arnd Wiegmann)
A pesar de que hay gente que hasta muere en el intento de la selfie perfecta, los usuarios de las redes no parecen valorar el esfuerzo (Reuters/ Arnd Wiegmann)

El trabajo, en el que también participaron las universidades de Denver y de Mississippi del Sur, se realizó en dos fases: la primera contó con 30 estudiantes que completaron encuestas y permitieron la codificación de sus publicaciones en Instagram, de las que se hicieron capturas de pantalla. La segunda fase incluyó a otros 119 estudiantes (que no se conocían con los primeros, ni físicamente ni en las redes) que expresaron cómo percibían a los primeros a partir de esas capturas.

"Aquellos que publicaron más selfies fueron evaluados más negativamente: por ejemplo, como más solitarios y menos exitosos", sintetizaron las conclusiones del estudio. Al contrario, los que preferían que sus fotos las tomaran otras personas causaban un impacto positivo: se los veía como dueños de una autoestima mayor y como más abiertos, más confiables y más exitosos.

Christopher Barry, profesor de psicología en WSU y autor principal del estudio que comparó la percepción de selfies y fotos tomadas por terceros (WSU)
Christopher Barry, profesor de psicología en WSU y autor principal del estudio que comparó la percepción de selfies y fotos tomadas por terceros (WSU)

Chris Barry, profesor de psicología de WSU y autor principal del trabajo, contó al sitio de WSU que hace cinco años comenzó a estudiar los posibles vínculos entre la personalidad de alguien y su actividad en Instagram. "Es posible que las publicaciones en las redes sociales sean más relevantes para entender cómo otros perciben la personalidad de alguien que lo que ellos verbalizan", sintetizó el estudio del que fue autor principal.

Sobre las selfies, señaló Barry, la idea más aceptada era que la gente que se sacaba muchas era probablemente narcisista. Al tratar de comprobar esa suerte de teoría popular, sin embargo, no lo logró: los encuestados del primer grupo no presentaban rasgos de personalidad particularmente narcisistas.

(iStock)
(iStock)

"Como no encontramos nada, pensamos que si bien las publicaciones en las redes sociales no son indicadoras de la personalidad de quien las hace, otra gente podría creerlo", agregó. "Así decidimos diseñar otro estudio para investigar". Y ahora ha publicado sus resultados.

Para los investigadores no queda claro, sin embargo, por qué predomina esa percepción negativa de quien publica selfies. Una posibilidad es que las fotos tomadas por terceros parecen más naturales, más similares a lo que cualquiera vería en persona. Pero Barry continuará trabajando en lo único que parece una pista comprobada: "Ciertas señales visuales, con independencia del contexto, causan una respuesta positiva o negativa en las redes".

(iStock)
(iStock)

El estudio reveló que las selfies basadas en la apariencia, como las que se toman frente al espejo, son particularmente negativas. "Si bien los hallazgos de este estudio son una pequeña pieza en un rompecabezas más grande, puede ser importante tenerlo en cuenta antes de hacer la próxima publicación".

MÁS SOBRE ESTE TEMA: