Tanques turcos M60 preparándose en 2018 para una ofensiva en Siria (AFP)
Tanques turcos M60 preparándose en 2018 para una ofensiva en Siria (AFP)

Una eventual ofensiva de Turquía contra los kurdos sirios en el noreste de Siria es "inaceptable" para Estados Unidos, que impedirá cualquier "incursión unilateral" turca, declaró este martes en Tokio el nuevo secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper.

En respuesta, el presidente turco Recep Erdogan  aseguró este martes que "si Dios quiere, el proceso que empezamos [con dos operaciones precedentes en Siria] entrará en una nueva fase muy pronto".

Turquía está negociando con Estados Unidos la eventual creación de una "zona de seguridad" en las zonas controladas por los estadounidenses en el norte de Siria con el objetivo de separar la frontera turca de determinadas posiciones kurdas.

En los últimos días Turquía afirmó varias veces que si las propuestas estadounidenses no eran "satisfactorias" lanzaría una operación en Siria para poner en marcha esa "zona de seguridad" de forma unilateral.

Mark Esper, nuevo secretario de Defensa de Estados Unidos (Reuters)
Mark Esper, nuevo secretario de Defensa de Estados Unidos (Reuters)

"Consideramos que cualquier acción unilateral de su parte sería inaceptable", advirtió Esper en el avión que lo llevaba a Tokio, la tercera parada de su gira internacional, tras haber visitado Australia y Nueva Zelanda.

"Lo que intentamos hacer es lograr con ellos un acuerdo que responda a sus inquietudes", agregó el jefe del Pentágono.

Turquía volvió a pedir a Estados Unidos el lunes que deje de apoyar a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una coalición de combatientes kurdoárabes que lucharon junto a los occidentales contra los yihadistas del grupo Estado Islámico (ISIS, en inglés) en Siria.

"Esperamos que Estados Unidos responda positivamente a nuestro llamado de cesar su cooperación" con los kurdos sirios, declaró el ministro turco de Relaciones Exteriores, Mevlut Cavusoglu.

El presidente turco Tayyip Erdogan (Reuters)
El presidente turco Tayyip Erdogan (Reuters)

El domingo, el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, había amenazado ya con lanzar una ofensiva contra las posiciones de las Unidades de Protección del Pueblo (YPG, componente kurda de las FDS) al este del Éufrates.

Turquía considera a las YPG como un "grupo terrorista" que pone en riesgo su seguridad nacional.

"No tenemos ninguna intención de abandonar" a las FDS, aseguró Esper. "Lo que haremos, será impedir las incursiones unilaterales, que serían contrarias a los intereses que compartimos [Estados Unidos, Turquía y las FDS] en lo que respecta al norte de Siria", afirmó.

Un tanque turco Leopard 2 en la ciuda de Afrin, norte de Siria, durante las operaciones en 2018 (REUTERS/Khalil Ashawi)
Un tanque turco Leopard 2 en la ciuda de Afrin, norte de Siria, durante las operaciones en 2018 (REUTERS/Khalil Ashawi)

Asimismo, Esper indicó que las negociaciones entre Washington y Ankara para la implantación de la "zona de seguridad" continuaban, y que se había "avanzado en algunos puntos, los más importantes".

Este martes Erdogan volvió a la carga al asegurar que "si hoy no hacemos lo necesario, nos veremos obligados a hacerlo mañana, pagando un precio más alto", agregó en una rueda de prensa retransmitida en televisión.

"Secar el pantano del terrorismo que se encuentra en el norte de Siria es nuestra principal prioridad", insistió Erdogan. "Mientras no hayan desaparecido [las zonas controladas por las YPG], Turquía no se sentirá en seguridad", añadió.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: