El turismo sanitario ha sido bien aprovechado por Turquía
El turismo sanitario ha sido bien aprovechado por Turquía

La calvicie no tiene cura y se estima que cinco de cada 10 hombres entre 20 y 30 años de edad la padecen. Es así que muchas personas recurren a los injertos capilares, cuyo éxito es tal que en Turquía ofrecen viajes y noches de hotel incluidos para los pacientes, todo por entre 2.000 y 3.000 euros (entre USD 2.200 y 3.300).

Es que Turquía ha sabido explotar ese mercado en los últimos años al grado de convertirse en el destino de unas 400.000 personas al año, que buscan ahí una solución a sus problemas capilares.

Es así que el turismo sanitario le ha dado grandes dividendos a este país que divide su territorio entre Asia -en su gran mayoría- y Europa. Apenas hace dos años, el Ministerio de Sanidad explicó que el objetivo era convertir a Turquía en el tercer mayor destino del turismo médico a nivel mundial en 2023. Sin embargo, de acuerdo con datos del Consejo para la Promoción del Turismo de Salud, ya lo logró el año pasado.

En cuanto a ingresos se refiere, Turquía se situó en tercer lugar, solo detrás de Estados Unidos y Alemania. En cuanto a número de pacientes, ya se encuentra en quinto lugar.

"Si te aventuras a realizarte el injerto en Turquía, podrás ahorrar considerablemente, ya que allí este tipo de tratamientos son hasta tres veces más baratos que en España", dice un testimonio en el texto titulado "Injerto capilar en Turquía con técnica FUE: os cuento mi propia experiencia", publicado en foros españoles.

"Había leído que en Turquía los injertos de pelo son mucho más baratos que en España, pero quería saber si existían diferencias en cuanto a la calidad del tratamiento. Tras mucho investigar, no encontré ninguna evidencia de que los injertos capilares sean mejores en España que en Turquía", continúa el texto.

Esta nación cuya capital es la ciudad de Ankara, posee un sistema público y gratuito de salud que ha mejorado tanto en su atención como en sus instalaciones en los últimos años. 

La alopecia ataca a cinco de cada 10 hombres de entre 20 y 30 años (Foto: archivo)
La alopecia ataca a cinco de cada 10 hombres de entre 20 y 30 años (Foto: archivo)

El turismo sanitario fue visto por el gobierno turco como una oportunidad única y fue así que comenzó a ofrecer subvenciones y ayudas para que las cadenas de hospitales privados pudieran acaparar a posibles pacientes en el exterior. 

Según los datos del Consejo para la Promoción del Turismo de Salud, el 32% de quienes acuden a Turquía lo hacen para recibir tratamientos contra el cáncer, 19% acuden para recibir una cirugía estética y el resto para una variada lista de intervenciones como odontológicas y oculares.

Es que Turquía subvenciona el Turismo de Salud, haciendo que el 40% de los costes queden financiados por el estado.

"La mayoría de las clínicas turcas funcionan mediante agencias en nuestro país que les gestionan lo necesario sobre sus pacientes: hotel, vuelo, desplazamientos, traductor, etcétera. Es el caso de la Clínica del Dr. Emrah Cinik, situada en Estambul".

Se obtienen folículos de la nuca para colocarlos en la parte afectada (Foto: archivo)
Se obtienen folículos de la nuca para colocarlos en la parte afectada (Foto: archivo)

Según cálculos del Organismo de Relaciones Económicas Exteriores de Turquía (DEIK), en 2018, medio millón de extranjeros viajaron a ese país para someterse a una operación de cirugía estética, y de ellos, más de 400.000 acudieron a hacerse un injerto capilar.

Esta cirugía es una intervención relativamente sencilla que tarda entre seis y ocho horas. El paciente es previamente sometido a una anestesia local y se procede a la operación.

Mediante micromotores se extraen los folículos, entre 3.000 y 4.000, de la parte trasera del cuero cabelludo -la única zona de la cabeza que no se ve afectada por esta enfermedad- y luego los enfermeros los clasifican en bandejas esterilizadas para injertar uno a uno.

"Los especialistas, que fueron muy profesionales contestando a todas mis dudas, les dije que quería que el resultado fuera lo más natural posible y el Dr. Cinik me contestó que harían algo que se acoplase a mi edad, sin que quedase muy agresivo. Meses después puedo afirmar que estoy muy contento con el resultado".

Esta creciente demanda ha permitido a Turquía incrementar la especialización e invertir en tecnología cada vez más moderna, por lo que cada vez ofrecen más y mejores opciones para los pacientes con alopecia androgenética.