Los restos de del auto de la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia tras su asesinato el 16 de octubre de 2017. (REUTERS/Darrin Zammit Lupi)
Los restos de del auto de la periodista maltesa Daphne Caruana Galizia tras su asesinato el 16 de octubre de 2017. (REUTERS/Darrin Zammit Lupi)

Los tres acusados de haber asesinato a la periodista de investigación maltesa Daphne Caruana Galizia el 16 de octubre de 2017 con una bomba en su coche irán a juicio, informaron hoy los medios del país.

Según el diario "Malta Today", el fiscal general, Peter Grech, comunicó la orden de acusación a los tres detenidos, Vincent Muscat y los hermanos Alfred y George Degiorgio, lo que según las leyes maltesas supone afrontar un juicio.

La acusación se produce días antes de la fecha límite prevista por la ley (20 meses) para quedar en libertad bajo fianza si no se inicia un proceso.

A los tres se les acusa de construir, colocar y detonar la bomba que hizo estallar el automóvil de Caruana Galizia en Bidnija.

Lo que nunca se ha dado de conocer son los motivos por los que los acusados presuntamente asesinaron a la periodista.

La periodista de investigación Daphne Caruana Galizia en una foto de 2011 (REUTERS/Darrin Zammit Lupi)
La periodista de investigación Daphne Caruana Galizia en una foto de 2011 (REUTERS/Darrin Zammit Lupi)

Durante los interrogatorios, también les imputaron los delitos de tenencia ilícita de armas y de material para fabricar bombas, pero siempre se han declararon inocentes.

Los tres detenidos ya tenían antecedentes. Vincent Muscat protagonizó un tiroteo en 2014 y fue acusado de participar en el fallido robo de una sucursal del banco HSBC en 2010 y de intentar asesinar a un policía.

Además, las huellas dactilares de Alfred Degiorgio fueron halladas en objetos empleados en el robo de un furgón blindado y su hermano George fue acusado en el pasado de tenencia de armas de fuego y narcotráfico, según explicaron los medios en los meses pasados.

La periodista investigaba la relación de la clase política maltesa, incluido el primer ministro, Joseph Muscat, y su esposa, con los Papeles de Panamá y otros casos de corrupción.

Su asesinato conmocionó a la opinión pública maltesa y sorprendió al mundo, dado que se produjo en un Estado europeo, y el primer ministro pidió la colaboración de sus socios internacionales al creer que el crimen "llegaba fuera de Malta".

Los investigadores seguían varias pistas sobre los presuntos ejecutores del atentado, que podría estar presumiblemente vinculado con algunas de las causas en las que Caruana Galizia ahondaba en sus indagaciones.

Tales como la presencia en la isla de clanes mafiosos italianos, de guerrilleros libios o de sujetos pertenecientes a las redes de trata de inmigrantes en el Mediterráneo central, entre otros.

En la investigación, los agentes malteses fueron asistidos por cuerpos extranjeros como el estadounidense Buró Federal de Investigaciones (FBI) o la Oficina Europea de Policía (Europol).

(Con información de EFE)