Un hilo musical acompaña la vida en Madrid las 24 horas de cada día. Por la mañana, alquilas un coche eléctrico para ir al trabajo y es probable que la radio esté sintonizada en una emisora de reggaetón. Por la tarde, vas a una tienda de ropa para comprar un regalo y por los altavoces suena reggaetón. Si por la noche te quieres relajar en algún bar y tomar una cerveza, oh sorpresa, el DJ estará pinchando reggaetón.

Ke Buena se anticipó en la capital de España a esta explosión musical que ha conectado a la comunidad migrante latina con los gustos musicales de los jóvenes locales. Esta emisora fundada hace ocho años por el Grupo Prisa (dueño del periódico El País, la Cadena SER o el diario económico Cinco Días) creció en el último registro oficial de audiencia de 2019 un 11% hasta llegar a los 80.000 oyentes diarios, entre ellos, no solo colombianos, dominicanos o venezolanos que viven en Madrid, sino también muchos españoles entre los 15 y los 30 años.

"Fuimos pioneros en España. No digo que sin nosotros el reggaetón no hubiera tenido éxito, era algo imparable, pero fuimos uno de los canales por los que se dio a conocer y en eso seguimos. Hace poco este sonido no era tan conocido para el público español".

Quien habla es la dominicana Nallely Capellán (La Vega, 1987), una de las voces latinas más conocidas de las ondas radiofónicas en España. Es la estrella de Ke Buena y cada tarde (de 5 a 9 p. m.) selecciona éxitos de Don Omar, Luis Fonsi, Ozuna, Maluma, Karol G, Farruko, Yandel, Daddy Yankee… "Nuestra marca es el reggaetón y el electro latino y, a partir de ahí, es una coctelera donde puede sonar algo de vallenato, merengue o bachata, pero siempre comercial, para atraer a la audiencia española", explica a Infobae.

Ke Buena emite sin descanso: por la mañana arranca la programación con el locutor español Sergio Labrador, y por la noche dejan espacios pregrabados con música. Entre la 1 y las 4 p. m. se convierte en una ventana por la que los colombianos que viven en Madrid se asoman a lo que está pasando en su país: la emisora cede su espacio al programa matutino de Julio Sánchez Cristo en La W.

Nallely Capellán,  estrella de la radio latina Ke Buena
Nallely Capellán,  estrella de la radio latina Ke Buena

Nallely llegó a España con 23 años y dio sus primeros pasos en Corazón Tropical, la primera emisora que empezó a pinchar música latina en España, en el aire desde 2003. Su tono cálido, su espontaneidad en directo y ese sello personal (el lema de la presentadora es "besitos de chocolate") le han permitido estar hoy en el centro de un mercado que aspira a crecer mucho en poco tiempo.

"Aunque por el momento solo tenemos una antena para la Comunidad de Madrid, el objetivo es que sigamos creciendo a otras ciudades de España, esto es una moda increíble".

No exagera: los datos de la emisora en streaming y el movimiento que generan en redes sociales crecen sin parar. Y, aunque resulte raro, apenas existen muchas otras emisoras especializadas en el país pese a que en 2018 los artistas más escuchados en España en la plataforma Spotify (quizá el mejor indicador de las audiencias en la música hoy día) fueron tres reggaetoneros latinos: los puertorriqueños Ozuna y Bad Bunny y el colombiano J Balvin.

Esta explosión de la música latina en España ha favorecido la integración de la población migrante, según cree Carles Feixa, catedrático de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona. "El reggaetón es un esperanto musical que ha destrozado las barreras entre los jóvenes, sin importar la clase social, el origen y la orientación sexual", dice este investigador que ha dedicado su carrera al estudio de las culturas juveniles.

Él ha sido testigo del cambio de percepción de una música que hace no tanto cargaba con el estigma de estar vinculado a las pandillas criminales de origen latino en España (Ñetas, Latin Kings) y desde hace unos años suena tanto en las discotecas de moda de los pijos (gente de clase alta) como en las calles de los barrios latinos y en los parques de cualquier ciudad española.

"Los jóvenes han absorbido esta influencia como algo normal", comenta.
"El reggaetón ha conseguido unirnos, en todos lados se escucha y se baila", dice Nallely Capellán, quien coincide con Feixa en que hace unos pocos años era un género que estaba mal visto. "¿Quién iba a decir que iba a existir una emisora importante de reggaetón en España? Por suerte ya ha cambiado eso de que latinos y españoles no se mezclan. Hemos logrado la aceptación a través de la música".

Corazón Tropical: "Éramos los reyes en Madrid"

Ismael García (Santo Domingo, 1962) nos cita en el estudio de Corazón Tropical, en Carabanchel, un barrio obrero del sur de Madrid. El recibidor parece un escaparate de los 16 años de historia de esta emisora. Las estatuillas con reconocimientos, como el Premio Lucrecia, por su apoyo a la inmigración latina en Madrid se mezclan con fotos de él junto con artistas como Segundo Rosero, Raulín Rodríguez, Marco Antonio Solís, Eddy Herrera y Frank Reyes, que han visitado la radio.

"Hubo una época en que éramos los reyes de los latinos en la Comunidad de Madrid. Llegamos a tener una audiencia de decenas de miles de oyentes. Cuando nacimos en 2003 no había otra emisora que se dirigiera a esta comunidad, solo existía una evangélica, la 95.5. Entonces llenábamos eventos con más de 10.000 invitados, y hacíamos grabaciones en vivo en colegios de barrios latinos", dice a Infobae.

El dominicano Ismael García, director de la radio Corazon Tropical, en la oficina de la emisora, en Madrid
El dominicano Ismael García, director de la radio Corazon Tropical, en la oficina de la emisora, en Madrid

El director de Corazón Tropical llegó a España en el 91, durante la oleada masiva de migración latina, cuando el país se preparaba para acoger la Exposición Universal de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona, ambas celebradas en 1992. "Mi hermano tocaba en una orquesta de bachata y me vine con él, por la situación complicada de la economía en República Dominicana. ¿Y yo en qué puedo trabajar aquí?, pensé".

Nunca había hecho radio antes, pero buscó financiación y montó la emisora. "Faltaba una voz que representara a la comunidad latina en España", dice. Su primer estudio de grabación estaba en Ciudad Lineal, uno de los barrios con más presencia de migrantes latinos en Madrid, junto a otros, como Tetuán, Villaverde, Puente de Vallecas, Legazpi y Usera. Desde hace seis años tienen este apartamento en Carabanchel habilitado para grabar.

Por aquí han pasado tantos locutores que Ismael ya ni se acuerda del número. "Van y vienen, ahorita debemos ser unos 20. Además de dominicanos, hay peruanos, ecuatorianos y hasta algún venezolano: cada vez son más los que llegan a Madrid huyendo de la crisis en su país".

Más que una emisora, Corazón Tropical se ha convertido en una escuela y en un espacio de reunión. Están en contacto con restaurantes y discotecas latinos, y en sus noticieros tratan de ayudar a sus compatriotas con asesoría legal o noticias sobre la actualidad de sus países de origen. "Solo contamos cosas buenas, al contrario que los medios españoles, que siempre se fijan en las desgracias cuando hablan de Latinoamérica".

Nos invita a entrar a la cabina de grabación, y allí está Chicho Junior, un joven peruano que lleva seis años en la radio y contesta las llamadas de la audiencia mientras sube canciones de merengue, salsa y bachata. "El sello de la radio es la música dominicana, pero cada locutor aprovecha para dar a conocer los ritmos tradicionales de su patria de origen", dice el director, quien reconoce que no han podido resistirse a la moda del reggaetón. "Es algo inevitable, aunque intentamos no poner las canciones que hablen de violencia o incluyan malas palabras".

El locutor peruano Chicho Junior en el estudio de grabacion en Madrid de radio Corazón Tropical
El locutor peruano Chicho Junior en el estudio de grabacion en Madrid de radio Corazón Tropical

"Nuestras audiencias se han reducido mucho, si antes éramos los reyes, ahora hay que compartir el reinado. Lo bonito es que por aquí han pasado todos: Nallely Capellán, quien ahora triunfa en la Ke Buena, ha sido una de las que vinieron de la última generación. Somos historia de la radio latina, los primeros que nos atrevimos a abrir una emisora y poner esta música en Madrid".

La población migrante latina en Madrid supera en 2019 las 200.000 personas. Las diez nacionalidades más representadas son la venezolana, colombiana, ecuatoriana, peruana, paraguaya, hondureña, dominicana, boliviana, brasileña y cubana. Ismael ha visto cómo estas comunidades han comenzado a organizarse y a montar sus propias radios. Si en Madrid existen otras emisoras especializadas en música latina, como La Suegra FM, igual sucede en otras ciudades de España, donde ha habido focos importantes de migración desde Latinoamérica, como Barcelona, Valencia, Zaragoza o Murcia. Una de las más populares es Loca Latino, con 160.000 oyentes diarios, desde las Islas Canarias, y especializada en música urbana y reggaetón.

"Hay gente latina muy buena haciendo radio en España. Son grandes profesionales que llegaron acá y no les dejaron entrar en la radio española por su acento, igual que me sucedió a mí a finales del siglo pasado. Estas emisoras han servido no solo para la integración, sino para dar a conocer estos ritmos. Antes un español no sabía distinguir una salsa de un merengue, ahora incluso bailan mejor que uno, porque empezaron a juntarse con chicas y chicos dominicanos, colombianos o venezolanos. Eso es algo positivo", concluye el director de Corazón Tropical.