Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos (AFP)
Mike Pompeo, secretario de Estado de los Estados Unidos (AFP)

El secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, denunció el miércoles la "hipocresía vergonzosa" de China por su tratamiento de las minorías musulmanas en Xinjiang, luego de reunirse con un ex prisionero uguir detenido por Beijing en esta región en el este del país.

"China debe liberar a todos aquellos detenidos arbitrariamente y poner fin a la represión", dijo Pompeo en un tuit.

"El mundo no puede darse el lujo de aceptar la hipocresía vergonzosa de China hacia los musulmanes. Por un lado, China abusa de más de un millón de musulmanes dentro de sus fronteras, pero por el otro protege a grupos terroristas islámicos violentos de las sanciones de la ONU", expresó.

Pompeo hacía referencia a lo esfuerzos de China en las Naciones Unidas para prevenir que el extremista Masood Azhar, originario de Pakistán, un aliado de Beijing, entre en una lista negra de entidades terroristas del organismo internacional.

Azhar es el líder del grupo terrorista Jaish-e-Mohammed, el cual se atribuyó recientemente el ataque contra un convoy policial indio en Cachemira que dejó un saldo de 42 muertos y provocó un breve conflicto entre India y Pakistán.

Pompeo se reunió el martes con Mihrigul Tursun, miembro de la minoría uighur y activista que ha hablado públicamente en Estados Unidos sobre la tortura generalizada que sufren en las prisiones chinas.

Mike Pompeo se reunió con la activista uigur Mihrigul Tursun, detenida por China
Mike Pompeo se reunió con la activista uigur Mihrigul Tursun, detenida por China

Tursun contó que fue separada de sus hijos y detenida en una pequeña celda junto a otras 60 mujeres, donde sufrió descargas eléctricas y golpizas durante los interrogatorios.

El secretario de Estado también se reunió con otros tres uigures cuyos familiares están en China junto a cerca de un millón de miembros de la minoría actualmente detenidos por las autoridades en campo de adoctrinamiento, según ha reportado la ONU.

De acuerdo al departamento de Estado que dirige Pompeo, "ciertamente" varios cientos de miles de uigures han sido detenidos.

Uno de los centros de detención chinos en Xinjiang (AP)
Uno de los centros de detención chinos en Xinjiang (AP)

"Estamos trabajando para convencer a los chinos que estas prácticas son horrorosas y deben terminar", dijo Pompeo.

Además de las detenciones forzosas, se ha reportado también que China ha confiscado copias del Corán de manos de los uigures y que los han forzado a tomar alcohol y comer puerco, ambos prohibidos por el islam que profesan.

"Es uno de lo problemas más serios de violación de Derechos Humanos en el mundo en la actualidad", dijo Michael Kozak, oficial del Departamento de Estado encargado de preparar un informe de situación sobre la detención de uigures en China.

Fuertes controles y la presencia constante del estado chino en Xinjiang (AP)
Fuertes controles y la presencia constante del estado chino en Xinjiang (AP)

Beijing por su parte niega las detenciones masivas, alegando que sus centros de entrenamiento educativo son parte de una iniciativa contra el extremismo islámico en la región de Xinjiang, región con una fuerte presencia de uigures.

En respuesta el portavoz del ministerio de Exteriores de China, Geng Shuang, señaló este jueves en conferencia de prensa que los comentarios de Pompeo son "extremadamente absurdos y una grosera interferencia en lo asuntos internos de China", de acuerdo a la agencia AFP.

"Actualmente la situación general en la sociedad de Xinjiang es estable, y todos los grupos étnicos conviven armoniosamente", señaló. "Urgimos a Estados Unido a respetar los hechos y terminar con las calumnias maliciosas y las acusaciones in fundamento contra China", agregó Geng.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: