Masood Azhar, líder del grupo terrorista JeM (Aamir QURESHI / AFP)
Masood Azhar, líder del grupo terrorista JeM (Aamir QURESHI / AFP)

Mientras la mirada del mundo recién empezaba a levantarse de los puentes y la ayuda humanitaria en Venezuela y se preparaba entonces para escuchar los resultados de la esperada, y decepcionante, cumbre entre Donald Trump y Kim Jong-un, una escalada entre dos potencias nucleares pareció salirse de control y desvió toda la atención hacia la amenaza de una guerra devastadora.

La Fuerza Aérea de la India lanzó un bombardeo sobre un presunto campo de entrenamiento de un grupo terrorista en Pakistán, y motivó una incursión de represalia de los aviones paquistaníes y numerosos enfrentamientos sobre la Línea de Control, frontera de facto entre ambos países en la disputada Cachemira, por la que ya han peleado tres guerras en los últimos 70 años.

Fueron derribados un Mig-21 indio y un F-16 paquistaní, y aún no es posible saber exactamente cuántas tropas y civiles resultaron muertos y heridos en tierra en una escalada que sólo pareció calmarse por un hecho aparentemente fortuito: el piloto indio pudo eyectarse, fue capturado por los soldados de Islamabad y luego el premier paquistaní Imran Khan anunció su liberación como "gesto de paz".

India y Pakistán son viejos enemigos, trenzados en un conflicto milenario y una disputa territorial en Cachemira que se convirtió en una cuestión de seguridad global cuando ambos países obtuvieron bombas nucleares en 1974 y 1998, respectivamente.

Tropas de Pakistán custpodian los restos de un Mig-21 indio derribado durante la escalada de esta semana (Photo by STR / AFP)
Tropas de Pakistán custpodian los restos de un Mig-21 indio derribado durante la escalada de esta semana (Photo by STR / AFP)

Pero la crisis desatada el martes con el operativo indio en Balakot, el primer ataque aéreo entre una potencia nuclear sobre otra potencia nuclear de la historia, parece tener otras causas más cercanas además del amplio contexto histórico.

El campamento bombardeado pertenecía, según Nueva Delhi, al grupo terrorista paquistaní Jais-e-Mohammad (JeM), el cual se atribuyó el reciente atentado terrorista en Pulwama y al que la India acusa de estar apoyado por Pakistán.

El ataque se produjo el 14 de febrero y dejó un saldo de al menos 41 muertos y 35 heridos luego de que un terrorista suicida hiciera explotar su vehículo junto a un convoy del ejército indio. Fue el peor de las últimas décacadas en la convulsionada Cachemira.

De esta manera, Nueva Delhi argumentó que la operación del martes estuvo orientada a eliminar esta amenaza terrorista y promueve además que el líder del grupo, Masood Azhar, sea declarado terrorista global por el Consejo de Seguridad de la ONU (UNSC).

Azhad era ya un reconocido terrorista paquistaní cuando creó el grupo en 2000 (Aamir QURESHI / AFP)
Azhad era ya un reconocido terrorista paquistaní cuando creó el grupo en 2000 (Aamir QURESHI / AFP)

Al respecto Estados Unidos, Reino Unido y Francia tomaron la propuesta y la presentaron este jueves en el organismo internacional, según reportó la agencia Reuters. Si tienen éxito Azhar estará sujeto a un embargo de armas, un veto global para viajar y el congelamiento de sus activos.

El JeM (cuyas siglas significan "El Ejército de Mahoma") fue creado en el año 2000 por Azhar, un conocido terrorista vinculado a Al Qaeda y los talibanes que fue liberado de prisión en 1999 en un intercambio por la vida de 155 pasajeros de un vuelo de Indian Airlines secuestrado en Afganistán, según relata un perfil del grupo publicado por el UNSC.

El grupo fue creado con el objetivo de unificar Cachemira con Pakistán, por lo que comparte el mismo interés nacional que Islamabad y de ahí en parte surgen las acusaciones indias de una supuesta cooperación, a pesar de que Pakistán se convirtió en un aliado de Estados Unidos en la llamada "Guerra contra el Terrorismo" que a partir de 2001 tuvo su centro en el vecino Afganistán.

Además de este costado insurgente nacionalista, el grupo sunita del movimiento Deobandi intenta implementar la ley islámica, o sharia, presente en algunas porciones del código penal de Pakistán, de acuerdo al proyecto de mapeo de organizaciones militantes de la Universidad de Stanford. De tal manera ha declarado su yihad contra Estados Unidos y se compromete a expulsar a los hindúes y miembros de otras religiones del territorio.

Osama bin Laden, líder de Al Qaeda, tuvo un rol importante en la creación del JeM (AP)
Osama bin Laden, líder de Al Qaeda, tuvo un rol importante en la creación del JeM (AP)

Su primer atentado tuvo lugar en el año 2000, cuando un atacante suicida se hizo explotar por fuera de un cuartel general del ejército indio en Badami Bagh.  Murió una persona y hubo siete heridos, en el que suele considerarse como el primer ataque kamikaze en el país.

En sus inicios obtuvo entrenamiento y fondos tanto de los talibanes en Afganistán como de Al Qaeda, especialmente debido a la relación entre Azhar y Osama bin Laden, muerto en un operativo de Estados Unidos en Abbottabad en 2011.

Además, la India cree que específicamente los Inter-Servicios de Inteligencia de Pakistán (ISI) también son una fuente de apoyo. Además, el JeM mantiene dos organizaciones, Al-Akhtar Trust International y  Alkhair Trust, registradas en Pakistán como humanitarias y a través de las cuales recibe donaciones.

Aunque es difícil estimar su cantidad de miembros, un último informe del Departamento de Estado de Estados Unidos señala que podría contar con varios cientos de terroristas en sus filas.

El ataque en Pulwama fue el peor ocurrido en Cachemira en las últimas décadas (Reuters)
El ataque en Pulwama fue el peor ocurrido en Cachemira en las últimas décadas (Reuters)

En el año 2001 las Naciones Unidas, Estados Unidos y la India incluyeron a JeM en su lista de organizaciones terroristas. Aunque en el caso de la ONU aún no se ha designado como terrorista global a su líder.

El gobierno de Pakistán también designó a JeM como terrorista, pero en el año 2002.

El grupo suele dirigir sus ataques hacia las fuerzas de seguridad de la India y a políticos indios y paquistaníes, y es raro que realice matanzas indiscriminadas de civiles como otras organizaciones terroristas.

Estos ataques solían tener una escala limitada y se hacían utilizando armas cortas y explosivos de bajo poder para intentar matar a unos pocos policías, soldados o políticos. Por tanto la violencia del ataque en Pulwama, con más de 40 muertos y 35 heridos, fue inesperada para el JeM y provocó, también, una reacción inesperada de la India cuyas repercusiones aun están del todo claras.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: