Una persona murió y decenas resultaron heridas en los actos de violencia registrados en el estado de Kerala, en el sur de India, después de que dos mujeres entraran en un templo hindú desafiando a los más tradicionalistas, mientras que varias localidades se declararon en huelga general y se registran múltiples ataques contra la policía y la prensa.

Los enfrentamientos estallaron después tras conocerse el ingreso de las activistas, que lograron entrar a escondidas y bajo protección policial al santuario hindú de Sabarimala, adonde las mujeres de entre 10 y 50 años (las consideradas en edad de menstruar) estaban vetadas. En tanto, las autoridades del templo realizaron un "rito de purificación".

La Corte Suprema retiró esta prohibición, mantenida durante décadas, el pasado septiembre. Desde entonces, muchas activistas habían intentado ingresar al templo, pero no les resultó posible por la resistencia de miles de devotos, hombres y mujeres, que lo consideran un ataque a la tradición.

Bindu Ammini, de 42, y Kanaka Durga, 44, son escoltadas por la policía tras ingresar al templo (Reuters)
Bindu Ammini, de 42, y Kanaka Durga, 44, son escoltadas por la policía tras ingresar al templo (Reuters)

Las manifestaciones que se produjeron en al menos tres distritos del estado causaron la muerte de un militante del partido nacionalista hindú BJP, del primer ministro Narendra Modi, en la localidad de Pandalam, indicó el vocero policial Pramod Kumar. "Sus heridas eran graves y murió la noche del miércoles. Al menos otras 15 personas resultaron heridas en incidentes en todo el estado", señaló Kumar.

Según medios locales, los manifestantes del BJP fueron golpeados por piedras lanzadas desde una oficina local del Partido Comunista, que gobierna en el estado.

Kerala seguía bajo tensión este jueves, y la policía indicó que se habían desplegado efectivos suplementarios en el estado para evitar nuevas escenas de violencia. La policía empleó gases lacrimógenos, granadas paralizantes y cañones de agua para controlar los enfrentamientos entre grupos rivales.

La policía detiene a manifestantes en una protesta por la entrada de mujeres al templo Sabarimala (Reuters)
La policía detiene a manifestantes en una protesta por la entrada de mujeres al templo Sabarimala (Reuters)
Manifestantes del partido de Gobierno protestan contra la entrada de mujeres al templo (AFP)
Manifestantes del partido de Gobierno protestan contra la entrada de mujeres al templo (AFP)

El alto cargo afirmó que hay "un montón de violencia a lo largo del estado" y precisó que su Gobierno tiene la responsabilidad de implementar la decisión del Tribunal Supremo, que en septiembre levantó el veto que impedía entrar a Sabarimala a las mujeres en edad de menstruar.

Además, hasta el momento los manifestantes han destruido siete vehículos policiales y 79 autobuses y han atacado a 39 miembros de las fuerzas de seguridad y de los medios de comunicación, en su mayoría mujeres, detalló en rueda de prensa el jefe de Gobierno de Kerala, Pinarayi Vijayan.

Activistas levantan el puño y juran proteger sus derechos mientras forman un “muro de las mujeres”, que llegó a tener cientos de kilómetros de largo (AP)
Activistas levantan el puño y juran proteger sus derechos mientras forman un “muro de las mujeres”, que llegó a tener cientos de kilómetros de largo (AP)

En unos infrecuentes comentarios sobre el templo Sabarimala, el primer ministro Narendra Modi, que aspira a un segundo mandato en las elecciones previstas este año, se mostró partidario de la prohibición, al considerar que es una cuestión de tradición.

"Hay algunos templos que tienen sus propias tradiciones, a los que no pueden ir los hombres. Y los hombres no van", dijo Modi a medios indios.

Todavía hay varios templos hindúes en India en los que las mujeres no pueden ingresar. La entrada de las mujeres a Sabarimala fue una cuestión tabú durante generaciones.

Las mujeres, en su ingreso al templo (Reuters)
Las mujeres, en su ingreso al templo (Reuters)

La sentencia del máximo órgano judicial llegó el pasado septiembre, tras una petición promovida en 2006 por la Asociación de Jóvenes Abogados india para desafiar la tradición centenaria en contra de las mujeres en edad de menstruar, consideradas impuras.

La decisión desató las protestas de los seguidores del célibe dios Ayyappa, así como de la sección regional del partido BJP de Modi y del histórico Partido del Congreso, que se unieron a los devotos durante las manifestaciones para impedir la ascensión de mujeres.

(Con información de AFP y EFE)

MÁS SOBRE ESTE TEMA: