Jamal Khashoggi y su prometida, Hatice Cengiz, el 2 de octubre pasado, cuando salían del edificio que alquilaban en Estambul camino al consulado de Arabia Saudita (Reuters)
Jamal Khashoggi y su prometida, Hatice Cengiz, el 2 de octubre pasado, cuando salían del edificio que alquilaban en Estambul camino al consulado de Arabia Saudita (Reuters)

Los últimos siete minutos de vida del periodista Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudita en Estambul, Turquía, fueron -como cualquiera podría imaginarse- desesperantes. Esos instantes quedaron registrados en una grabación, de acuerdo con la cadena de noticias qatarí Al Jazeera.

Fueron en esos momentos en los que pueden escucharse las que fueron las últimas palabras del cronista saudí, secuestrado, torturado y asesinado por un grupo de operaciones de 15 agentes enviados desde la península arábiga a Turquía un día antes de la llegada de Khashoggi al consulado el 2 de octubre pasado.

Jamal Khashoggi ingresando al consulado saudí en Estambul. Allí sería torturado, asesinado y desmembrado (Reuters)
Jamal Khashoggi ingresando al consulado saudí en Estambul. Allí sería torturado, asesinado y desmembrado (Reuters)

"Me ahogo, quítame esta bolsa de la cabeza. Soy claustrofóbico", se alcanza a escuchar al periodista saudí, quien había arribado a la sede diplomática para pedir un permiso para poder casarse con su prometida. Jamás pensó que el reino de Arabia Saudita le tenía preparado un interrogatorio forzoso.

Esa bolsa plástica colocada sobre su cabeza fue la que le provocó la muerte.

Ayer, durante un acto en conmemoración de Khashoggi, pudo verse a su novia, Hatice Cengiz, de 38 años, llorando desconsolada. Fue ella quien advirtió a las autoridades sobre la ausencia de su prometido y sobre su desaparición en el consulado saudí. Lo esperó fuera del edificio sin hallar respuesta del personal de seguridad y entonces encendió las alarmas.

Después de repetidas negativas, Arabia Saudita finalmente admitió que el hombre de 59 años había sido asesinado en la misión en una operación "deshonesta". Sin embargo, tardó 17 días en admitir el crimen luego de intentar encubrirlo, de ocultar todas las pruebas a las autoridades turcas y de enviar de regreso al escuadrón de agentes secretos que se encargó del homicidio.

Hatice Cengiz, la prometida del periodista Jamal Khashoggi, durante un acto en tributo a su novio asesinado (Getty)
Hatice Cengiz, la prometida del periodista Jamal Khashoggi, durante un acto en tributo a su novio asesinado (Getty)
Hatice Cengiz no pudo contener las lágrimas durante los discursos en honor a su asesinado prometido (AFP)
Hatice Cengiz no pudo contener las lágrimas durante los discursos en honor a su asesinado prometido (AFP)
(AP)
(AP)

Los asesinos de Khashoggi descuartizaron su cuerpo y se deshicieron de él echándolo por el sistema de desagüe después de haberlo disuelto en ácido, según indicó el diario turco Sabah. El examen de muestras extraídas de las tuberías de la residencia del cónsul saudita en Estambul permitió detectar restos de ácido.

Los investigadores consideran que el cuerpo del editorialista -crítico con el régimen de Riad– fue disuelto en ácido y que una vez obtenida una consistencia suficientemente líquida, los autores del crimen se deshicieron de él arrojándolo al desagüe.

El suelo de la sala del consulado donde Khashoggi fue torturado y finalmente asesinado fue cubierto por plásticos por los sicarios saudíes para trozar el cuerpo del periodista. Tardaron en total 15 minutos en hacerlo y fue dirigido por Salá Al Tubaigi, el jefe del Consejo Científico de Forenses de Arabia Saudita, de acuerdo con Al Jazeera.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: