Los presidentes de las dos Coreas se reunieron en una cumbre histórica el 26 de abril (Reuters)
Los presidentes de las dos Coreas se reunieron en una cumbre histórica el 26 de abril (Reuters)

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, dijo este miércoles que su visita a Pyongyang en septiembre supondrá un "valiente paso" hacia el fin formal de la guerra con su vecino del norte.

Las dos Coreas acordaron a inicios de semana celebrar una tercera reunión entre Moon y el líder norcoreano, Kim Jong-un, el mes que viene, para dar continuación al deshielo diplomático iniciado con su cumbre de abril.

La visita de Moon a la capital norcoreana será la primera de un presidente surcoreano a Pyongyang desde 2007.

Los líderes "darán un valiente paso hacia la declaración del fin de la guerra y un tratado de paz", dijo Moon en una ceremonia con motivo del 73º aniversario de la liberación del régimen colonial japonés.

Kim Jong-un, líder norcoreano; junto a Moon Jae-in, mandatario del Sur (Reuters)
Kim Jong-un, líder norcoreano; junto a Moon Jae-in, mandatario del Sur (Reuters)

La guerra de Corea de entre 1950 y 1953 terminó con un armisticio en lugar de con un tratado de paz, por lo que los dos vecinos siguen técnicamente en guerra.

Declarar el fin de la guerra era uno de los acuerdos alcanzados en la cumbre de abril entre Moon y Kim, pero desde entonces se han hecho pocos avances, ya que Corea del Norte y Estados Unidos están inmersos en un tira y afloja en torno a la desnuclearización del Pyongyang.

China celebró este miércoles el anuncio de la cumbre de septiembre, al considerar que las conversaciones "ayudarán a promover la desnuclearización de la península".

Kim Jong-un junto a Donald Trump (Reuters)
Kim Jong-un junto a Donald Trump (Reuters)

Moon favoreció la celebración de la cumbre entre Kim y el presidente estadounidense, Donald Trump, el junio en Singapur, en la que los dos lideres firmaron un vago acuerdo sobre desnuclearización.

El presidente surcoreano presentó también su visión sobre cooperación económica con el Norte una vez que la península esté desnuclearizada, enfatizando que solo se logrará una verdadera liberación con el fin de la división.

"Aunque la reunificación política aún quede muy lejos, que el Sur y el Norte establezcan la paz, los desplazamientos libres a uno y otro lado y una comunidad económica conjunta será una verdadera liberación para nosotros", añadió.

Con información de AFP

MÁS SOBRE ESTE TEMA: