La escena es dramática. Espeluznante. Muestra cómo soldados de Camerún escoltan a dos mujeres, un bebé y un niño a un lugar apartado del que se encontraba el resto de la tropa. Los vendan, los hacen arrodillar, se alejan y comienzan a ejecutarlos. El pelotón de fusilamiento no falla: todos mueren. Los habían acusado de formar parte del grupo terrorista Boko Haram.

Grupos de defensa de Derechos Humanos, como Amnesty International han denunciado al gobierno central por la brutalidad de las tropas que conduce y ha condenado las ejecuciones sumarias que lleva a cabo su ejército. Paul Biya, presidente camerunés, ordenó abrir una investigación, a pesar de que el vocero del Gobierno, Issa Tchiroma Bakary, dijera más temprano que se trataba de fake news.

El video da vueltas al mundo y se viralizó por redes sociales en pocas horas.

La investigación hecha por analistas de Amnesty International arroja como resultado que se trata de soldados cameruneses. "El análisis exhaustivo de las armas, el diálogo y los uniformes que aparecen en el video, junto con técnicas de verificación digital y testimonios tomados del terreno, sugieren que los autores de las ejecuciones son soldados de Camerún", indicó esa institución en un comunicado.

Amnesty International denunció las ejecuciones sumarias en Camerún por parte del ejército
Amnesty International denunció las ejecuciones sumarias en Camerún por parte del ejército

"La afirmación inicial de las autoridades cameruneses de que este impactante video es falso simplemente no resiste el análisis. Podemos proporcionar evidencia creíble de lo contrario. Dada la gravedad de estos horrendos actos -la matanza fría y calculada de mujeres y niños pequeños- estas negativas apresuradas y desdeñosas arrojan serias dudas sobre si alguna investigación será genuina", dijo Samira Daoud, directora adjunta de la oficina de África Occidental de Amnesty International.

Pese a la evidencia recolectada respecto a la autenticidad del video, no está claro aún el lugar exacto de las ejecuciones sumarias y la fecha en que ocurrió la matanza.

En el video de la masacre puede verse a los soldados portando un Galil o un Zastava M21, además de fusiles estilo Kalashnikov. Esto llamó la atención de los observadores internacionales, que saben que el uso de un Galil o un Zastava M21 muy similar es raro en la zona.

The Small Arms Survey enumera el Galil como algo "ocasional" en el África subsahariana entre los Gobiernos, y como desconocido entre los actores no estatales. La única fuerza en el área que transporta un Galil es un pequeño subconjunto del ejército camerunés.

Los uniformes y las armas coinciden con las que utiliza el Batallón de Intervención Rápida (BIR, por sus siglas en inglés), las fuerzas especiales del Ejército de Camerún.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: