La cabaña de Alfred U. donde aparecieron trozos de su víctima
La cabaña de Alfred U. donde aparecieron trozos de su víctima

Un pescador descubrió el cuerpo de una mujer, sin cabeza ni brazos, en una cabaña a 800 metros de la orilla del Lago Neusiedl, ubicado en la frontera entre Hungría y Austria.

El hombre avisó a la policía y horas después un grupo de agentes halló la cabeza en los alrededores. Pero el avanzado estado de descomposición no permitió confirmar su identidad y los vecinos colaboraron con información para buscar pistas sobre sospechas de que era un caso de canibalismo.

La escalofriante confirmación de un ataque caníbal la proporcionó el dueño de la cabaña, Alfred U. "No soy una mala persona. Solo quería que las mujeres me amaran. Pero no me trataron bien y solo me quedaba comérmela", dijo a la policía este austríaco acusado de descuartizar a la mujer, que finalmente fue identificada como de nacionalidad eslovaca, según informó el diario español ABC.

Las vísceras de la mujer fueron halladas en el freezer de la cabaña ubicada cerca del lago. Y el único detenido no tardó en confesar que es caníbal y que su intención era guardar esa carne para comerla "en una fecha futura".

Medios austríacos publicaron imágenes del interior de la cabaña
Medios austríacos publicaron imágenes del interior de la cabaña

Según su confesión, Alfred U. conoció a la víctima en una estación de tren de Viena -la capital austríaca- y fueron a su casa para tener relaciones sexuales. "Yo le pedí que fuese amable conmigo, para besarme y hacerme cariños, pero ella se negó. Entonces, la agarré por los senos y, de repente, empezó a gritar", declaró el agresor, que asegura que no planeó la situación y que todo sucedió de forma imprevista.

Al verla llorar, el hombre se puso furioso y la estranguló "para conseguir silencio". Luego cortó el cuerpo en el baño con una sierra y tiró varios trozos al lago.

El expediente de Alfred U., residente en Viena, señala que ha pasado 32 de sus 63 años en prisión. En 1984 fue condenado por atacar a un hombre con una barra de hierro, violar a su pareja y arrancarle un pezón con los dientes. Pero en octubre de 2016 fue puesto en libertad después de que dos psiquiatras lo declarasen "inofensivo" y le prescribiesen un tratamiento especial.

En su confesión, el detenido dijo que mató a la mujer en su departamento de Viena a fines de marzo. Desmembró el cuerpo y viajó hasta Burgenland, dónde posee la cabaña junto al lago. Transportó parte del cadáver en un pequeño bote eléctrico e hizo los trozos se hundieran en la profundidad del lago.