Científicos estadounidenses encontraron una explicación a una realidad que Charles Darwin catalogó como “abominable misterio” hace casi 150 años sobre las plantas con flores (Getty Images)
Científicos estadounidenses encontraron una explicación a una realidad que Charles Darwin catalogó como “abominable misterio” hace casi 150 años sobre las plantas con flores (Getty Images)

Según un estudio publicado en la revista especializada Plos Biologyinvestigadores de la Universidad Estatal de San Francisco y la Universidad de Yale determinaron que las plantas con flores tienen células pequeñas en comparación con otros grupos principales de plantas, y que este tamaño es posible gracias a un tamaño del genoma "muy reducido".

"Las plantas con flores son el grupo más importante de plantas en la Tierra y ahora finalmente sabemos por qué han tenido tanto éxito", señalaron los autores, Kevin Simonin y Adam Roddy, en su estudio.

Durante 200 años, los científicos han especulado sobre la diversidad y éxito de las plantas con flores, que son la base de nuestro sistema alimentario y alimento de la diversidad animal que vemos hoy
Durante 200 años, los científicos han especulado sobre la diversidad y éxito de las plantas con flores, que son la base de nuestro sistema alimentario y alimento de la diversidad animal que vemos hoy

Tras comparar cientos de especies, Simonin y Roddy demostraron que las altas tasas de fotosíntesis de las plantas con flores están directamente relacionadas con el tamaño de su genoma.

Debido a que cada célula debe contener una copia del genoma de la planta, los genomas más pequeños permiten que las células sean a su vez más pequeñas, dando la posibilidad de que exista una cantidad más grande.

Además, descubrieron que al reducir el tamaño de cada célula, el suministro de agua y nutrientes puede ser "más eficiente".

Por otro lado, los investigadores concluyeron que la reducción del tamaño del genoma comenzó hace unos 140 millones de años y coincidió con la expansión de las primeras plantas con flores en todo el mundo.

Esta innovación anatómica ha permitido a este tipo de plantas crecer más rápido y competir con helechos y coníferas, que habían dominado los ecosistemas durante cientos de millones de años.

(Con información de EFE)

LEA MÁS: