El bitcoin fue una de las palabras más escuchadas de 2017. El espectacular crecimiento de la cotización de la criptomoneda traspasó las conversaciones de los más avezados en el mundo de las finanzas para popularizarse como un activo en el que invierten millones de personas en el mundo y que lentamente comienza a popularizarse como medio de pago.

Pero el bitcoin es apenas una de las más de mil criptomonedas que existen en el mundo y, aunque pueda sorprender, el crecimiento de su cotización durante el año pasado no llegó a ubicarla en el top 10 de las que más crecieron.

En el primer lugar se ubicó Ripple, que durante 2017 creció más del 36.000%, cerrando el año a 2,21 dólares por unidad. Lo siguieron NEM, Ardor, Stellar, Dash y Ethereum, también con alzas siderales.

El bitcoin, con un 1.318% de suba anual, se ubicó apenas en el puesto 14° entre las criptomonedas del año.

LEA MÁS: