Abu Bakr al-Baghdadi, Vladimir Putin, Bashar al Assad
Abu Bakr al-Baghdadi, Vladimir Putin, Bashar al Assad

La filtración de documentos de uno de los bancos más investigados y polémicos reveló las conexiones entre un millonario fondo vinculado al Kremlin y los programas de armas químicas del régimen sirio, así como con los negocios petroleros del Estado Islámico.

Los archivos, publicados en una investigación de Buzzfeed News, pertenecen al banco FBME, que opera en Chipre, pero cuya administración está en Tanzania. La entidad era conocida como un punto ideal para clientes que buscaban esconder su dinero, a través de varias capas que oculten su identidad, y sus dueños, los libaneses Fadi y Farid Saab, dos hermanos con nexos de larga data con clientes rusos, especialmente a partir de los años 90, cuando la caída de la Unión Soviética y la venta de activos estatales dio pie a una nueva oligarquía de magnates.

El FBME estaba en la mira de la Red de Control de Delitos Financieros (FinCEN, en inglés), órgano del Tesoro estadounidense, que lo calificó en el 2014 como una preocupación por actividades de lavado de dinero (y este año lo excluyó del sistema bancario).

También en el 2014, el Tesoro sancionó a Issa al Zeydi, un sirio ruso dueño de la empresa Balec Ventures, acusado de administrar el Centro de Estudios e Investigación Científica de Siria, la firma que maneja el programa de armas químicas del régimen de Bashar al Assad.

La cuenta de Balec en el FBME recibió y transfirió más de USD 500 millones durante casi una década entre cuentas vínculadas al Kremlin, según muestra un documento de auditoría, también revelado por Buzzfeed. Los hermanos Saab indicaron que las actividades de Siria no pasaban por su banco, pero los archivos filtrados muestran que la compañía era el punto de entrada a una serie de cuentas vinculadas a ciudadanos sirios y rusos, varios de ellos con la misma dirección.

Imágenes del ataque químico de abril pasado en Siria, que la ONU atribuyó al regimen de Al Assad
Imágenes del ataque químico de abril pasado en Siria, que la ONU atribuyó al regimen de Al Assad

Balec, además, firmó contratos en el 2013 y 2014 con la firma Hesco, cuyo dueño ha sido sancionado por Estados Unidos acusado de ser el intermediario de la compra de petróleo del régimen de Al Assad al Estado Islámico.

Las nuevas evidencias también revelaron que el FBME operó fondos de Vladimir Smirnov, sospechoso de haber lavado dinero para la mafia en los años 90, así como de Mikhail Prokhorov, un político del establishment de Moscú que llegó a ser candidato a la presidencia, aunque acusado de ser un títere de Vladimir Putin para dar la falsa impresión de oposición a su gobierno.

También, los archivos apuntan que Maribo, una empresa fantasma de la red de fondos investigada, transfirió más de USD 33 millones al ministro de Finanzas para acordar una deuda del régimen sirio en el 2010.

El banco tomó tal relevancia que cuando el Banco Central de Chipre intervino parte de sus activos, el canciller Sergei Lavrov manifestó su preocupación personalmente al gobierno chipriota, según muestran los archivos.

A través de un comunicado, FBME desmintió las acusaciones y negó tener vínculos con oficiales del Kremlin, allegados a Putin o miembros de la mafia rusa. No obstante, los documentos filtrados revelan la vasta red organizada para el movimiento de fondos y dinero ilícito en secreto.

LEA MÁS: