Las fuerzas de seguridad israelíes han sido movilizadas y reforzadas en Jerusalén y Cisjordania ante la convocatoria de protestas palestinas para este viernes, día sagrado musulmán, en rechazo a la decisión del presidente estadounidense Donald Trump de reconocer a Jerusalén como capital de Israel. Dos personas murieron y hay más de trescientos heridos por los enfrentamientos.

En un momento las autoridades se retractaron y dejaron la cifra de víctimas fatales en uno. Sin embargo, pocas horas después confirmaron la segunda muerte: un comunicado del vocero del ministerio de Salud, Ashraf al Qudra, anunció el fallecimiento de "Maher Atalá, de 54 años, en el norte de la Franja de Gaza, que resultó herido en choques por la tarde".

La primera víctima palestina murió cerca de la frontera con Israel, también este viernes.

La Policía israelí confirmó el refuerzo y despliegue de unidades en Jerusalén, especialmente en torno a la Ciudad Vieja donde se encuentra la Explanada de las Mezquitas y donde acudieron decenas de miles de palestinos a rezar este mediodía.

"No hay ninguna limitación especial ni restricciones de entrada (al templo sagrado)", confirmó a la agencia de noticias EFE el portavoz policial, Micky Rosendfeld, una medida que se ha tomado en anteriores convocatorias como parte de la seguridad.

(Reuters)
(Reuters)
(AFP)
(AFP)
(Reuters)
(Reuters)

La zona Este ocupada de Jerusalén, donde está la ciudad amurallada, amaneció este viernes con relativa normalidad tras la jornada de huelga del jueves con los comercios abiertos y mayor trasiego de visitantes y residentes.

El Ejercito israelí reforzó desde el jueves las fuerzas de defensa y de inteligencia en Cisjordania, con el envío de batallones, ante la previsión de manifestaciones y, según la emisora de radio Kan, "las unidades de entrenamiento recibieron instrucciones para estar preparadas por si fuera necesario enviar refuerzos".

(Reuters)
(Reuters)

Ayer se produjeron los primeros enfrentamientos entre palestinos en Cisjordania que se acercaron a los puestos militares israelíes, ante lo que el Ejército respondió con amplio material antidisturbios que dejó decenas de heridos.

(AFP)
(AFP)
(Reuters)
(Reuters)

Cientos de palestinos resultaron heridos en enfrentamientos con las fuerzas de seguridad en Jerusalén Este, Gaza y Cisjordania, la mayoría en este último, según el Ministerio de Sanidad.

De estas, 69 fueron heridos de bala y 271 heridos por balas recauchutadas, a los que se sumaron otros 726 atendidos por inhalación de gases lacrimógenos y 22 por golpes o impactos de las latas que contienen los gases.

Cerca de 170 de los heridos lo fueron en Gaza, la mayoría por munición real, mientras que el resto fueron mayoritariamente en distintas localidades de Cisjordania.

Cuatro de los heridos, todos ellos en la Franja, se encuentran en situación de extrema gravedad.

El movimiento islamista Hamás llamó a iniciar una tercera intifada y las facciones palestinas han pedido participar en el llamado "Día de la Ira" para mostrar el rechazo al anuncio de Trump.

Con información de EFE

LEA MÁS: