El partido ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD) abrió este sábado su congreso federal en Hannover, protegido por un fuerte cordón policial y entre protestas de manifestantes izquierdistas contra esa formación política.

El objetivo principal del congreso de la AfD, que concluirá este domingo, es definir una cúpula y la línea del partido, dividido entre una corriente más moderada y la claramente radical. Se trata del primer encuentro a escala federal de la AfD desde las elecciones generales del pasado 24 de septiembre, en las que obtuvo el 12,6% y logró el acceso al Bundestag (Parlamento federal), por primera vez en un partido de ese espectro desde los años 50, y se erigió además en tercera fuerza a escala federal.

Avalados por estos resultados, cerca de 600 delegados se reúnen en la ciudad de Hanóver para designar a su nueva cúpula y dotarse de una hoja de ruta política hacia su objetivo de convertirse en la principal formación opositora al partido de Angela Merkel.

Delegados votan durante el congreso de la AfD (Reuters)
Delegados votan durante el congreso de la AfD (Reuters)

Las fuerzas de seguridad hicieron uso de cañones de agua para dispersar a los grupos de jóvenes que pretendían bloquear los accesos al Centro de Congresos, mientras que en distintos puntos de esa zona de la ciudad se produjeron enfrentamientos entre el operativo antidisturbios y grupos de manifestantes.

Al menos dos agentes resultaron heridos, aunque no de gravedad, mientras que un manifestante sufrió heridas tras intentar encadenarse a un pilón metálico y ser retirado por la policía.

Policías dispersan a los manifestantes (Reuters)
Policías dispersan a los manifestantes (Reuters)
“Detengan a la AfD. No nazis en el Parlamento”
“Detengan a la AfD. No nazis en el Parlamento”

Desde hace dos meses, la AfD se deleita con las dificultades de la canciller, cuyo partido ganó las elecciones pero con un resultado históricamente bajo y que ahora complica la formación de una mayoría para gobernar.

Sin embargo, al día siguiente de los comicios, la formación se vio sacudida por la decisión de su copresidenta y rostro más mediático, Frauke Petry, de dejar el grupo parlamentario y también el partido, en desacuerdo con la línea radical adoptada por esa formación.

Su hasta entonces compañero en la presidencia, Jörg Meuthen, se someterá a su reelección, mientras que la única candidatura hasta ahora anunciada para la copresidencia vacante es la del ex oficial del Ejército y líder del partido en Berlín, Georg Pazderski.

Partidarios del partido ultraderechista participan de la convención
Partidarios del partido ultraderechista participan de la convención

No se descarta una candidatura de última hora de Alexander Gauland, militante de la Unión Cristianodemócrata (CDU) hasta 2013, cuando dejó el partido de la canciller Angela Merkel para unirse a la AfD, por entonces un partido esencialmente euroescéptico.

Además del pulso entre las corrientes de la formación, se espera que el congreso aborde el proceso de expulsión iniciado contra el líder en el "Land" de Turingia Björn Höcke, captador del voto neonazi y considerado por sus moderados un riesgo para la formación.

La AfD, fundada en 2013 como aglutinante del voto euroescéptico, viró su discurso hacia la abierta xenofobia en medio de la crisis migratoria de 2015 y la llegada de refugiados a Alemania -el país ha acogido desde entonces 1,3 millones de peticionarios de asilo-.

Empezó así a ganar electorado y tiene ya escaños en 14 de los 16 Länder del país, además de los del Bundestag.

(Con información de EFE y AFP)

LEA MÁS: