Cómo fue que la lucha de un grupo de mujeres rebeldes consiguió cambiar a México hace 68 años y lograr su voto

La lucha por el sufragio femenino desde inicios del siglo XX tuvo su resolución 40 años después del inicio de movimientos de mujeres


"Las hijas de Cuauhtémoc" fue un grupo maderista que durante la Revolución luchó por la participación de la mujer en la administración pública (Foto: Jovani Pérez/Infobae México)
"Las hijas de Cuauhtémoc" fue un grupo maderista que durante la Revolución luchó por la participación de la mujer en la administración pública (Foto: Jovani Pérez/Infobae México)

Este domingo 17 de octubre se conmemorará el 68 aniversario del voto a la mujer en México. El derecho al voto de las mujeres, se hizo realidad hace 68 años, luego de una extensa lucha por parte de grupos feministas en México.

Previo al reconocimiento por el derecho a votar hacia las mujeres, la agenda política podía o no contemplar la participación de las mujeres en la política mexicana. A lo largo de 1923 el voto de la mujer fue reconocido a nivel municipal y estatal, sin estar decretado en el Diario Oficial de la Nación (DOF), a pesar de la falta de respaldo jurídico y estatal, la participación femenina en la política comenzó a hacerse presente después de que ese mismo año se contaron con 3 mujeres electas para diputadas al congreso estatal.

Elvira Carrillo Puerto, Raquel Dzib y Beatriz Peniche de Ponce fueron las primeras mujeres electas para diputadas en el año de 1923, puestos que tuvieron que dejar luego de que el gobernador de Yucatán, Felipe Carrillo Puerto fuera asesinado en 1924.

Elvira Carrillo Puerto
Elvira Carrillo Puerto

A pesar de la poca participación y reconocimiento al derecho al voto a nivel estatal y municipal, las mujeres continuaron teniendo una fluctuante participación en la política al no ser reconocerse su derecho político por parte del estado. Fue hasta el año de 1937 durante el gobierno de Lázaro Cárdenas cuando se lanzó la primera iniciativa para garantizar el derecho a la mujer de votar y obtener cargos políticos, a pesar de los esfuerzos en este año, el proceso no se concluyó hasta el año de 1953 que se pudo decretar de manera oficial.

La falta de voto durante la primera mitad del siglo XX representó una gran huella de género en materia de políticas públicas y reconocimiento de ciudadanía hacia las mujeres, llevando a que el país se gobernara por y para los hombres.

La lucha por el voto comenzó desde el año de 1916 cuando se llevó a cabo el Primer Congreso Feminista de Yucatán, donde se crearon Las Ligas de Orientación Femenina para luchar a favor de la equidad salarial y el voto ciudadano a las mujeres, entre otras cosas.

El voto femenino debe ser visto como el resultado de una lucha constante de mujeres a lo largo de la historia de México, a partir de 1910 distintas asociaciones feministas como lo fueron Las Hijas de Cuauhtémoc se hicieron presentes en la demanda de la participación política de las mujeres en el territorio mexicano.

Gracias a la constante lucha y esfuerzos de mujeres activistas que entre los años de 1923 y 1947 que los gobiernos locales y municipales que se vieron forzados a meter dentro de sus agendas políticas el derecho al voto y a la participación política hacia las mujeres. Hasta antes de 1953, la ciudadanía de las mujeres no fue estable, constantemente eran revocados sus derechos dependiendo de las agendas políticas de los gobernadores.

Fue un año después del 6 de abril de 1952 cuando más de veinte mil mujeres se agruparon el el parque 18 de marzo de la Ciudad de México, exigiendo al entonces candidato Adolfo Ruiz Cortines que plasmara el derecho a las mexicanas a votar y ser electas en la Constitución del país.

De esta manera, el 3 de julio de 1955 las mujeres sufragaron por primera vez en una elección federal y hasta el 17 de octubre de 1953, el trámite legislativo fue superado, promulgando las respectivas reformas constitucionales para garantizar a las mexicanas su ciudadanía plena.

En el marco de la conmemoración de 68 aniversario al voto femenino, la Ministra de la Suprema Corte de Justicia, la Dra. Ana Margarita Ríos Farjat en la conferencia “La perspectiva de género y los derechos humanos a 68 años del voto de la mujer en México”, destacó que las mujeres “No participamos en la decisiones de políticas públicas, hemos sido invisibles ante la historia, a veces nos preguntan de manera retadora que mencionemos a las mujeres y por cada una podemos mencionar a 200 hombres, pues si, si no participamos en el constituyente pues también somos invisibles ante la historia

(Foto: Cuartoscuro)
(Foto: Cuartoscuro)

SEGUIR LEYENDO:


TE PUEDE INTERESAR