Autos chocolate: la propuesta de AMLO, idea reciclada del gobierno de Vicente Fox

El presidente panista firmó un decreto en 2005 para regularizar estos vehículos, pero el resultado fue desastroso

La polémica de los autos "chocolate" se ha reavivado con el anuncio del Gobierno de regularizarlos para tratar de recaudar más impuestos ante la oposición de la industria. (Foto: EFE/ Luis Torres/ Archivo)
La polémica de los autos "chocolate" se ha reavivado con el anuncio del Gobierno de regularizarlos para tratar de recaudar más impuestos ante la oposición de la industria. (Foto: EFE/ Luis Torres/ Archivo)

Una de las frases favoritas del presidente Andrés Manuel López Obrador es que “su gobierno no es igual” a las administraciones pasadas, pero hay distintos hechos que demuestran lo contrario.

Y es que aunque López Obrador insista en querer diferenciarse de los gobiernos anteriores, está tomando decisiones que recuerdan a otras que ya se implementaron en el pasado y que fueron un desastre.

Un ejemplo de ello es el anuncio realizado por el mandatario sobre la legalización de los denominados “autos chocolate”, que son vehículos chatarra provenientes principalmente de Estados Unidos (95%), que son traídos de manera ilegal a México.

Durante su conferencia del miércoles 13 de agosto, López Obrador adelantó que el fin de semana firmará un acuerdo para regularizar a estos automóviles con el objetivo de que los dueños de estas unidades tengan un certificado y, a la par, beneficiar a los programas de bacheo de los gobiernos locales.

FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO/ ARCHIVO
FOTO: MOISÉS PABLO/CUARTOSCURO/ ARCHIVO

Se van a regularizar porque se usan a veces para cometer ilícitos y no hay un registro. Los vamos a regularizar todos, se va a dar un permiso, se les va a reconocer la posesión”, aseguró.

Sin embargo, el mandatario señaló que el trámite para certificar a dichos vehículos será por una “cantidad no excesiva”, pues reconoció que gran parte de la población que hace uso de estos automóviles no tiene los recursos económicos suficientes para adquirir el bien en una agencia.

El programa de regularización arrancará en los estados fronterizos de Baja California, Chihuahua, Sonora, Coahuila, Nuevo León, así como Tamaulipas, pero se espera que tenga cobertura nacional.

De hecho, el programa de regularización ya lleva un tiempo implementándose en Baja California, por lo que la idea de la legalización a nivel nacional se adjudica al saliente gobernador Jaime Bonilla.

Pero el anuncio no ha sido del agrado de varios sectores, como el automotriz, quienes aseguran que será un premio a las mafias.

Esto representará un premio para las mafias que se enriquecen con el contrabando de este tipo de unidades y será un golpe al comercio automotor formal que genera empleo e impuestos, el cual aún enfrenta las repercusiones por la pandemia del COVID-19 y la crisis de los semiconductores”, explicó la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA).

Aseguraron que comercializar los autos que han sido importados a México desde Estados Unidos sin un procedimiento aduanero, es un delito.

“Es importante mencionar que la introducción y comercialización de vehículos usados procedentes de Estados Unidos sin cumplir las formalidades del procedimiento aduanero es un delito que se ha pretendido resolver sin éxito mediante disposiciones del Poder Ejecutivo y el Legislativo, tal como lo representan 19 procesos de regularización entre 1979 y 2011″, indicaron.

“Y peor aún, la legalización que se viene provocará una baja en el valor de hasta 20 por ciento de las unidades del mismo año-modelo nacionales debido a la sobreoferta que se generará, ya que el propietario al ver que su unidad usada cuesta menos, decidirá posponer su venta o retardar su renovación, afectando aún más la cadena de comercialización de cambio de usado a seminuevo o de seminuevo por uno nuevo”, sentenciaron.

Desde el momento en el que el mandatario anunció la posible legalización de los autos chocolate (27 de junio), el contrabando de esos vehículos aumentó 69.8% y 84.9%, en los meses de julio y agosto, respectivamente.

De esta manera, el gobierno de la Cuarta Transformación estaría legalizando lo ilegal, con el argumento de beneficiar a los más pobres, aunque en realidad, como toda decisión tomada en la administración lopezobradorista, está pensada en términos político-electorales.

Pero además, se estaría violando el Tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), así como el acuerdo comercial con Europa, toda vez que el Convenio de París es muy específico en materia de piratería y mercancía ilegal. En consecuencia, el país podría enfrentarse a sanciones internacionales.

La misma idea de Fox

Fotos: Cuartoscuro // Presidencia de México
Fotos: Cuartoscuro // Presidencia de México

El planteamiento de López Obrador para regularizar estos carros, es una idea reciclada. En agosto de 2005, el expresidente Vicente Fox firmó un decreto para legalizar los autos chocolate.

Las autoridades argumentaron que a partir del 2009 y dentro del Tratado de Libre Comercio (TLCAN, hoy T-MEC) se podrían importar de Estados Unidos y Canadá, autos con más de 10 años de antigüedad sin pagar arancel, por lo que se adelantaría la apertura. Además, dijeron que beneficiaría a los propietarios para poder regularizar sus vehículos.

De acuerdo con especialistas, en aquel entonces entraron 1.5 millones de vehículos, lo que representó el 40% de los autos que se vendieron en México; sin embargo, muchos de ellos eran basura. Y es que hasta carros siniestrados por el huracán Katrina que devastó Nueva Orleans (EEUU) terminaron en México.

La medida no solo fue criticada por el gremio directamente afectado, como el automotriz, sino también por gobernantes que hoy forman parte de la Cuarta Transformación.

El gobierno de Baja California inscribe autos chocolate. La Industria mexicana automotriz dijo que los esfuerzos para regularizar autos chocolates significan “legalizar el contrabando para beneficiar a la mafia que controla la introducción y comercio de vehículos”. (Foto: Gobierno de Baja California).
El gobierno de Baja California inscribe autos chocolate. La Industria mexicana automotriz dijo que los esfuerzos para regularizar autos chocolates significan “legalizar el contrabando para beneficiar a la mafia que controla la introducción y comercio de vehículos”. (Foto: Gobierno de Baja California).

En ese entonces, el Jefe de Gobierno del Distrito Federal (hoy Ciudad de México), Alejandro Encinas, actual subsecretario de Gobernación y miembro de Morena, criticó el decreto y dijo que si los vehículos recién documentados no pasaban la verificación, no se permitiría su circulación.

Como consecuencia del decreto foxista, la regularización de los autos chocolate generó una crisis en la industria automotriz que derivó en el cierre de negocios relacionados con el sector.

De acuerdo con especialistas, estos automóviles se venden hasta cinco veces más baratos que uno nuevo y usualmente se pagan en efectivo, por lo que el rastreo a través de cuentas bancarias es prácticamente nulo.

En contraste, el sector automotriz formal paga impuestos, pero ha visto caer sus ventas desde el 2016, año en el que se logró un  récord en ventas: 1 millón 607 mil vehículos. Pero la crisis económica, incrementada por la pandemia del coronavirus, tiene a la industria en una recesión, de la que apenas se está recuperando, toda vez que para el cierre de este 2021, la AMDA espera haber vendido 1 millón 70 mil vehículos.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR