CJNG: cómo el “Mencho” aprovecha el silencio de la ciudadanía en Jalisco para perpetuar su impunidad

La Fiscalía dijo que el reparto de narcocolchones en algunos municipios de Jalisco resulta difícil de indagar porque nadie se atreve a demandar

(Foto: Especial)
(Foto: Especial)

“Arriba el Mencho, puro cuatro letras”, se escucharon de pronto elogios al líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), provenientes de un aglomerado de personas en el municipio de Zapopan, en Jalisco (al oeste de México).

Los mismos halagos retumbaron en la ciudad de Guadalajara, capital del estado, y en el municipio de Zapotiltic, localizado al sur de Jalisco. Eran, coinciden analistas, una evidencia del respaldo social que el cabecilla Nemesio Oseguera Cervantes, el Mencho construyó en aquella entidad.

Se trata de la base social que el grupo criminal ha logrado expandir al suplantar las funciones del Estado en cualquier emergencia, en este caso, la repartición de camas y cobijas a los pobladores afectados por las lluvias en Jalisco.

Pese a las evidencias audiovisuales que existen, la investigación del caso se torna difícil para las autoridades estatales y federales. De acuerdo con el Fiscal del Estado, Octavio Solís Gómez, esto sucede por dos factores: el primero es que nadie presenta denuncias, y el segundo es porque las autoridades no alcanzan a arribar cuando se da el reparto.

“La problemática que se tiene precisamente para iniciar una investigación en forma, la primera, que no hay denunciantes como tales dado que las personas reciben de manera voluntaria estas aportaciones, por la otra son eventos muy rápidos en donde es difícil poder llevar a cabo actos de investigación posteriores”, explicó el fiscal de la entidad.

El apoyo social a los cárteles del narcotráfico se ha convertido en una opción real de sobrevivencia para éstos. Sin ella no podrían operar impunemente en las calles.

(Foto: Captura de pantalla)
(Foto: Captura de pantalla)

Dichas tácticas se aplican en Jalisco y otros estados, donde el respaldo de los ciudadanos facilita la operación de los cárteles en algunas regiones, por ejemplo, la red de informantes que tienen.

Estas acciones, que se disfrazan de actos humanitarios, se registraron también en Jalisco al inicio de la pandemia por coronavirus. Se reportó entonces la entrega de despensas.

En diarios digitales locales publicaron fotos de personas recibiendo cajas con alimentos. Las imágenes, poco claras, aparece un logotipo de un gallo sobre la silueta del Estado de Jalisco bajo la leyenda “El Señor de los Gallos, Mencho, con el pueblo”.

Más recientemente sucedió previo a las elecciones del pasado 6 de junio, la organización criminal apareció, según las denuncias en redes sociales, en el municipio de Jilotlán, donde entregó despensas a la población.

A través de redes sociales aparecieron imágenes y videos, donde se ve a los pobladores recibir bolsas con alimentos básicos y el logotipo del cártel.

Acostado sobre la costa sur de Jalisco, el municipio de Jilotlán es un territorio estratégico para los grupos criminales por la producción y el abastecimiento de precursores. Ha sido identificada como una zona de influencia del núcleo cercano a Nemesio Oseguera, alias el Mencho, presunto líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR