“El Quillo”, condenado a 37 años por el asesinato de Javier Valdez, enfrentará otro juicio oral por posesión de armas de uso exclusivo del Ejército

El pasado 17 de junio El Quillo fue sentenciado a 32 años y tres meses de cárcel por el asesinato del periodista y fundador de Ríodoce. De ser encontrado culpable esta semana, recibirá una condena que se sumará a la que ya recibió por el asesinato de Javier Valdez

Una mujer coloca un ramo de flores hoy, en el busto del reportero Javier Valdez, en su cuarto aniversario luctuoso, en la ciudad de Culiacán, estado de Sinaloa (México). EFE/Juan Carlos Cruz
Una mujer coloca un ramo de flores hoy, en el busto del reportero Javier Valdez, en su cuarto aniversario luctuoso, en la ciudad de Culiacán, estado de Sinaloa (México). EFE/Juan Carlos Cruz

Juan Francisco Picos Barrueta, mejor conocido como El Quillo, enfrentará otro juicio oral por el asesinato del periodista Javier Arturo Valdez Cárdenas.

El segundo juicio que enfrenta es por el delito de posesión de armas de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea, derivado del decomiso de un arsenal en Mazatlán en junio de 2017. Sin embargo, también enfrenta otro proceso penal en Mexicali que le fue iniciado cuando fue detenido en posesión de armas en agosto de 2017.

El pasado 17 de junio El Quillo fue sentenciado a 32 años y tres meses de cárcel por el asesinato del periodista y fundador de Ríodoce.

Después de un mes de juicio, se comprobó en una audiencia que Valdez fue acribillado por su labor periodística. Las organizaciones Propuesta Cívica y Reporteros Sin Fronteras informaron que con su condena suman dos sentenciados de los tres autores materiales del ataque. Uno de ellos falleció.

Juan Francisco Picos Barrueta alias El Quillo (Foto: Twitter@edithfalcon)
Juan Francisco Picos Barrueta alias El Quillo (Foto: Twitter@edithfalcon)

El Quillo fue identificado como uno de los hombres que le dispararon al periodista en mayo del 2017.

Este lunes 1 de agosto inició el otro juicio en su contra por los delitos de portación de arma de fuego de uso exclusivo del Ejército, Armada y Fuerza Aérea. Las armas fueron aseguradas la madrugada del 5 de junio de 2017 en el motel Xtasis en Mazatlán.

Después de la detención de Dámaso López Núñez, el Licenciado, y su hijo Dámaso López Serrano, el Minilic, el Quillo y su grupo salieron huyendo de la sindicatura de Eldorado hacia San Ignacio, de donde es originario.

El sicario y sus acompañantes abordaron la noche del 4 de junio a bordo de un vehículo Volkswagen blindado y una camioneta Ram para tomar la carretera Internacional México 15 con rumbo a Mazatlán.

Foto: Ríodoce
Foto: Ríodoce

Aproximadamente a las 2:15 horas del día siguiente el Quillo ingresó a la habitación 119 del motel Xtasis, Sin embargo, minutos después se percató que sus acompañantes llevaban tiempo sin entrar a la habitación.

Y es que en ese momento los sicarios que lo acompañaban fueron detenidos por elementos de la Policía Municipal y la Policía Estatal Preventiva. Los agentes aseguraron el Jetta y la camioneta Ram, en cuyo interior hallaron un importante arsenal compuesto de 18 armas largas, un lanzagranadas calibre 40 milímetros, 16 cargadores para arma de fuego calibre 7.62×39 milímetros, 452 cartuchos del mismo calibre, 14 cargadores para calibre .223 y 293 cartuchos calibre .223, todos de exclusivo de las fuerzas armadas.

Las autoridades obtuvieron una orden de aprehensión contra el Quillo y la ejecutaron en febrero de 2018, cuando el imputado ya estaba detenido en el penal federal de Mexicali y sujeto a otro proceso penal.

El 28 de febrero un Juez de Control con sede en el Centro de Justicia Penal Federal en Culiacán dictó auto de vinculación a proceso por las armas aseguradas en Mazatlán.

La escena del crimen del asesinato de Javier Valdez
La escena del crimen del asesinato de Javier Valdez

En la audiencia inicial, el Quillo declaró que no tenía ninguna relación con las armas y que no había estado en ese lugar ya que vivía en Tijuana, Baja California, con su esposa, su suegra y sus hijos.

No obstante, también en la audiencia inicial, uno de los hombres que acompañaba al Quillo confirmó que ese día habían estado en el motel e identificó a Juan Francisco Picos cuando le mostraron las imágenes de las cámaras de vigilancia.

El Quillo, por su parte, intentó revocar el auto de vinculación a proceso con amparos pero estos le fueron negados y esta semana de nueva cuenta estará en el banquillo de los acusados durante un nuevo juicio oral en el que, de ser encontrado culpable, recibirá una condena que se sumará a la que ya recibió por el asesinato de Javier Valdez.

SEGUIR LEYENDO: