CNDH reabrirá el caso de Ernestina Ascencio, presuntamente violada por militares hace 14 años

El gobierno de Felipe Calderón aseguró que la mujer indígena había muerto por una “anemia aguda” y “gastritis crónica”

Imagen de archivo (Foto: EFE/José Pazos)
Imagen de archivo (Foto: EFE/José Pazos)

La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) reabrirá la investigación Recomendación 34/2007 sobre la presunta violación que varios elementos del Ejército habrían cometido contra la Ernestina Ascencio Rosario, una mujer indígena de 73 años, el 25 de febrero de 2007.

Mediante un comunicado, la CNDH recordó que a pesar de que la mujer indígena tenía múltiples lesiones vaginales y anales al momento de su deceso, ese mismo año la Comisión Nacional de Derechos Humanos, en ese entonces a cargo de José Luis Soberanes, determinaron que su fallecimiento fue provocado por una “anemia aguda” y “gastritis crónica”, lo cual fue ratificado por el gobierno del expresidente Felipe Calderón.

“La presidenta (de la CNDH) Rosario Piedra Ibarra ha determinado que se inicie la revisión de la Recomendación 34/2007 y, en concreto, los hechos referidos respecto a la grave y múltiple violación a los derechos humanos de Ernestina Ascencio Rosario, desde los estándares vinculantes más elevados en la materia, con perspectiva de inclusión (género, etaria, étnica, multicultural) y con estricto apego a la normatividad aplicable en la materia”, señaló.

Recordó que los familiares de la víctima acudieron a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), donde aseguraron que la señora Ernestina no recibió una atención médica adecuada cuando fue trasladada al hospital por ser indígena, pobre y adulta mayor.

Ernestina Ascencio Rosario (Foto: Twitter@AlienGreen01)
Ernestina Ascencio Rosario (Foto: Twitter@AlienGreen01)

La señora Ernestina Ascencio, de 73 años de edad, era originaria de Tetlatzingo, municipio de Soledad Atzompa, en el estado de Veracruz.

El 10 de diciembre de 2020, durante la conferencia mañanera del presidente Andrés Manuel López Obrador, el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas, habló del caso de la señora Ascencio.

Destacó que todo ocurrió en el contexto de un campamento que montó el Ejército, la noche del 24 de febrero de 2007, en dicha comunidad. Aunque aún no arrancaba el programa “México Seguro”, los militares ya patrullaban las zonas indígenas de esa entidad; por lo que seguido eran acusados de cometer abusos contra mujeres y niñas en la Huasteca.

Al día siguiente, el 25 de febrero, contó Encinas, al ver que los borregos que su mamá pastoreaba regresaron solos, la hija de Ernestina fue a buscar a su madre. La encontró tirada. Le preguntó qué le había pasado a lo que ella contestó: “los soldados se me echaron encima, m’hija me duele la cadera”.

Las hijas de Ernestina Ascencio; Marta Inés Ascencio, Carmen Ascencio (Foto: Cuartoscuro)
Las hijas de Ernestina Ascencio; Marta Inés Ascencio, Carmen Ascencio (Foto: Cuartoscuro)

Ernestina falleció en un hospital del municipio de Mendoza, la madrugada del 26 de febrero. El personal ginecológico del nosocomio reportaron en Ernestina presencia de lesiones correlativas con violación vaginal y anal. Incluso, señaló Encinas, según la versión de la familia, sus agresores le introdujeron vía anal un objeto punzocortante que le destrozó el riñón, el hígado y el intestino.

Además subrayó que esa versión fue confirmada por la entonces Procuraduría General de Justicia de Veracruz.

“Sin embargo, de manera posterior, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) realizó una investigación y exhumó el cuerpo, llegando a la conclusión de que por las evidencias se encontró que la señora Ernestina había fallecido, y lo voy a citar textualmente, ‘por las alteraciones tisulares y viscerales consecutivas a anemia aguda por sangrado de tubo digestivo secundario a úlceras gástricas, pépticas, agudas, en una persona que cursaba con una neoplasia hepática maligna un proceso neumónico en etapa de resolución isquemia intestinal y trombosis mesenteril’. Cierro la cita”, enfatizó Encinas.

En palabras del expresidente Felipe Calderón, refirió Alejandro Encinas, la señora Ernestina murió de gastritis crónica.

Entonces, el subsecretario de Derechos Humanos refirió que para el actual gobierno es inaceptable esa postura. Además rechazó estar de acuerdo con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) que esa semana se pronunció en mismo sentido que la versión de Calderón, por lo que -anunció- el 3 de enero presentarían un informe ante ese organismo.

SEGUIR LEYENDO: