Dos veces más grande que la fortuna de Carlos Slim: a cuánto asciende la deuda externa de México y cómo ha evolucionado en el tiempo

Ante el rechazo de una reforma fiscal por parte del sector empresarial, el gobierno optó en 1972 por un gasto deficitario en gran escala, endeudamiento externo y un enorme incremento en la oferta monetaria

La SHCP estima que la deuda pública de México se ubicará en un monto histórico de 12.294 billones de pesos (Foto: Cortesía Senado)
La SHCP estima que la deuda pública de México se ubicará en un monto histórico de 12.294 billones de pesos (Foto: Cortesía Senado)

La deuda externa son los préstamos totales contraídos por el gobierno para solventar sus gastos. De acuerdo con la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), los compromisos financieros de México con el exterior se ubicaron en 114.1 mil millones de dólares (unos 2 billones 286 mil 126 millones de pesos) en 2020.

Según las proyecciones del Plan Anual de Financiamiento 2021, las afectaciones de la pandemia de COVID-19 en la caída del Producto Interno Bruto (PIB) y una depreciación el en tipo de cambio comparado con el cierre del ejercicio anterior provocarán que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público (SHRFSP) se sitúe, al cierre de 2020, en 53.5% del PIB y en 52.6% del PIB en 2021.

En tanto, la deuda pública de México en el año anterior acumuló un monto histórico de 12.294 billones de pesos.

“La estrategia en los próximos años será que este indicador disminuya, con lo que se mantendrá una trayectoria de deuda que garantice su sostenibilidad en un horizonte de mediano plazo”, señala la dependencia dirigida por Arturo Herrera Gutiérrez.

La deuda pública de México son 11.4 veces más altos que la fortuna de de Carlos Slim Helú, el empresario más rico de México (Reuters / Luis Cortes)
La deuda pública de México son 11.4 veces más altos que la fortuna de de Carlos Slim Helú, el empresario más rico de México (Reuters / Luis Cortes)

Si se compara el monto de la deuda neta del sector público con las fortunas de empresarios mexicanos, resulta que los compromisos financieros del país con el exterior son 2.22 veces más altos que la cantidad en bienes económicos de Carlos Slim Helú, pues este acumula 52,100 millones de dólares (1 billón 74 mil millones de pesos aproximadamente), de acuerdo con la revista Forbes México.

Otro magnate con el que se podría llevar a cabo dicha comparación es Ricardo Salinas Pliego, pues su fortuna de 11,700 millones de dólares (241 mil 195 millones de pesos aproximadamente) es 9.87 veces más pequeña que la deuda neta del sector público.

Evolución de la deuda externa en México

Benito Juárez declaró la moratoria de la deuda externa de México en 1861 (Foto: INAH)
Benito Juárez declaró la moratoria de la deuda externa de México en 1861 (Foto: INAH)

Cuando se ratificó la Constitución de 1824 y se dio paso a una república federal, también se establecieron las bases para un nuevo régimen fiscal y financiero. Debido a lo anterior, las autoridades hacendarias de la joven República Mexicana decidieron acudir a los mercados financieros europeos para obtener préstamos, fórmula que había sido utilizada por otras naciones latinoamericanas como Perú, Argentina y Chile.

Sin embargo, las consecuencias a largo plazo de esta política no se analizaron de forma profunda. Un dato que sirve para dimensionarlas es que las deudas acumuladas entre 1780 y 1820 por el gobierno colonial de la Nueva España alcanzaron alrededor de 40 millones de pesos, por su parte, las deudas adquiridas por prestamos del extranjero entre 1824 y 1825 fueron de 30 millones de pesos.

Para mediados del siglo XIX, y debido a las dificultades financieras en las que se encontraba el país, en 1861 el presidente Benito Juárez declaró una moratoria indefinida de la deuda, lo que decantó en diversas protestas de banqueros e inversionistas extranjeros. Esto dio paso a las conocidas intervenciones militares de Inglaterra, Francia y España, de las cuales el caso francés es el más recordado, ya que obligó al presidente Juárez a retirarse hacia el norte del país, lo que también trajo consigo el Imperio de Maximiliano de Habsburgo.

La deuda del país se remonta al nacimiento de la República federal de los Estados Unidos Mexicano (Foto: Reuters / Michael Dalder)
La deuda del país se remonta al nacimiento de la República federal de los Estados Unidos Mexicano (Foto: Reuters / Michael Dalder)

El periodo de inestabilidad política y social del país durante este periodo impidió poder renegociar los términos de la deuda externa hasta que, con la llegada de Porfirio Díaz a la presidencia de México, se alcanzó un acuerdo y conversión de la deuda en 1886. Después, durante diez años (1894-1904), el gobierno mexicano no contrató nuevos empréstitos relevantes.

Sin embargo, entrada la época de la revolución mexicana, la deuda nacional era solamente superada por las de Argentina y Brasil, consistiendo en 300 millones de dólares de deuda del gobierno federal aunado a otros 300 millones de bonos de la empresa de Ferrocariles Nacionales en manos de inversores extranjeros, todos esto sin contar los intereses, que subían a 34 millones de dólares. Sin embargo, debido a la situación de inestabilidad interna, los pagos de la deuda de cancelaron.

Después de la Segunda Guerra Mundial, México ocupaba los últimos lugares de endeudamiento externo en el mundo. Sin embargo, la necesidad de incrementar la intervención del estado en la economía como banquero, empresario y empleador, significaron un incremento en dicho rubro.

Miguel de la Madrid recibió un país con una deuda externa muy alta (Foto: INAH)
Miguel de la Madrid recibió un país con una deuda externa muy alta (Foto: INAH)

En 1972, el sector empresarial mexicano se opuso a una reforma fiscal que proponía incrementar la carga tributaria, el gobierno optó por un gasto deficitario en gran escala, endeudamiento externo y un enorme incremento en la oferta monetaria.

“El resultado de lo anterior fue que a finales de 1976 el gasto público alcanzó montos sin precedentes, causando una crisis de confianza que provocó la fuga masiva de capitales y una intensa especulación desfavorable al peso, al cual hubo que devaluar por primera vez desde 1954”, señala el documento “Estadísticas Históricas de México” publicado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Así pues, la deuda del país creció de 30.5 millones de dólares en 1976 a 82 millones de dólares a finales de 1982. Cabe destacar que a partir de este último año, comenzó un proceso de renegociación de la deuda, usando como garantía la producción petrolera de México.

En 1982 ante el virtual desplome de la economía y la crisis de confianza que la acompañó por lo menos 22 mil millones de dólares en ahorro e inversión de capital salieron del país, demostrando la inviabilidad de las políticas seguidas. Incluso la nacionalización de la banca y los estrictos controles cambiarios impuestos resultaron inadecuados para conservar el capital en el país

Cuando Miguel de la Madrid asumió la presidencia de México, en 1982, el sector público atravesaba por un déficit presupuestario de 18% del PIB. Además, las reservas del Banco de México estaban agotadas y la inversión pública y privada sufrieron un alto total.

La deuda pública de México presentó tasas de crecimiento importantes en 2009 (Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro)
La deuda pública de México presentó tasas de crecimiento importantes en 2009 (Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro)

Durante el mandato presidencial de Felipe Calderón Hinojosa, el crecimiento de la tasa anual de la deuda pública, con respecto al mismo periodo del año anterior, presentó niveles importantes. En el cuarto trimestre de 2008 se reportó un incremento de 26%, en el primer trimestre de 2009 de 75.9%, en el segundo de 77.2%, en el tercero de 765% y en el último periodo de ese año el aumento fue de 46 por ciento.

Este turbulento periodo coincide con la crisis financiera mundial de 2008, cuando el colapso de la industria inmobiliaria en Estados Unidos repercutió de forma negativa en la economía de otras naciones.

En México, el impacto de la crisis no fue menor, pues su estrecha vinculación al mercado de exportación, que tiene como destino el país norteamericano, se tradujo en una disminución en la actividad económica real y en la recepción de remesas.

Otro momento en el que se observó un incremento importante de la tasa de crecimiento de la deuda pública fue en el tercer trimestre de 2015, cuando la cifra se ubicó en 21.8 por ciento.

El CIEP estima que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público podría ascender a 69% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2030 (Foto: Reuters / José Luis González)
El CIEP estima que el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público podría ascender a 69% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2030 (Foto: Reuters / José Luis González)

En los tres primeros trimestres de 2020, el incremento de las obligaciones financieras de México también se ubicaron por encima de la tasa de crecimiento del PIB, con 11.3%, 12.5% y 11.3%, respectivamente.

De acuerdo con un análisis elaborado por el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), si se mantiene sin cambios la política de recaudación de la Ley de Ingresos de la Federación (LIF) y la política de gasto del Presupuesto de Egresos de la Federación (PEF) 2021, el Saldo Histórico de los Requerimientos Financieros del Sector Público, medida amplia de la deuda, podría ascender a 69% del Producto Interno Bruto (PIB) para el 2030.

En la proyección de las aportaciones netas, diferencia entre los impuestos pagados por las personas y las transferencias gubernamentales recibidas, y bajo las políticas públicas actuales, las transferencias comenzarán a crecer más rápido que los ingresos tributarios.

“A medida que los ingresos sean menores a los gastos, el gobierno necesitaría de más endeudamiento para financiar una brecha fiscal que asciende a 4.7% del valor presente del PIB futuro. Esto sugeriría una posible y eventual insostenibilidad fiscal, si no se realizan los ajustes en las políticas de ingresos o gastos apropiadamente y a tiempo”, advirtió el CIEP.

Rafael Caro Quintero, “Narco de Narcos”, se ofreció a pagar la deuda externa en México a cambio de su libertad (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)
Rafael Caro Quintero, “Narco de Narcos”, se ofreció a pagar la deuda externa en México a cambio de su libertad (Ilustración: Jovani Pérez Silva/Infobae México)

Rafael Caro Quintero pasó casi tres décadas en la cárcel por el asesinato de Enrique “Kiki” Camarena, ex agente de la DEA, y fue fichado por diversas instancias como la Interpol, el FBI y la DEA, quien aún lo tiene en la mira como objetivo prioritario.

Fue detenido el 4 de abril de 1985 en Costa Rica, acompañado de una mujer de 17 años. Su nombre es Sara Cossío Gaona, sobrina de Guillermo Cosío Vidaurri, un político de Jalisco que más tarde se convirtió en gobernador.

Aunque la familia de la joven aseguró que había sido secuestrada, la policía contradice la versión al citar la declaración de Sara Cossío asegurando que sostenía una relación con el narcotraficante. La leyenda cuenta que, cuando lo detuvieron, ofreció pagar la deuda externa de México a cambio de su libertad.

Carmen Salinas confirmó la versión, pues durante sus visitas al Reclusorio Norte, el narcotraficante le pidió el favor de interceder por su liberación con Salinas de Gortari, entonces presidente del país.

“Me dijo ‘le ayudo a pagar la deuda externa e interna de México, la deuda que tiene yo la pago toda, y a usted jefecita no se vaya a enojar, no se vaya a molestar, no le va a faltar nada lo que le quede de vida porque yo me voy a hacer cargo de que usted tenga un buen ahorro para que no le falte nada’. O sea me estaba ofreciendo dinero para que lo ayudara con Carlos Salinas de Gortari”, cuenta la primera actriz en su canal de YouTube.

En 2013, fue puesto en libertad por orden de un juez que determinó irregularidades en su proceso. Desde entonces, las autoridades le perdieron el rastro, pero la prensa no, pues en una entrevista con la revista Proceso aseguró que desde 1984 había dejado el tráfico de drogas, y que eran falsas las acusaciones que lo involucran en actividades ilícitas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA