Sentenciaron a 8 años de prisión a dos traficantes de personas; fueron arrestados en Durango por transportar a 70 migrantes guatemaltecos

Un Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio dictó la sentencia por los delitos de cohecho y tráfico de indocumentados

Los sujetos fueron identificados como Jorge “G”, a quien se le impuso ocho años y un mes de prisión, y Rogelio Iván “M”, con una condena de ocho años y tres meses de prisión (Foto: Cuartoscuro)
Los sujetos fueron identificados como Jorge “G”, a quien se le impuso ocho años y un mes de prisión, y Rogelio Iván “M”, con una condena de ocho años y tres meses de prisión (Foto: Cuartoscuro)

Un juez federal en la entidad de Zacatecas sentenció a más de ocho años de cárcel a dos traficantes de personas que fueron capturados en octubre de 2020 en Durango cuando transportaban ilegalmente a 70 migrantes que tenían como destino Estados Unidos.

Del Centro de Justicia Penal Federal de Zacatecas, un Juez de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio dictó la sentencia por los delitos de cohecho y tráfico de indocumentados, informó la Fiscalía General de la República (FGR).

Los sujetos fueron identificados como Jorge “G”, a quien se le impuso ocho años y un mes de prisión, y Rogelio Iván “M”, con una condena de ocho años y tres meses de prisión. Ambos tendrán que pagar una multa de 477,840 pesos.

Los sentenciados, por parte de elementos de la Guardia Nacional (GN), fueron puestos a disposición del agente del Ministerio Público Federal. Fueron detenidos en octubre pasado en el tramo Rancho Grande-Cuencamé del entronque la Chicharrona-Cuencamé.

Fueron detenidos en octubre pasado en el tramo Rancho Grande-Cuencamé del entronque la Chicharrona-Cuencamé (Foto: FGR de Zacatecas)
Fueron detenidos en octubre pasado en el tramo Rancho Grande-Cuencamé del entronque la Chicharrona-Cuencamé (Foto: FGR de Zacatecas)

Viajaban a bordo de un autobús y traficaban a 70 extranjeros de origen guatemalteco. Las personas no pudieron acreditar su estancia legal en México y el viaje que empezó en San Cristóbal de las Casas, Chiapas, y terminaría en Tijuana, Baja California.

Por otro lado, agentes de la Guardia Nacional auxiliaron a 116 migrantes centroamericanos que eran transportados en un camión de redilas sobre la carretera Mezcapala, en la entidad federativa de Chiapas. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) que se trasladaban en condiciones de hacinamiento.

El suceso ocurrió en las inmediaciones del poblado de Raudales Malpaso: los elementos de la dependencia ordenaron al chofer del vehículo, que no contaba con placas de circulación, detenerse.

“Al aproximarse para efectuar la infracción correspondiente se percataron que el conductor iba acompañado con dos personas de origen extranjero. Con el consentimiento del operador, los guardias nacionales efectuaron una inspección de seguridad y observaron que en el camarote viajaban otras personas en condiciones de hacinamiento (...)

El suceso ocurrió en las inmediaciones del poblado de Raudales Malpaso: los elementos de la dependencia ordenaron al chofer del vehículo, que no contaba con placas de circulación, detenerse (Foto: Cuartoscuro)
El suceso ocurrió en las inmediaciones del poblado de Raudales Malpaso: los elementos de la dependencia ordenaron al chofer del vehículo, que no contaba con placas de circulación, detenerse (Foto: Cuartoscuro)

“Al abrir las puertas del área de carga constataron que trasladaban a más ciudadanos centroamericanos, quienes no contaban con la documentación que amparara su legal estancia en el país”, declaró la institución de seguridad, de acuerdo con La Jornada.

Según el comunicado de la dependencia, a los 116 migrantes se les brindó asistencia médica y se les proporcionó alimentos antes de ser trasladados a oficinas del Instituto Nacional de Migración.

Por su parte, el conductor del camión quedó a disposición de la Fiscalía General de la República.

Organizaciones empresariales señalaron el pasado miércoles 3 de febrero que en el sur de México, frontera con Guatemala, no hay empleo para migrantes centroamericanos, situación que agravó la pandemia del la COVID-19 en la región.

En conferencia de prensa, el ex presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) costa de Chiapas, José Antonio Toriello, consideró que un 30% de empleos en la región se perdieron “por las afectaciones de la enfermedad y a causa del confinamiento”.

Señaló que los extranjeros sólo están en México “por un periodo corto de tiempo” ya que la mayoría está a la espera de una visa humanitaria que les permita seguir su camino hacia Estados Unidos (Foto: Cuartoscuro)
Señaló que los extranjeros sólo están en México “por un periodo corto de tiempo” ya que la mayoría está a la espera de una visa humanitaria que les permita seguir su camino hacia Estados Unidos (Foto: Cuartoscuro)

Además, criticó la postura del Gobierno mexicano de ofrecer empleo a los migrantes mediante distintos programas antes que generar fuentes para los miles de mexicanos desempleados en los estados de la región, entre ellos Chiapas, a consecuencia de la pandemia.

”No podemos ser candil de la calle y oscuridad de la casa”, dijo el empresario, quien aseguró que la situación se agudiza con la llegada de migrantes centroamericanos. En el sureste mexicano y la frontera sur, la mayoría de los migrantes reciben un salario de 5,000 pesos (unos USD 250) mensuales por barrer calles, limpiar canales o sembrar árboles y eso no genera un revolvente en la región.

Señaló que los extranjeros sólo están en México “por un periodo corto de tiempo” ya que la mayoría está a la espera de una visa humanitaria que les permita seguir su camino hacia Estados Unidos. ”Si se quiere ayudar a los migrantes se debe hacer de manera integral y la forma para hacerlo es desde el origen, es decir, se deben generar las condiciones de vida, empleo y seguridad en los países del triángulo del norte Guatemala, El Salvador y Honduras, para evitar la movilidad en masa”, señaló.

MÁS SOBRE OTROS TEMAS:

MÁS LEIDAS AMÉRICA

MAS NOTICIAS