La principal asesora de oratoria de las charlas TED detalló los errores más comunes que la gente comete al hablar por videollamada y explicó cómo remediarlos

Mirar a la cámara y no a la pantalla, variar la cadencia de la voz y evitar que los interlocutores apaguen sus pantallas están entre los principales consejos de Briar Goldberg, directora de Capacitación de Oradores de las famosas conferencias

27/10/2020 Zoom (Política Investigación y Tecnología Zoom)
27/10/2020 Zoom (Política Investigación y Tecnología Zoom)

El avance de las campañas de vacunación contra el COVID-19 a nivel global y sus consecuentes datos positivos han llevado a que analistas las consideren como una luz al final del tunel pandémico. No obstante, es probable que algunos cambios instaurados en la forma de trabajar por la necesidad de mantener la distancia se mantengan una vez que las restricciones se relajen. Por ejemplo, Bill Gates y otros expertos en tecnologías han dicho que, dada la combinación entre los cambios en las expectativas de como deben darse ciertas interacciones sociales y la mejora del software, muchas reuniones y eventos a distancia han llegado para quedarse.

Herramientas como Zoom o Google Meet probablemente continúen siendo usadas de manera regular, y ello requiere que sus usuarios aprendan a perfeccionar su uso para que puedan superar el agotamiento físico que genera hablar frente a una pantalla durante varias horas. Mantener una buena presencia ante la cámara, entonces, será una habilidad profesional esencial para el futuro.

Ante a esta situación, la experta en comunicaciones estratégicas Briar Goldberg, directora de Capacitación de Oradores de las famosas conferencias TED, redactó un artículo para señalar los errores más comunes de la gente cuando habla por videollamadas y ofrecer una serie de consejos para solucionarlos:

Consejo 1: Mirar a la cámara, no a la pantalla

“El contacto visual directo puede influir en la percepción que el público tiene de tu credibilidad, tu fiabilidad e incluso tu capacidad de liderazgo. Pero lo más importante es que tu audiencia se esforzará más por mantener la atención si te muestras expresivo y los miras a los ojos”, señaló Goldberg.

Dr. Raj Panjabi durante una charla TED. Briar Goldberg es la directora de Capacitación de Oradores de las famosas conferencias
Dr. Raj Panjabi durante una charla TED. Briar Goldberg es la directora de Capacitación de Oradores de las famosas conferencias

Y agregó: “La única forma de establecer contacto visual con tu audiencia virtual es mirar directamente al objetivo de tu cámara. Créeme: Esto te parecerá muy extraño al principio, porque estamos acostumbrados a mirar a nuestras pantallas durante las videollamadas para poder ver a los demás (y ver nuestro aspecto). Pero si quieres que tu audiencia permanezca atenta y comprometida, tendrás que sacrificar tu propio deseo de mirar sus caras (y la tuya propia)”.

“Mi regla general es mantener los ojos en el objetivo el 90 por ciento del tiempo y utilizar el 10 por ciento restante para mirar a tu alrededor y asegurarte de que tu audiencia está sonriendo y siguiendo lo que estás diciendo”, explicó.

Consejo 2: Asegurarse de variar la cadencia de la voz

Cuando hablamos con nuestros amigos y familiares, hay una gran variedad natural en la velocidad, el volumen, el tono y la inflexión de nuestra voz. Esa variedad es muy importante, porque añade contexto y significado a nuestras palabras, y añade interés y dramatismo.

Pero cuando estamos nerviosos o leemos de nuestras notas, a menudo perdemos esa variedad. Esto puede ser un gran problema en un entorno virtual, donde las otras señales no verbales que añaden contexto, como los gestos de las manos y las expresiones faciales, son más difíciles de ver.

Una forma de inyectar variedad vocal a tu presentación virtual -o a cualquier presentación, en realidad- es utilizar palabras y frases que te resulten cómodas. Practicar de antemano también ayuda a garantizar que tu voz mantenga su espontaneidad natural, e incluso un solo ensayo en voz alta puede hacerte sentir menos nervioso y menos dependiente de tus notas.

Durante la pandemia, numerosas conferencias de prensa se han llevado a cabo por Zoom (Foto: Hunter Berry/ Country Music Association, Inc./ vía Reuters)
Durante la pandemia, numerosas conferencias de prensa se han llevado a cabo por Zoom (Foto: Hunter Berry/ Country Music Association, Inc./ vía Reuters)

Error 1: Improvisar o leer a partir de las notas

La solución: Ensayar con antelación

Como comunicador, la prioridad número uno debe ser la experiencia de la audiencia, independientemente del entorno. Y uno no puede centrarse en su experiencia si está demasiado ocupado pensando en lo que va a decir a continuación.

“Piénsalo así: tu público está sacando tiempo de sus ocupados días para escucharte. Así que lo mínimo que puedes hacer para honrar su tiempo es practicar un poco por adelantado. El hecho de que puedas utilizar tu portátil o tu teléfono como teleprompter no significa que debas hacerlo”, graficó la experta.

Error 2: Excederse con las diapositivas

La solución: Utilizar las diapositivas de forma eficaz

Goldberg reconoció que es muy fácil distraerse al ver una presentación virtual. Por eso, indicó, debe hacerse todo lo posible para que el público lo mire. Una forma de hacerlo es asegurarse de utilizar las diapositivas de forma eficaz.

“Recuerda que tú eres el protagonista: Utiliza las diapositivas solo si realmente ayudan a tu audiencia a entender mejor lo que estás presentando. Si bien esto es cierto cuando hablas en persona, yo diría que es aún más importante sobre el vídeo. Si toda tu presentación son diapositivas y el público no puede verte la cara, se sentirá menos responsable y se irá a Instagram”, expresó.

La experta también destacó la necesidad de comprender los aspectos técnicos de la presentación: es decir, ensayar de antemano cómo entrar y salir del modo “pantalla compartida” para que las diapositivas no se proyecten durante toda la presentación. “Dado que el contacto visual ayuda a la audiencia a mantener la atención, es conveniente que tu cara esté en primer plano en la medida de lo posible”, indicó.

(Reuters/ Agustín Marcarian)
(Reuters/ Agustín Marcarian)

Error 3: Invitar a tu público a mirar todos los títulos de tu estantería

La solución: Elegir un fondo que no distraiga

“Seré la primera en admitir lo mucho que he disfrutado viendo las casas de muchas personas gracias a las reuniones virtuales. Pero voy a ser sincera, me preocupa la cantidad de gente que se sienta delante de sus estanterías para que acabe siendo su fondo”, detalló Goldberg.

Y graficó: ”Si el objetivo es mantener a la audiencia atenta y concentrada, hay que asegurarse de que el fondo no distraiga accidentalmente. Al mismo tiempo, sentarse frente a una pared blanca y lisa tiene un aspecto un poco sombrío. Si es posible, seleccione un fondo que le resulte familiar pero no demasiado recargado. Si su única opción es sentarse frente a una estantería, considere la posibilidad de sentarse un poco más lejos, de modo que siga teniendo un fondo colorido pero su público no pueda leer los títulos mientras usted habla”.

Error 4: Iluminación demasiado brillante o demasiado oscura

La solución: Sentarse en el lugar adecuado

Un poco de iluminación puede ayudar mucho a parecer preparado a la hora de dirigirse a una audiencia virtual. Aunque hay muchos productos y dispositivos de iluminación que se pueden comprar, no es necesario gastar dinero para iluminarse bien, dijo Goldberg.

“La clave es asegurarse de que la principal fuente de luz esté directamente detrás de la cámara, arrojando luz sobre tu rostro. Así que puedes optar por colocarte frente a una ventana, una lámpara o ambas cosas. Aquí tienes unas cuantas fotos de la configuración de la iluminación que utilizo cuando imparto TEDTrainings desde el salón de mi casa”, expresó.

Error 5: Dejar que todo el mundo apague su video

La solución: Animar al público a permanecer en la cámara

“Hay un puñado de verdades sobre la comunicación que llevo predicando toda mi carrera, y una de ellas es que creo que siempre es responsabilidad del orador mantener a la audiencia atenta. Si la atención de la audiencia empieza a decaer, es el orador el que debe adaptarse”, indicó.

Foto de archivo de una videoconferencia a través de Zoom
Foto de archivo de una videoconferencia a través de Zoom

No obstante, indicó, las charlas virtuales añaden a menudo implican que es imposible saber si tu audiencia está prestando atención al no poder verla. Por ende, aseguró que en Zoom no hay ningún problema en pedirle a la audiencia que encienda sus cámaras.

“Espero que, más pronto que tarde, todos nos encontremos defendiéndonos de las mariposas del estómago entre bastidores antes de hablar frente a un público real, en vivo y en directo. Pero hasta entonces, te deseo la mejor de las suertes en todos tus discursos, presentaciones, reuniones y cócteles virtuales”, concluyó.

Más sobre este tema: