Porfirio Muñoz Ledo: qué ha pasado con los partidos políticos de los que fue líder nacional

El miembro histórico de la izquierda mexicana se perfila como el próximo presidente nacional de Movimiento Regeneración Nacional; sin embargo, dejó huella en el PRI y en el PRD

Porfirio Muñoz Ledo, el puntero para dirigir Morena, también ha dirigido el PRI y el PRD (Foto: Cuartoscuro)
Porfirio Muñoz Ledo, el puntero para dirigir Morena, también ha dirigido el PRI y el PRD (Foto: Cuartoscuro)

El Instituto Nacional Electoral (INE) publicó los resultados de las encuestas aplicadas para establecer los cinco contendientes que aparecerán en la consulta definitiva que definirá al próximo presidente nacional de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), en donde Porfirio Muñoz Ledo demostró una amplia ventaja por encima de los demás contendientes.

De acuerdo con lo difundido por el órgano electoral autónomo, el abogado por la UNAM consiguió 41.7% de aprobación entre la masa encuestada, mientras que Mario Delgado, el segundo mejor referenciado, sólo obtuvo un 27.1 por ciento.

Con estos resultados, Muñoz Ledo y Lazo de la Vega se perfila como el candidato mejor posicionado para tomar las riendas del partido que puso a AMLO en la presidencia. En caso de que se concrete su campaña como presidente nacional de Morena, no sería la primera vez que dirige un partido político.

De acuerdo con el Sistema de Información Legislativa, entre 1975 y 1976 fue Presidente del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI). En ese periodo, el jefe del ejecutivo federal era Luis Echeverría Álvarez (1 de diciembre de 1970-30 de noviembre de 1976), quien fuera titular de la Secretaría de Gobernación (Segob) cuando ocurrió la masacre de estudiantes en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco el 2 de octubre de 1968.

Porfirio Muñoz Ledo, Mario Delgado y Yeidckol Polevnsk pintan como los favoritos para dirigir Morena (Foto: Cuartoscuro)
Porfirio Muñoz Ledo, Mario Delgado y Yeidckol Polevnsk pintan como los favoritos para dirigir Morena (Foto: Cuartoscuro)

En ese momento de la política mexicana, el único partido que le podía quitar votos al PRI era el Partido Acción Nacional (PAN); sin embargo, en 1976 anunció que no postularían a nadie en la justa electoral de ese año, dejando el camino libre a José Guillermo López Portillo y Pacheco, quien gobernó a México del 1 de diciembre de 1976 al 30 de noviembre de 1982.

Años después, en 1988, fue fundador y presidente del Partido de la Revolución Democrática (PRD), donde, junto con Cuauhtémoc Cárdenas buscaron posicionar una izquierda en todo México, pues venían de haber tenido una campaña bastante atractiva para los mexicanos, pues el hijo del ex presidente Lázaro Cárdenas era el representante mejor visto ante el pueblo mexicano para dirigir la izquierda nacional.

En la década siguiente, entre 1993 y 1996 volvió a dirigir el PRD. En el último tramo de su presidencia partidaria fue cuando Cárdenas Solórzano lanzó con éxito su campaña rumbo a la jefatura de gobierno del entonces Distrito Federal, hoy Ciudad de México. Quedando, así, a cargo del ejecutivo local del 5 de diciembre de 1997 al 28 de septiembre de 1999.

Porfirio Muñoz Ledo, de acuerdo con las encuestas del INE, tiene la mayor preferencia de los votantes para dirigir el partido del presidente  (Foto: Cuartoscuro)
Porfirio Muñoz Ledo, de acuerdo con las encuestas del INE, tiene la mayor preferencia de los votantes para dirigir el partido del presidente (Foto: Cuartoscuro)

Con el pasar de los años volvió a ser parte de la fundación de un nuevo partido: Morena, el cual cuenta con la mayoría en ambas cámaras legislativas, puso a AMLO en la presidencia y ha servido para impulsar carreras políticas de figuras que no eran partícipes de la cosa pública como Lilly Téllez, Sergio Mayer o Cuauhtémoc Blanco.

Al día de hoy, la fuerza política del PRI y del PRD se ha reducido dramáticamente pues, en la década de los 70, la fuerza del Revolucionario Institucional era ubicua: la mayoría de las cámaras legislativas y todas las gubernaturas le pertenecían. El poder del presidente era casi inapelable y ninguna reforma pasaba si no llevaba el visto bueno del PRI.

Por su cuenta, en los 90, el PRD se consolidó como el partido que gobernó la capital durante cuatro administraciones consecutivas e impulsó una izquierda más presente en el poder legislativo.

Porfirio Mu{oz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas en un recorrido público cuando militaban en el PRI (Foto: Pedro Valtierra / Cuartoscuro)
Porfirio Mu{oz Ledo y Cuauhtémoc Cárdenas en un recorrido público cuando militaban en el PRI (Foto: Pedro Valtierra / Cuartoscuro)

Sin embargo, con la creación de Morena como plataforma impulsada por la imagen de Andrés Manuel López Obrador, estos partidos se vieron socavados en las urnas. Durante la campaña del 2018, el PRD decidió, para sobrevivir como fuerza política, aliarse con el PAN y el PRI, a pesar de estar impulsado por el peñanietismo, no pudo hacer presencia relevante en las urnas.

Un claro ejemplo de la pérdida de poder de los partidos que alguna vez dirigió Muñoz Ledo se ve en la Cámara de Diputados y en el Senado de la República. Mientras que de los 500 curules disponibles en el Palacio de San Lázaro, 252 son para Morena, el PRI sólo tiene 48 y el PRD 12. Por su cuenta, en la Cámara Alta, de los 128 lugares disponibles, 61 son para Morena, 13 para el PRI y 3 para el PRD.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

Porfirio Muñoz Ledo y Mario Delgado encabezan candidaturas finalistas a la presidencia de Morena

Mario Delgado encabeza las preferencias para la dirigencia de Morena

“Si sigues así, te vas a ir”: Muñoz Ledo amenazó con expulsar de Morena al canciller Marcelo Ebrard

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos