Narco en México: así funciona la compleja estructura criminal de la extorsión

Las redes de extorsión en México se manifiestan de formas distintas

(Gráfico: Jovani Silva)
(Gráfico: Jovani Silva)

La extorsión es una actividad criminal que ha sido usada desde los inicios de la civilización humana moderna.

Puede definirse como la acción mediante la cual un individuo obtiene un recurso de otro mediante la intimidación o la amenaza de violencia.

En el caso particular de México, este delito ha formado parte de la vida cotidiana desde la segunda mitad del siglo XX, desde el humilde vendedor ambulante en las calles de Ciudad de México hasta la industria transnacional de aguacate en Michoacán.

Cuando se habla de las redes de extorsión, éstas puede manifestarse de formas distintas. La relación más común es parasitaria. En este tipo de relación, el extorsionista demanda a su víctima varios pagos a lo largo de un periodo de tiempo prolongado y amenaza con hacer daño a la víctima si no se cumplen las exigencias de dinero.

Este es el tipo de extorsión más común en México, pues es fácil de perpetrar y reporta ingresos con un costo mínimo. La víctima resulta muy perjudicada con este tipo de extorsión, pues no obtiene nada de la relación y pierde dinero.

Ejemplo de una extorsión de La Unión Tepito
Ejemplo de una extorsión de La Unión Tepito

El tercer tipo de relación es simbiótico. En este caso, el extorsionista exige a la víctima pagos por temporadas, pero simultáneamente le ofrece sus recursos para alcanzar cierto tipo de relación de mutuo beneficio.

Una de las principales razones por las que los grupos criminales mexicanos se dedican a la extorsión de negocios particulares es por las pocas barreras de ingreso (es decir, se necesitan pocos recursos para desarrollar la actividad) y sus bajos costos.

Los grupos criminales mexicanos que participan en las industrias extorsivas podrían parecer entidades que cobran dinero de manera aleatoria, pero lo cierto es que la mayoría de los grupos criminales se comportan como individuos económicos racionales que usan la información que tienen a su disposición para clasificar los negocios.

Muchos cárteles mexicanos consideran factores como la industria de un negocio y en el rango de ingresos para aplicar una cuota. De hecho, pueden ser tan sofisticados en áreas sobre las que tienen un control sólido que incluso podrían llegar a usar información de entidades gubernamentales para calcular el monto que debe pagar cada tipo de negocio.

  162
162

De acuerdo con un informe de Borderland Beat, citado por el sitio Insight Crime, varias víctimas de extorsión señalaron que algunos empleados del Servicio de Administración Tributaria (SAT) se confabularon con el Cártel del Golfo y les entregaron información sobre los diferentes tipos de negocios que podían ser blanco de extorsión en Tamaulipas.

Otro ejemplo que ilustra bien el panorama son las plantaciones de aguacate de Michoacán. El estado es el primer productor mundial de la fruta, y concentra el 90 por ciento de la producción nacional. El área aguacatera cubre 22 municipios entre los que destacan Uruapan, Tancítaro, Zitácuaro, Tacámbaro, Peribán, Tingambato, Los Reyes y Paracho.

Para obtener información sobre las empresas aguacateras en la zona, el cártel de los Caballeros Templarios obtuvo información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). De manera específica, los miembros del cartel buscaron las licencias expedidas localmente por los Comités Estatales de Sanidad Vegetal para ubicar a todos los aguacateros con fines extorsivos.

Para obtener información sobre las empresas aguacateras en la zona, el Cartel de los Caballeros Templarios obtuvo información de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA). De manera específica, los miembros del cartel buscaron las licencias expedidas localmente por los Comités Estatales de Sanidad Vegetal para ubicar a todos los aguacateros con fines extorsivos.

El éxito de una campaña extorsiva tiene mucho que ver con la reputación del grupo extorsionador. En México, la mayoría de las exigencias de extorsiones se combinan con amenazas. Así, la víctima se verá obligada a cumplir las demandas del extorsionista si este se presenta como miembro de un grupo criminal conocido por sus brutales represalias contra quienes se oponen a sus demandas.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: