Los estudiantes pidieron un servicio de Uber alrededor de las 22:00 horas, mientras se encontraban en los festejos del carnaval de Huejotzingo Foto: (Facebook Víctor Caballero)
Los estudiantes pidieron un servicio de Uber alrededor de las 22:00 horas, mientras se encontraban en los festejos del carnaval de Huejotzingo Foto: (Facebook Víctor Caballero)

Se han dado a conocer más detalles en torno al asesinato de los estudiantes de medicina en Puebla, José Antonio Parada Cerpa de 22 años y Ximena Quijano de 25 años, ambos originarios de Colombia; además de otro joven estudiante originario de Veracruz, Francisco Javier Tirado y el chofer de la unidad Uber, José Manuel Vital de 28 años .

Angélica Cerpa, madre de José Antonio Parada, uno de los dos colombianos asesinados en Huejotzingo, Puebla, rastreó vía GPS a su hijo y a sus compañeros cuando tomaron el Uber de regreso a Puebla. “Nunca salieron del sector”, dijo en entrevista a un medio de comunicación de Colombia.

"El domingo estuvieron en una fiesta en un pueblito que queda cerca a Puebla, ellos estaban terminando el año de médicos internos en Puebla, y a las 9 y 31 p.m. fue la última vez que hablé con mi hijo. Me dijo que estaba en la casa de un amigo y que iba a coger un Uber, se iban a ir para Puebla. Estuve siguiendo por el GPS de su celular y nunca salieron del sector. Estuve marcándoles, pero no contestaban”, detalló.

Causó sospecha que el celular de José Antonio no fuera robado, pero gracias a ello se obtuvo el paradero de los jóvenes, lamentablemente ya sin vida.

Según informó Angélica Cerpa, las autoridades de Puebla no se han puesto en comunicación con ellos, a pesar de que el secretario de Gobernación, David Méndez Márquez lo aseguró en rueda de prensa.

"No nos han dicho nada más. Con nosotros no se ha comunicado nadie, tan solo el amigo de mi hijo. Estamos en el aeropuerto y vamos a coger el vuelo para allá. No sabemos qué pasó”, añadió.

La madre de José Antonio ya se dirige a México para iniciar con la recuperación del cuerpo de su hijo y saben muy poco de cómo ocurrieron los hechos. Ella intentó comunicarse cuando notó que no salían de la zona de Huejotzingo.

Según detalló, tanto su hijo como Ximena, el 31 de mayo próximo terminaban su año obligatorio en México y regresarían a Colombia.

El hallazgo de los cuerpos

Tras el hallazgo de cuatro cuerpos en la comunidad de Santa Ana Xalmimilulco, en Huejotzingo, Puebla, las autoridades de la entidad dieron a conocer que se trataba de dos estudiantes, un hombre y una mujer de origen colombiano, que estaban de intercambio en la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP), uno más de la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) y un chofer de la aplicación de transporte de pasajeros, Uber.

Aunque se desconocen las circunstancias en las que murieron las cuatro personas, la Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla informó que los estudiantes pidieron un viaje en la aplicación de Uber alrededor de las 22:00 horas durante las fiestas del carnaval de Huejotzingo, que comenzaron el pasado 23 de febrero.

El chofer que proporcionó el servicio de transporte fue identificado cómo José Manuel Vital de 28 años y manejaba un automóvil Chevrolet tipo Beat color plata. Los estudiantes de la UPAEP eran colombianos de nombres José Antonio Parada de 22 años y Ximena Quijano de 25 años, además del un estudiante más, Francisco Javier Tirado, quien pertenecía la BUAP y contaba también con 22 años.

De acuerdo con los primeros reportes de los elementos de la policía municipal de Huejotzingo, todos los cuerpos fueron encontrados en un camino de terrecería con impactos de bala y señales de tortura, razón por la que se iniciaron las investigaciones necesarias para determinar el móvil del multihomicidio.

De acuerdo con las autoridades, tanto el auto del chofer como el de los agresores fueron abandonados en un lugar cercano a los cuerpos, que se teoriza, no fueron asesinados en el lugar en que los encontraron. También fue dado a conocer que tres personas han sido detenidas por el hecho.

Ambas universidades a las que asistían los jóvenes de no más de 25 años sentenciaron los acontecimientos. Por su parte la BUAP escribió:

“Francisco Javier fue una de las víctimas de la inseguridad que prevalece en el estado (...) Exigimos a las autoridades competentes el esclarecimiento de tan lamentables hechos y que se aplique todo el peso de la ley a quien resulte responsable”, exigieron.

Además de convocar una marcha en llamado al gobernador de Puebla, Miguel Barbosa Huerta con el objetivo de exigir seguridad para los jóvenes, la cual tendrá lugar el día 25 de febrero comenzando en la Plaza Dorada y terminará en Casa Aguayo.

Por su parte, la UPAEP también emitió un comunicado en el que lamentó la muerte de los colombianos y expresó la contundente:

“Indignación y preocupación por la escalada de inseguridad y violencia que vive nuestro estado y nuestro país, que condena a las familias a vivir en una constante zozobra e incertidumbre”, señalaron.

La Fiscalía también dio a conocer que los estudiantes colombianos se encontraban prestando servicio en el Hospital General de Cholula.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: