La subocupación laboral, el empleo informal y la precariedad en el trabajo aumentaron en el segundo trimestre del año (Foto: Cuartoscuro)
La subocupación laboral, el empleo informal y la precariedad en el trabajo aumentaron en el segundo trimestre del año (Foto: Cuartoscuro)

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), un instrumento demográfico que permite conocer los perfiles de empleo y desempleo de la población mexicana y que realiza el Instituto de Geografía y Estadística (INEGI), en México se reportó que en el sector informal se sumaron 31.3 millones de personas, cifra 2% mayor respecto a periodo de octubre a diciembre de 2018. Este porcentaje contrasta con lo visto en trimestres anteriores, lo cual refleja que un segmento de la población encontró en la informalidad una opción para generar ingresos.

De igual manera, indicó que la Tasa de Informalidad Laboral disminuyó 0.2 puntos porcentuales durante el cuarto trimestre de 2019 con relación al trimestre anterior.

El INEGI explicó que este aumento es consecuencia del crecimiento demográfico y de las expectativas que tiene la población de contribuir o no a la actividad económica del país.

El informe refirió que respecto a la Población Económicamente Activa (PEA), el indicador alcanzó 57.7 millones de personas de 15 años y más (33.7 millones son hombres y 22 millones son mujeres), cantidad que fue superior en 1.5 millones de personas en comparación con el mismo periodo de octubre a diciembre de 2018.

De acuerdo con información de la encuesta, la diferencia con los trabajos informales es que la tasa de informalidad muestra un porcentaje de la población ocupada que es laboralmente vulnerable por regulación de la empresa para la que trabajan y cuyo vínculo laboral no le da acceso a la seguridad social y no reciben pago.

vendedora ambulante en metro. Foto: David Polo / Cuartoscuro.com (archivo)
vendedora ambulante en metro. Foto: David Polo / Cuartoscuro.com (archivo)

Asimismo, en este sector las personas cuentan con un reconocimiento del trabajo, además de un pago por éste, aunque en ocasiones no tenga que ver con la formación académica de los empleados. Por ejemplo, un taquero en vía pública, un vendedor ambulante, o trabajadores de un taller automotriz en donde todo se maneja en efectivo. Otra grupo del sector se centra en el trabajo doméstico y la agricultura de subsistencia.

En todos los casos, las personas no cuentan con prestaciones laborales, como el seguro social.

La ciudad de Oaxaca representó el 80.5 % de la PEA, equivalente a 1 millón 486 mil 136 personas de 15 años y más que laboran en en la informalidad en Oaxaca, lo que la coloca en el primer lugar en este rubro.

Organización México Cómo Vamos y su semáforo económico en materia de generación de fuentes de trabajo Foto: twitter @MexicoComoVamos
Organización México Cómo Vamos y su semáforo económico en materia de generación de fuentes de trabajo Foto: twitter @MexicoComoVamos

Asimismo, la organización México ¿Cómo Vamos?, a través de su Semáforo Económico en materia de generación de fuentes de trabajo, informó que en contraparte con la ciudad de Oaxaca, Chihuahua encabezaba la ciudad con menor porcentaje de empleos informales, con un crecimiento económico de 1.9% empleos formales generados que, acumulados fueron 10, 031.

De igual manera, indica que en informalidad pasó de 33.4% a 32.8%, mientras que la desigualdad laboral fue de 0.362 a 0.363 de 2018 a 2019.

Causas de la informalidad

Según información de Keep on Moving, empresa de recursos humanos en México, entre las principales causas y motivos por los cuales muchas personas y negocios se encuentran en el sector informal están las siguientes:

  • Poco crecimiento económico: no existen aumentos sustanciales y atractivos que estimulen al trabajador a quedarse en una empresa.
  • Falta de incentivos y oportunidades: las empresas buscan aumentar su productividad sin ofrecer al empleado estímulos económicos.
  • Ausencia de reformas: las regulaciones de las empresas son anticuadas y no aplican a las formas de trabajo actuales.
  • Debilidad de las instituciones: No existe disciplina en los procesos.
  • Pobre estado de derecho: Existen muy pocas instituciones y regulaciones que defiendan los derechos de los empleados.
Grupo de personas haciendo fila en busca de empleo. REUTERS/Shannon Stapleton (archivo)
Grupo de personas haciendo fila en busca de empleo. REUTERS/Shannon Stapleton (archivo)

MÁS SOBRE ESTE TEMA