Gerardo Peña Flores precisó que primero se debe asumir la problemática para después encontrar una solución a ella. (Foto: Congreso de Tamaulipas)
Gerardo Peña Flores precisó que primero se debe asumir la problemática para después encontrar una solución a ella. (Foto: Congreso de Tamaulipas)

Gerardo Peña Flores, presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso de Tamaulipas, declaró que los hechos violentos sucedidos en Nuevo Laredo la semana pasada deben ser calificados como narcoterrorismo, esto en concordancia a lo expresado por el gobernador de la entidad, Francisco Javier García Cabeza de Vaca.

“Lo que pasó en Nuevo Laredo hace unos días se llama narcoterrorismo. Haber utilizado escudos humanos, gente inocente de la sociedad civil para inhibir la acción de la autoridad, eso no es otra cosa que terrorismo y tenemos que aceptarlo para poder atender esa problemática”, dijo el diputado panista durante la sesión ordinaria efectuada este jueves.

En su participación también criticó a Edna Rivera, diputada de Morena, quien había asegurado que el presidente López Obrador gobierna con amor. Ademas, otros legisladores del PAN respaldaron a Peña Flores al asegurar que se debía enfrentar a los criminales “con toda la fuerza del Estado”.

Posteriormente, en una entrevista con el diario El Universal, el presidente de la Jucopo aclaró que respaldan al presidente en lo referente a la atención sobre las causas del problema de la violencia: “Queremos que le vaya bien, porque nos interesa que le vaya bien a México, pero estamos viendo que no puede tratarse una estrategia haciendo como que no pasa absolutamente nada y dejarlos pasar por la libre”.

En Nuevo Laredo, Tamaulipas, se suscitaron hechos sumamente violentos la semana pasada. (Foto: Twitter/nuevolaredovivo)
En Nuevo Laredo, Tamaulipas, se suscitaron hechos sumamente violentos la semana pasada. (Foto: Twitter/nuevolaredovivo)

También habló acerca de la importancia de legislar en relación a este tema. Desde su perspectiva, eso es algo que necesita analizarse a detalle, ya que se trata de un fenómeno que no puede tolerarse ni en México ni en ninguna parte del mundo. “La única forma es enfrentándolo con todo el peso de las instituciones unidas”.

El pasado miércoles, el gobernador de Tamaulipas, Javier Cabeza de Vaca, puso el concepto en la conversación después de usarlo para referirse a la ola de violencia que azota la región que gobierna.

“Hay situaciones que se están generando de violencia, como se han suscitado aquí (Nuevo Laredo). Es el comportamiento de criminales que quieren de alguna manera provocar el caos, el pánico, la inseguridad a través de actos de violencia, sobre todo promoviendo el miedo y el terror. Su comportamiento es de narcoterrorismo” dijo durante una conferencia de prensa.

Cabe recordar que el jueves de la semana pasada, presuntos sicarios del Cártel del Noreste agredieron un convoy de militares, lo cual dejó un saldo de seis civiles y un elemento castrense muertos. No obstante, las balaceras, persecuciones y enfrentamientos se extendieron hasta el viernes en el sur de la ciudad.

El gobernador del estado, Javier Cabeza de Vaca, puso el concepto en la conversación después de usarlo para referirse a la ola de violencia que azota la región. (Foto: Archivo)
El gobernador del estado, Javier Cabeza de Vaca, puso el concepto en la conversación después de usarlo para referirse a la ola de violencia que azota la región. (Foto: Archivo)

La declaración suscitó la reacción del presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en una de sus conferencias matutinas descartó que hubiese narcoterrorismo en el país: “Está bien pintada la raya entre delincuencia y autoridad”, dijo y después agregó que el tema de seguridad es el que más le preocupa. “Vamos trabajando en el propósito de serenar al país”.

Resulta relevante mencionar que el concepto no ha recibido reconocimiento gubernamental desde 2002, cuando la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés), lo utilizó para definir a “un subconjunto de terrorismo, en el que grupos terroristas o individuos asociados, participan directa o indirectamente en el cultivo, fabricación, transporte o distribución de sustancias controladas, así como el dinero derivado de estas actividades”.

En febrero de 2018, el artículo “Tácticas terroristas de organizaciones criminales: el caso mexicano en contexto”, sostuvo la tesis de que el país ha experimentado tácticas terroristas por parte de organizaciones criminales. Además, señala que mientras los perpetradores son considerados y tratados como un grupo criminal simple, al menos una parte de la violencia a la que someten a la población, cumple parcialmente los criterios para ser definida como terrorismo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA