Se desató una trifulca entre chambelanes de dos quinceañeras en las calles de CDMX

Lo que sería un día inolvidable por celebrar sus primeros 15 años de vida con una fiesta tradicional, se convirtió en una jornada de pánico para dos jovencitas quinceañeras y su séquito de acompañantes.

En Ciudad de México se acostumbra que después de la misa para agradecer por su cumpleaños, las festejadas lleguen a los monumentos del Ángel de la Independencia o el Monumento a la Revolución en limusinas llamativas junto a sus amigos y chambelanes para una sesión fotográfica.

Uno de los jóvenes quería comenzar el pleito (Foto: Captura de pantalla)
Uno de los jóvenes quería comenzar el pleito (Foto: Captura de pantalla)


Debido a que el Ángel se encuentra en reparaciones tras ser pintado durante una marcha contra la violencia sexual en la Ciudad de México, el sitio elegido por un par de quinceañeras fue la explanada del Monumento a la Revolución.

Pero nunca se imaginaron que el momento elegido para tomarse fotos se convertiría en minutos de confusión y violencia. Y es que en redes sociales circula un video que se volvió viral porque pocas veces se ha visto que chambelanes que acompañan a este tipo de jovencitas inicien un pleito en plena calle.

Generalmente las acompañan con serenidad y luciendo sus mejores atuendos, pues se trata de un momento único e irrepetible para las quinceañeras. Pero no fue así cuando un joven comenzó a quitarse el saco del traje que portaba para comenzar a provocar a un rival para golpearse en la vía pública.

La trifulca casi arruina el buen recuerdo de las festejadas (Foto: Captura de pantalla)
La trifulca casi arruina el buen recuerdo de las festejadas (Foto: Captura de pantalla)

En la grabación que hizo una pareja, se escucha decir a una mujer: “El chambelán de oro, ándale, ya se quitó el saco, ¿qué tal?”. El joven puso sus puños a la altura de su rostro, demostrando que ya tenía experiencia en peleas al estilo del box.

Su contrincante no se quitó el saco, y los acompañantes de ambas quinceñeras lucharon por separarlos en medio de gritos y confusión. La grabación muestra todo desde un primer piso, donde se comentaba y describía lo que sucedió.

En medio de la trifulca, se puede ver que un hombre que paseaba a su perro prestó más atención a la situación que al hecho de que la correa se había zafado y su mascota ya comenzaba a alejarse de él.

El vestido de una de las jóvenes casi se arruina por completo (Foto: Captura de pantalla)
El vestido de una de las jóvenes casi se arruina por completo (Foto: Captura de pantalla)

Según los comentarios de las redes sociales, el saldo final fue que a una de las quinceañeras se le deshizo el moño de su vestido, y uno de los chambelanes terminó sangrando un poco.

Después de el violento momento los grupos se separaron, pero seguramente se convirtió en la anécdota del día para cada una de las celebraciones, que representan un gasto importante para los padres y padrinos de las festejadas.

Y es que además de comprar el vestido de la jovencita, se debe contratar el salón de fiestas, comida, algunas veces clases de baile y chambelanes, maquillaje y accesorios para las quinceañeras, y si lo prefieren, una limusina para llegar a los monumentos históricos en la CDMX.

La tradición traspasa fronteras de México, y por ejemplo, en Estados Unidos también es común que las familias destinen unos USD 20.000 en promedio para las fiestas de sus hijas.

(Foto: Facebook)
(Foto: Facebook)

De acuerdo con cifras de la empresa de planificación de eventos tradicionales hispanos Mi Padrino, en los últimos 12 meses se celebraron más de 525.000 fiestas de este tipo, en las que el 24 % de los encuestados dijeron que se habían gastado entre 5.000 y 10.000 dólares y el 34 % tuvieron que abrir sus carteras para pagar entre 15.000 y 25.000 dólares.

Semejantes sumas se deben a que los padres no escatiman gastos, y hay quienes en lugar de fiesta, prefieren abordar cruceros enteros dedicados a las quinceañeras o viajes a Europa con grupos de otras jovencitas.


MÁS SOBRE ESTE TEMA: